Notas
Gobierno reingresa a Contraloría polémico decreto para permitir caza de perros
Publicado por: Daniel Medina
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El problema del control y la tenencia responsable de animales ha generado un constante dolor de cabeza para las autoridades desde larga data, generando infructuosas o pol√©micas medidas para aminorar los da√Īos asociados a los perros abandonados en la urbe y en sectores rurales.

Seg√ļn cifras entregadas por el Ministerio de Agricultura en 2012, 57.000 cabezas de ganado ovino mueren por ataques de canes0 anualmente. En este marco, la cartera reimpuls√≥ una pol√©mica modificaci√≥n a la Ley de Caza para permitir que, entre las regiones de Coquimbo y Magallanes, se pueda cazar a las “jaur√≠as de perros asilvestrados” [p√°gina 36 del documento adjunto] .

El decreto 42 de 2012, que modifica el reglamento, fue reingresado a la Contralor√≠a el 8 de mayo, luego de ser retirado en enero. El argumento principal en el que se bas√≥ en su momento el Minagri era el “grave desequilibrio en los ecosistemas, producto del incremento en la predaci√≥n sobre otras especies“.

El problema, para los animalistas, es la denominaci√≥n de “perro asilvestrado”. La directora ejecutiva de la fundaci√≥n CEFU, Alejandra Cassino, calific√≥ lo realizado por la cartera encabezada por Luis Mayol como “una aberraci√≥n y una falta de criterio“.

En este sentido, acusa que al interior del Ministerio existe un profundo desconocimiento de biolog√≠a y zoolog√≠a. Como ejemplo, subraya que el t√©rmino empleado para denominar a los perros abandonados a campo libre o en zonas de dif√≠cil sobrevivencia no existe o, en su defecto, no estipula de manera eficiente c√≥mo distinguirlo. Lo anterior, ya que para reconocer un perro “asilvestrado” se debe apreciar el comportamiento de √©ste, sin que existan rasgos que puedan ser advertidos a simple vista.

El can de estas caracter√≠sticas, seg√ļn ha establecido el Ministerio y los especialistas, es el que ha dejado de interactuar con seres humanos tras estar previamente domesticado. Si bien algunos se alimentan de la basura generada por humanos, muchos se dedican a la caza o a la carro√Īa para este fin.

Si un perro domesticado se encontrara al lado de uno “asilvestrado”, ¬Ņser√≠a posible distinguir a cada uno? Cassino asegura que ello no es posible.

Para ilustrar el escaso peligro que √©stos representar√≠an, junto con la debilidad que encerrar√≠a el concepto, menciona el ejemplo de los 14 perros rescatados en Chait√©n entregados a nuevos due√Īos en Estados Unidos.

“Estuvieron seis meses abandonados y recuperaron el contacto con humanos. Hasta el momento no han reportado ning√ļn problema”, asegur√≥ la dirigente de la fundaci√≥n, quien a√Īade que Agricultura ha llevado el tema con secretismo.

El maltrato animal y la paradoja de la custodia

La elefanta “Ramba”, que antes pertenec√≠a al Circo de los Tachuelas, se convirti√≥ en el emblema de la debilidad legal a la hora de la protecci√≥n hacia los animales. El 15 de marzo de este a√Īo, el empresario Joaqu√≠n Maluenda fue declarado culpable de maltrato animal, tras un juicio que se prolong√≥ por cerca de tres a√Īos.

Al respecto, en 2011 Contralor√≠a orden√≥ un sumario al interior del Servicio Agr√≠cola y Ganadero, luego de establecer que la entidad “vulner√≥ los principios de racionalidad e imparcialidad” al entregar de vuelta a Maulenda la custodia de la elefanta tras el decomiso.

Un punto adicional de la modificaci√≥n a la Ley de Caza podr√≠a encender los √°nimos entre los defensores de los animales. BioBioChile tuvo acceso al documento donde se expresa en el punto 40 el reemplazo del art√≠culo 83 y, entre uno de los aspectos relevantes, el borrador expresa que se faculta al SAG a devolver el animal “a quien detentaba su tenencia” tras un decomiso, “en caso que no exista un establecimiento que pueda recibir un animal comisado o en caso que por el estado del animal comisado pueda ponerse en riesgo su salud de retirase del cuidado de quien lo ten√≠a”.

Lo anterior contravendr√≠a la Convenci√≥n CITES, suscrita por nuestro pa√≠s en 1974 y que establece que las especies protegidas, en ning√ļn caso, deben estar en poder de quien comete la infracci√≥n sino que deben destinarse a lugares donde se garantice su resguardo.

BioBioChile intentó tomar contacto con el Ministerio de Agricultura y del Servicio Agrícola y Ganadero en la tarde de este viernes, sin lograr contacto con sus oficinas.

Modifica DS Caza CMS 29-8-12 by BioBioChile

Tendencias Ahora