Notas
Armenia: el país que revolucionó su educación haciendo obligatorias las clases de Ajedrez
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Armenia es un pa√≠s peque√Īo, en los l√≠mites entre la ex Uni√≥n Sovi√©tica y Medio Oriente. Con apenas 3 millones de habitantes, no s√≥lo su poblaci√≥n es mucho menor a la de Chile sino tambi√©n sus recursos econ√≥micos, con un ingreso per c√°pita 5 veces inferior al de un chileno.

Sin embargo, la nación del Cáucaso tiene un arma secreta en su programa educacional que lo distingue de cualquier otro país en el mundo: el ajedrez.

En efecto, desde 2011 Armenia es la √ļnica naci√≥n que ha hecho obligatorias las clases de este milenario juego para estudiantes desde los 7 a√Īos en adelante, en un programa que ha demandado la inversi√≥n de 3 millones de d√≥lares para dotar a todas las escuelas del pa√≠s con tableros y profesores especializados.

Durante una hora, los ni√Īos reciben instrucciones y luego se enfrentan unos a otros, convirtiendo el ajedrez en una de sus clases favoritas.

“Me encantan las clases de ajedrez, el tiempo se nos pasa volando”, cont√≥ a la cadena Al Jazeera la peque√Īa Susie Hunanyan de 7 a√Īos. “Mi abuelo me hab√≠a ense√Īado a jugar ajedrez, pero ahora que tomo clases en la escuela, juego mejor que √©l”, confidenci√≥.

Pero las clases no sólo siguen la cultura deportiva de un país que posee más de 30 grandes maestros y que ha ganado las Olimpiadas Mundiales de ajedrez en 2006, 2008 y 2012, sino que le proporciona otras ventajas a los alumnos.

El ajedrez desarrolla m√ļltiples habilidades: capacidad de liderazgo, toma de decisiones, planificaci√≥n estrat√©gica, pensamiento l√≥gico y responsabilidad. Estamos incorporando estas cualidades en nuestros j√≥venes. El futuro del mundo depende de tener l√≠deres creativos capaces tanto de tomar decisiones correctas, como de asumir la responsabilidad por las equivocadas“, explica el ministro de Educaci√≥n de Armenia, Armen Ashotyan.

Y no se trata sólo de una presunción. Un equipo de psicólogos locales dirigidos por el profesor Ruben Aghuzumstyan, han seguido los progresos de los estudiantes desde la implementación del programa, comprobando sus beneficios en áreas como la individualidad, pensamiento creativo, reflejos y análisis comparativo.

“Durante los primeros a√Īos de la escuela, los ni√Īos est√°n acostumbrados a aprender mediante el juego. Para los chicos de 7, 8 √≥ 9 a√Īos, el ajedrez es un juego optimizado para desarrollar ciertas √°reas de sus cerebros”, indic√≥ Aghuzumstyan.

El programa armenio ha llamado tanto la atenci√≥n de l√≠deres mundiales, que en la actualidad otros pa√≠ses como Moldavia, Hungr√≠a, Ucrania y Espa√Īa se preparan para comenzar a incorporar el ajedrez en sus clases normales.

Felix Gaedtke | Al Jazeera

Felix Gaedtke | Al Jazeera

¬ŅEl ajedrez mejor que el f√ļtbol?

Desde luego, la afici√≥n de los armenios por el ajedrez no se trata de una fiebre repentina, sino de una cultura nacional que lo ha convertido en un deporte incluso m√°s popular que el f√ļtbol.

Aqu√≠, es el Estado quien financia gran parte de las actividades de la Academia de Ajedrez de Armenia, a fin de que los j√≥venes puedan recibir clases gratuitas con los expertos de clase mundial. Uno de ellos es Tigran Petrosian, quien a sus 29 a√Īos es una celebridad nacional.

“La gente me saluda en la calle o me sigue hasta casa. Los fan√°ticos me env√≠an muchos mensajes. En realidad estoy muy contento de ser un jugador de ajedrez en este pa√≠s”, se√Īala.

El amor de Armenia por el tablero a cuadros es evidente. En sus quioscos se venden revistas, DVDs, libros e incluso peri√≥dicos sobre el juego. Incluso existen 2 programas de televisi√≥n -”Ajedrez 64” y “Mundo Ajedrez“- totalmente abocados a atraer a los j√≥venes hacia este deporte mental.

“Un d√≠a, una madre me dijo que su hija se negaba a hacer su tarea de ajedrez hasta no haber visto mi programa de ese d√≠a. La ni√Īa estaba segura de que le ser√≠a m√°s f√°cil resolverla si hab√≠a visto primero mi show”, asegura orgulloso el anfitri√≥n de “Mundo Ajedrez”, Aghasi Inants, de s√≥lo 22 a√Īos.

Incre√≠blemente para un pa√≠s futbolizado como el nuestro, en Armenia son los fan√°ticos del balompi√© los que sue√Īan con ver algo m√°s de inter√©s de la gente por la “pasi√≥n de multitudes”.

“Estar√© muy feliz el d√≠a que el f√ļtbol sea tan importante como el ajedrez. Ser√≠a grandioso que tuvi√©ramos un equipo de f√ļtbol nacional tan bueno como nuestro equipo de ajedrez”, confes√≥ David Khachatryan, uno de los pocos j√≥venes que no disfruta de esta disciplina.

Tendencias Ahora