Notas
El enigm√°tico evento Tunguska y las misteriosas “explosiones en el cielo” del √ļltimo siglo
Publicado por: Gerson Guzm√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace pocos d√≠as los habitantes de Iquique pusieron los ojos sobre el cielo, luego de que una extra√Īa y repentina luz llamara la atenci√≥n de quienes circulaban por las calles de la ciudad a eso de las 23:30 horas.

Ni la FACh ni los expertos de la DGAC han logrado determinar de qu√© se trat√≥ este corto evento, m√°s a√ļn si los radares no detectaron la situaci√≥n y no se dieron a conocer registros visuales reales del ‘objeto’.

¬ŅSer√≠a un meteorito?, ¬Ņun cometa?, ¬Ņo alg√ļn otro b√≥lido? A√ļn no lo sabemos y la investigaci√≥n contin√ļa, pero casos de este tipo ocurren constantemente, ya sea a a niveles peque√Īos -como el de Iquique- o en formas m√°s masivas y estrepitosas, como sucedi√≥ en hace m√°s de 100 a√Īos con el enigm√°tico “Evento Tunguska”.

Se trata de uno de los grandes rompecabezas del siglo XX, ocurrido el 30 de junio de 1908 en una apartada zona de Siberia conocida como Tunguska. En el lugar se registr√≥ una violenta explosi√≥n de 30 megatones (equivalente a unas 2 mil bombas de Hiroshima) que devast√≥ 2 mil kil√≥metros cuadrados de √°rboles y dej√≥ a Rusia y parte de Europa durante varias noches bajo una extra√Īa luminosidad.

Los registros hist√≥ricos se√Īalan que la potencia de la explosi√≥n gener√≥ variaciones atmosf√©ricas, s√≠smicas e incluso derrib√≥ a personas que se encontraban a unos 400 kil√≥metros de distancia de la desolada zona. M√°s a√ļn, los testimonios de los nativos del lugar, una tribu n√≥made de origen mongol, hablan de que sus tiendas, ubicadas a unos 60 kil√≥metros del punto de impacto, “volaron por el aire” tras la explosi√≥n de “un hongo gigante”.

Imagen de la devastación dejada en la tundra de Tunguska tomada en 1927

Imagen de la devastación dejada en la tundra de Tunguska tomada en 1927

Existen varias teor√≠as en torno al hecho, pero la m√°s aceptada es la formulada en los a√Īos 30 que tiene como hip√≥tesis la ca√≠da de un cometa con n√ļcleo de hielo, el cual se habr√≠a desintegrado a unos 10 kil√≥metros de la superficie terrestre provocando dos grandes explosiones en el cielo que no dejaron cr√°ter o rastros en la zona de impacto. Dicha teor√≠a fue reforzada por estudios realizados en 2009 por cient√≠ficos de la Universidad de Cornell en EEUU.

A pesar de lo anterior, en 1999 una expedici√≥n de cient√≠ficos italianos comenz√≥ a buscar otra posible explicaci√≥n ligada a la ca√≠da de un meteorito, y entre 2007 y 2012 han estado entregando datos sobre un posible cr√°ter que habr√≠a dado vida al lago Cheko, ubicado a unos 5 kil√≥metros del epicentro del evento y que contiene sedimentos con una data de 100 a√Īos de formaci√≥n, junto con restos de √°rboles antiguos.

Entre las pruebas entregadas por el equipo italiano, se encuentran los diferentes niveles de carbono, iridio e is√≥topos de hidr√≥geno, entre otros, semejantes a los dejados por la ca√≠da de meteoritos, lo que pone en un peque√Īo dilema a la teor√≠a del equipo estadounidense.

Lago Cheko | Fotografía tomada en 2008 por una expedición de la Università di Bologna

Lago Cheko | Fotografía tomada en 2008 por una expedición de la Università di Bologna

En el caso de encontrarse restos de alg√ļn meteorito en el fondo del lago, se podr√≠a resolver un gran enigma del √ļltimo siglo, sin embargo no es el √ļnico de estos puzzles cient√≠ficos, pues tambi√©n existen otros conocidos “eventos” que no han dejado rastros, como el presuntamente ocurrido en 1994 en la aldea gallega de Cando, en Espa√Īa, en el cual se baraj√≥ la posibilidad de una explosi√≥n de una burbuja subterr√°nea de gas e incluso se dieron a conocer relatos de un cr√°ter hallado por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela, pero sin registros fotogr√°ficos ni bibliogr√°ficos.

Adem√°s se conoce lo ocurrido en junio de 2002 con El evento del Mar Mediterr√°neo Oriental, espec√≠ficamente entre Creta, Libia y Grecia, lugar donde se produjo una explosi√≥n de un cuerpo celeste equivalente a 2 bombas de Hiroshima. En aquella √©poca el Medio Oriente se encontraba en inestabilidad pol√≠tica, por lo que si el b√≥lido -que no fue detectado por los radares- hubiese explotado en alg√ļn pa√≠s en conflicto, podr√≠a haber iniciado una guerra nuclear. seg√ļn se√Īal√≥ en aquel a√Īo el Departamento de Denfensa de EEUU.

Asimismo, entre los grandes eventos existe uno que ocurri√≥ s√≥lo meses despu√©s de la explosi√≥n sobre el Mediterraneo, y se registr√≥ el 25 de septiembre de 2002 en Siberia, en las cercan√≠as del r√≠o Vitim, lugar donde una explosi√≥n de unos 0.5 kilot√≥nes ilumin√≥ el cielo, tambi√©n sin dejar rastro aparente en tierra, por lo que se pens√≥ en la posibilidad de que se tratara de un b√≥lido que estall√≥ al entrar en la atm√≥sfera, bas√°ndose en las se√Īales detectadas por el Instituto Polar de Geof√≠sca Ruso.

Es as√≠ como la historia va registrando estos misteriosos eventos, dej√°ndolos como nuevos desaf√≠os para que la ciencia clarifique y aclare su naturaleza. Eventos que ocurren a lo largo del planeta y que alguna vez, quiz√°s en una escala mucho m√°s peque√Īa, hemos visto en los cielos de nuestro pa√≠s.

Mientras tanto Tunguska contin√ļa siendo el m√°s documentado de ellos, cada vez m√°s cercano a salir del enigma cient√≠fico y cada d√≠a adoptado con m√°s fuerza por la “cultura popular”, siendo utilizado como tem√°tica argumental en libros, juegos de video o incluso videos musicales como “All Nightmare Long” de Metallica.

URL CORTA: http://rbb.cl/356h
Tendencias Ahora