Notas
El rol de la dirigente social de base y su aporte a las relaciones comunitarias
Publicado por: Antonio Rubio
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No quiero sonar sexista, oportunista, ni mucho menos, hacer una caricatura del rol de la dirigente social en las relaciones comunitarias, pero quiero mostrarles lo relevante que es el rol de la mujer en este campo.

Desde mi llegada a Fundaci√≥n Casa de la Paz el a√Īo 2006, me ha tocado tener permanentemente contacto – desde Iquique y sus alrededores por el norte hasta Puerto Montt por el sur- con numerosas organizaciones sociales.

A lo largo de todas esas experiencias he podido corroborar una de las recomendaciones que recibí al llegar a la Fundación: Siempre en una relación entre empresas y comunidades hay que tener presente el rol de las dirigentes sociales.

Lo que en aquella oportunidad me pareci√≥ curioso porque ven√≠a de otro paradigma laboral, en el transcurso de estos casi 7 a√Īos se confirma diariamente. ¬ŅC√≥mo?, ¬Ņpor qu√©? Mi afirmaci√≥n est√° basada en mi experiencia en terreno, donde he podido observar los atributos que posee el g√©nero femenino para dialogar colaborativamente, su capacidad para llegar a acuerdos beneficiosos para las partes, su habilidad de poner sobre la mesa los intereses de la comunidad antes que los personales, o su empat√≠a y voluntad para afrontar desaf√≠os. Con esto no quiero desconocer los aspectos positivos que todas y todos tenemos, ni menos ofrecer una visi√≥n idealizada, sino s√≥lo presentar una mirada desde lo positivo.

Para reforzar esta idea ofrezco un dato, el 98% de las organizaciones sociales funcionales y territoriales con las cuales he trabajado est√°n constituidas por dirigentes mujeres, por lo tanto, intuyo que habiendo recorrido casi todas las regiones de Chile, la presencia femenina en la base social organizada, es bastante alta.

Este dato no es menor si lo comparamos con la baja tasa de participaci√≥n femenina en altos cargos de direcci√≥n p√ļblica o privada . Es decir, las mujeres ejercen liderazgos locales pero en esferas superiores siguen primando estilos masculinos de ejercicio de poder.

M√°s que frente a un problema, estamos frente a una gran oportunidad de aprender de lo que ocurre a nivel local, en el plano de las relaciones comunitarias e incorporar en otros √°mbitos laborales, los atributos positivos que la dirigencia femenina puede ofrecer al mundo privado.

Debemos aprender de la visión matriarcal que conduce las relaciones humanas, mirarnos y propender a generar condiciones que permitan favorecer el diálogo entre las partes. Ser empático y ponerse en el lugar del otro, conversar, antes que llegar derechamente a negociar con medidas de presión sobre la mesa y trabajar en post de los intereses colectivos sin hacer tanto aspaviento.

Antonio Rubio

Antonio Rubio

Antonio Rubio

Licenciado en Sociología de la Universidad de Chile, Diplomado en Gestión Estratégica y Estudio de Organizaciones Asociativas del Programa Interdisciplinario de Estudios Asociativos de la Universidad de Chile y profesor del Diplomado de Gestión de Relaciones Comunitarias de la Universidad Central, en el Módulo Plan de Relaciones Comunitarias.

Se ha desempe√Īado en el campo de implementaci√≥n de planes de relacionamiento con comunidades aleda√Īas a operaciones de empresas mineras, sanitarias y de proyectos energ√©ticos, dentro del marco de la convivencia sustentable y pol√≠ticas de responsabilidad social empresarial. Tambi√©n ejerce la docencia y ha sido invitado como expositor y panelista de seminarios y talleres.

Tendencias Ahora