Notas
Michelle Bachelet: el “caballo de troya” de la Concertaci√≥n
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

S√≥lo falt√≥ el confeti y los fuegos de artificio. Luego de meses y, por qu√© no decirlo, un par de a√Īos de suspenso, finalmente Michelle Bachelet decidi√≥ oficializar su precandidatura a la presidencia. En la derecha miraron de reojo y sacaron sus discursos preparados desde hace meses. La Concertaci√≥n en tanto respir√≥ aliviada.

Bachelet centr√≥ su discurso precisamente en el flanco m√°s d√©bil del actual gobierno, la desigualdad. Hizo un peque√Īo “mea culpa”, habl√≥ de una nueva mayor√≠a, y no estuvieron los “dirisaurios” (dirigentes pol√≠ticos de √©pocas prehist√≥ricas, con ideas √≠dem).

Tras el anuncio llegó la hora de las evaluaciones, porque desde el punto de vista desde el que se lo mire, se trata del verdaro arranque de la carrera rumbo a La Moneda. Y por supuesto, de las comparaciones con la actual administración.

En primer lugar, para medir las administraciones de Bachelet y Pi√Īera, se requieren n√ļmeros. El m√°s fidedigno es el √ćndice de Desarrollo Humano (IDH) ajustado por desigualdad, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Seg√ļn estas cifras -que consideran principalmente 3 factores: vida larga y saludable, educaci√≥n y nivel de vida digno-, durante el gobierno de la m√©dica, Chile logr√≥ subir dos lugares hasta el puesto 45 a nivel mundial con un IDH de 0,783. Mientras que en la administraci√≥n del empresario, nuestro pa√≠s subi√≥ cinco posiciones, 40 a nivel global, con un IDH de 0,819.

Pi√Īera y su gobierno puede presumir del crecimiento econ√≥mico, pero sigue estando la sensaci√≥n de que esa bonanza econ√≥mica no les ha llegado a todos. Y esto ser√°, sin lugar a dudas, el principal “caballito de batalla” de Bachelet, quien adem√°s tiene a su favor la imagen maternal que proyecta, que a diferencia de sus contendores maquilla su falta de manejo pol√≠tico y liderazgo.

Y mi √ļltima afirmaci√≥n no es antojadiza, como tampoco tiene un sesgo pol√≠tico. No vot√© por Pi√Īera, ni lo har√≠a en una futura elecci√≥n. Pero hay cosas que son innegables, como por ejemplo que el actual gobierno hizo m√°s que la Concertaci√≥n.

¬ŅUn bot√≥n de muestra? Bachelet abandon√≥ La Moneda con un desempleo cercano al 10%. El pasado viernes, el INE inform√≥ que el desempleo alcanz√≥ un 6,2%.

Pero dejemos las comparaciones para cuando la abanderada de oposici√≥n logre, eventualmente, un triunfo en las presidenciales. Por ahora, y ante la duda si es que volver√° a hablar, queda intuir por d√≥nde pasar√° su campa√Īa luego del breve discurso en El Bosque.

“Voy a trabajar para ser la primera presidenta del gobierno de una nueva mayor√≠a pol√≠tica y social, para lograr un Chile m√°s inclusivo”. ¬ŅLe suena el concepto de “nueva mayor√≠a”? Claro, es el gui√Īo a una nueva coalici√≥n que gobernar√° con los mismos de siempre, pero esta vez con los comunistas incluidos. No tenga la m√°s m√≠nima duda que hasta Camila Vallejo se sumar√° una vez que logren acuerdos program√°ticos y un par de cargos por ah√≠.

“Es justo se√Īalar que hubo cosas que no hicimos del todo bien y reformas que quedaron sin hacer. Sabemos tambi√©n que los beneficios no han llegado a todos de la misma manera”. ¬ŅM√°s bonos? puede ser, ¬Ņdisculpa? muy pobre a mi juicio si fue un intento de mea culpa.

Por √ļltimo, su p√ļblico objetivo: la clase media. Se sabe que en las elecciones quienes finalmente inclinan la balanza son los que, pese a ganar mucho m√°s que el sueldo m√≠nimo, tienen que lidiar con el alza constante de la bencina para el auto (el m√°s rendidor, en lo posible) o la educaci√≥n subvencionada de los hijos.

“(La desigualdad) Se expresa tambi√©n en el d√≠a a d√≠a de una clase media cada vez m√°s afectada por altos pagos en educaci√≥n, vivienda y salud, pero que no califica para programas de apoyo social”. Est√° tan claro como el agua.

Puede que Bachelet gane el 17 de noviembre en primera vuelta, pero eso no asegura que hará un buen gobierno. Y es que los chilenos olvidan que popularidad no es lo mismo que gestión, a lo que se suma el ejército de políticos de izquierda que buscarán de una u otra forma subirse a este carro, como hordas de milicianos dispuestos a todo por el botín.

Si es por repetir las aprobaciones a granel de Termoel√©ctricas, si es por repetir los errores fatales del 27F, si es por repetir el colapso en los hospitales por el AUGE, si es por repetir el lucro a mansalva en universidades, si es por repetir inauguraciones de hospitales que a√ļn no est√©n terminados, si es por repetir el 15,1% de pobres en el pa√≠s, si es por insistir con elefantes blancos como el Transantiago… si es por todo esto… prefiero no votar.

Alberto Gonz√°lez
Periodista

Tendencias Ahora