Notas
Renuncia masiva al catolicismo en Chile: Los motivos del movimiento y sus inconvenientes
Publicado por: Erasmo Tauran
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde hace meses circula en redes sociales una convocatoria a renunciar de manera formal a la fe católica en Chile, apuntando a las malas prácticas y perversidades de la Iglesia a lo largo de su historia y que arrastra hasta hoy.

La campa√Īa impulsada por organizaciones ate√≠stas invita a realizar el tr√°mite eclesi√°stico de la apostas√≠a -definido como negar la fe recibida en el bautismo- y as√≠ dejar de ser parte de las cifras que esgrime la instituci√≥n en t√©rminos de representaci√≥n.

Este movimiento lleva a√Īos en marcha y no s√≥lo en Chile. Este a√Īo la difusi√≥n se centr√≥ en lograr influencia antes de la realizaci√≥n del Censo y ahora se defini√≥ el mi√©rcoles 15 de agosto como una nueva fecha en que los adherentes presentar√°n la documentaci√≥n necesaria para dejar de ser cat√≥licos, con manifestaciones y actividades de difusi√≥n y debate programadas desde Antofagasta a Chilo√©.

Motivos

Inclusi√≥n obligada: “T√ļ no elegiste bautizarte, ahora elige retirarte” es el lema del evento. En ese sentido, los convocantes afirman que m√°s all√° de que una persona se reconozca atea o agn√≥stica, “cuando una persona es bautizada, inmediatamente comienza a hacer parte del reba√Īo estad√≠stico. O sea, aunque la niegues en tu pensamiento, sigues contando para ellos y para el Estado como uno m√°s de los cat√≥licos”.

Uso de registro para influencia social: P√ļblicamente, la Iglesia recoge los datos del Censo 2002 y dice que el 70% de los chilenos mayores de 15 a√Īos son cat√≥licos, es decir, m√°s de 7 millones 850 mil personas.

A juicio de sus detractores, esto le permite lograr influir en políticas estatales, como la educación, la salud o la sexualidad, imponiendo su postura en temas tan polémicos como el aborto, la eutanasia o la homosexualidad.

“Subvenciones”: Por otro lado, en su declaraci√≥n de principios los convocantes afirman que por medio de una especie de “concordato”, la representatividad de la Iglesia le permite acceder a ayudas econ√≥micas desde el Estado, para suplir sus necesidades como instituci√≥n.

La contradicci√≥n aqu√≠ es que la apostas√≠a s√≥lo logra restar en las cifras internas de la Iglesia, no as√≠ en el Censo ni en encuestas. Ante ello, surge la motivaci√≥n simb√≥lica de todo esto…

“Un grito simb√≥lico de rechazo”: Luis Le√≥n C√°rdenas, de la Asociaci√≥n Esc√©ptica de Chile, se√Īala que “consiguiendo difundir el concepto de apostas√≠a, encontramos esperable que vaya habiendo cada vez m√°s gente que deje de declararse cat√≥lica en encuestas y censos”.

“Lo que tambi√©n pretendemos reivindicar p√ļblicamente es lo que significa una apostas√≠a en al menos tres dimensiones: la moral, de no permanecer afiliado a una instituci√≥n demostradamente criminal; la intelectual, de restar adhesi√≥n a un credo que se considera nefasto; y la c√≠vica, de rechazar la injerencia de los credos religiosos particulares en cuanto pretendan imponerse socialmente a terceros, mediante la instrumentalizaci√≥n del aparato p√ļblico en una democracia secular”, explica C√°rdenas.

Agrega que “una apostas√≠a p√ļblica es un simb√≥lico grito de rechazo al pisoteo constante que las iglesias hacen del secularismo de nuestra rep√ļblica, y como consecuencia, de nuestra democracia y de nuestras libertades individuales”.

Procedimiento

Quien desee desaparecer del registro de cat√≥licos debe tener en mano su certificado de bautismo, una carta de “defecci√≥n formal y cancelaci√≥n de datos personales” y la copia de su c√©dula de identidad.

Todo deber√° reunirlo en un sobre, con el nombre del obispo titular de su di√≥cesis como destinatario, y entregarlo el d√≠a programado para la actividad, para luego agendar una cita con dicho obispo y concretar el tr√°mite con la firma de la “Declaraci√≥n Formal de Abandono de la Fe Cat√≥lica‚ÄĚ.

Inconvenientes

El renunciar definitivamente al catolicismo tiene también efectos concretos en las personas, que son advertidos por los sacerdotes a la hora de cumplir el trámite.

Por ejemplo, despu√©s de apostatar, no puedes casarte en una iglesia cat√≥lica, ni ser padrino de bautizo o boda cuando alg√ļn cercano te lo pida. Tampoco podr√°s trabajar para la instituci√≥n y ojo, no tendr√°s una “cristiana sepultura” (al menos cat√≥lica).

“En vez de salir, renovar la Iglesia”

El sacerdote jesuita Pablo Romero explica que “no es que la Iglesia los vaya a castigar. Si las personas abandonan el catolicismo, es raro que le pidan a los ministros que sean testigos de su matrimonio, que los bauticen o que cuando mueran le den sepultura cat√≥lica. Ahora si a√ļn abandonando la Iglesia piden sus sacramentos habr√≠a que conversar por qu√© lo est√°n haciendo”.

Afirma que las consecuencias de abandonar el catolicismo “son finalmente un misterio y quiz√°s m√°s de alguno va a ser una mejor persona y ser√° m√°s feliz. El esp√≠ritu de Jes√ļs supera los l√≠mites de la instituci√≥n”.

Sobre la apostas√≠a, el sacerdote lamenta que en mucha gente hay decepci√≥n y rabia “no s√≥lo por los males que cometemos los cristianos, y los curas y religiosas en particular, sino el caer en la cuenta de que existen estructuras, instituciones y din√°micas que nos alejan del evangelio en la Iglesia”.

En ese sentido dice entender “estas expresiones como fruto de esto, y me da pena que esa sea la salida para muchos. Para otros tantos m√°s, creemos que la Iglesia es la comunidad NO de los perfectos, sino de los que queremos seguir a Jes√ļs con toda nuestra humanidad, la queremos, le debemos mucho, y en vez de salirnos, creemos que hay que colaborar en la renovaci√≥n de ella”.

Tendencias Ahora