Notas
Es tiempo de nivelar las cosas en el sector forestal chileno
Publicado por: René Reyes
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

‚ÄúBasta de mitos y verdades a medias, construyamos juntos el pa√≠s forestal que todos queremos, en un marco de respeto y con propuestas social, ambiental y econ√≥micamente viables‚ÄĚ. As√≠ termina la columna publicada por el Ingeniero Forestal Jorge Goffard, el lunes 10 de diciembre en el Diario Financiero. De acuerdo a esta visi√≥n, los ‚Äúambientalistas‚ÄĚ estar√≠an difundiendo ‚Äúmitos y verdades a medias‚ÄĚ para perjudicar a la industria forestal. Dada la seriedad de esta acusaci√≥n, he querido compartir algunas reflexiones.

En primer lugar, en la columna se plantea que ‚Äúlas plantaciones constituyen un aporte econ√≥mico, ambiental y social que genera riqueza al pa√≠s y no amenaza al bosque nativo‚ÄĚ. A prop√≥sito de mitos y verdades a medias, ¬Ņqu√© tan cierta es esa afirmaci√≥n? Si fuera efectiva, ¬Ņpor qu√© las comunas que concentran las plantaciones est√°n, al mismo tiempo, entre las m√°s pobres y con peores √≠ndices de desarrollo humano del pa√≠s?

La riqueza que generan las plantaciones se acumula y distribuye entre los due√Īos de las empresas, y su estrato ejecutivo. No est√° llegando apropiadamente a los trabajadores, ni a la comunidad aleda√Īa. Eso se observa con claridad en los datos del PNUD.

Segundo, si las plantaciones no fueran una amenaza al bosque nativo, ¬Ņpor qu√© ser√° que Arauco y CMPC han encargado estudios a la Universidad Austral de Chile para estimar cu√°nto bosque nativo han destruido desde 1994? En conversaciones preliminares, Arauco reconoce una superficie cercana a las 15 mil hect√°reas, mientras CMPC anda en torno a las 10 mil. Y ojo, esta es s√≥lo el √°rea sustituida despu√©s de 1994, que las empresas reconocen. Si se incluyeran las superficies sustituidas entre 1974 y 1994, la cifra ser√≠a varias veces superior.

Entonces, ¬Ņqui√©nes son los que tratan de establecer verdades a medias?

Tercero, las empresas han invertido millones de d√≥lares durante la √ļltima d√©cada en la campa√Īa ‚ÄúBosques Para Chile‚ÄĚ. ¬ŅSe acuerdan? Los spots de televisi√≥n inclu√≠an una serie de im√°genes lindas asociadas a las plantaciones de pinos y eucaliptus: ni√Īos jugando, un p√°jaro carpintero, un viol√≠n, etc., cosas tan bellas y nobles, pero tan alejadas a nuestra realidad forestal. ¬ŅQui√©nes son entonces los que tratan de crear mitos?

Por otra parte, hay casos emblem√°ticos de irresponsabilidad social, como el pago que efectu√≥ Arauco a los pescadores de Mehu√≠n para que dejaran de oponerse al ducto de la Planta de Celulosa Valdivia. ¬ŅLes parece √©tico intervenir una comunidad de esa forma?

Si Uds. vivieran en esa comunidad, y sus hijos comenzaran a ser agredidos por otros ni√Īos, debido a que sus padres se vendieron, o no se vendieron ¬Ņen qu√© posici√≥n estar√≠an? Y si perteneci√©ramos a alguna comunidad Mapuche y los carabineros nos allanaran d√≠a por medio buscando ‚Äúterroristas‚ÄĚ, ¬Ņc√≥mo nos sentir√≠amos?

Es bueno hacer el ejercicio de ponerse en el lugar del otro para no terminar defendiendo lo indefendible.

A pesar de mis discrepancias con la visi√≥n del Sr. Goffard, acepto su llamado a construir un sector forestal sustentable, en un marco de respeto y con propuestas. Sin embargo, para eso tenemos que partir de la verdad. ¬ŅY cu√°l es esa verdad?, probablemente alg√ļn punto intermedio entre la visi√≥n de la industria forestal, representada por el Sr. Goffard en su rol de Subgerente de Desarrollo Forestal de Arauco (es bueno transparentar todos los roles que uno tiene), y la visi√≥n y vivencias de la comunidad (campesinos, comunidades ind√≠genas, organizaciones ambientales, acad√©micas, etc.).

Si analizamos quienes han sido los principales beneficiados con la pol√≠tica de fomento a la forestaci√≥n en Chile, nos daremos cuenta que han sido los grandes inversionistas. Las 7 familias de siempre. Mientras los costos son pagados por las comunidades locales, los trabajadores forestales (que en su gran mayor√≠a ganan sueldos paup√©rrimos), la peque√Īa y mediana empresa, y nuestra fauna y flora.

La Agrupaci√≥n de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo naci√≥ justamente para dar un punto de vista t√©cnico, y romper el monopolio de la opini√≥n que se gener√≥ a principios de los 90¬īs, cuando las grandes empresas forestales comenzaron a manipular a nuestro gremio. Nuestras opiniones se basan en estudios, publicaciones cient√≠ficas, y tambi√©n en vivencias, las vivencias de la gente que ‚Äúse sufre‚ÄĚ el sector forestal que tanto se alaba.

¬ŅHan visto como los pesticidas usados en las plantaciones matan los panales de abejas de los campesinos, sus gallinas, cerdos, etc.? ¬ŅHan visto como las empresas forestales siguen cortando la vegetaci√≥n nativa en esteros y quebradas, y el efecto que eso produce en la disponibilidad de agua? Si no me creen, averig√ľen por qu√© Forestal Anchile perdi√≥ su certificaci√≥n FSC, y por qu√© Arauco y CMPC han fracasado en obtenerla.

Nuestro rol como ingenieros forestales es promover el manejo forestal sustentable, lo cual implica manejar los bosques en beneficio del ser humano, sin romper equilibrios sociales y ambientales. Ese es nuestro compromiso con la sociedad. El sector forestal que hemos construido en Chile muestra un gran avance en el componente econ√≥mico de la sustentabilidad, expresado en t√©rminos de crecimiento econ√≥mico (aunque altamente concentrado), pero un desempe√Īo pobr√≠simo en t√©rminos sociales y ambientales. Es tiempo que nivelemos las cosas.

René Reyes, Ingeniero Forestal (M.Sc.), Estudiante de Doctorado, Universidad de British Columbia y Director Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN).

Tendencias Ahora