Notas
Las agencias de calificación dejan de ser el oráculo de los mercados
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Consideradas hasta antes de la crisis como auténticos oráculos, las agencias de calificación parecen haber perdido peso en los mercados financieros que ya no reaccionan con tanto nerviosismo a sus decisiones, demasiado previsibles a sus ojos.

En el verano de 2011, el anuncio de la rebaja de la nota máxima de Estados Unidos, la triple A, hizo temblar al planeta financiero y provocó la furia de los responsables políticos, al igual que anuncios similares sobre Grecia, Portugal o Irlanda, que se encuentran bajo perfusión financiera internacional.

Hoy, las “agencias de calificaci√≥n ya no dictan a los mercados la direcci√≥n que deben seguir”, estima Laurence Boone, economista jefe para Europa del Bank of America-Merrill Lynch.

Moody’s rebaj√≥ el jueves la nota de Italia dej√°ndola a dos pasos de la categor√≠a “especulativa” o bono basura, al estimar que este pa√≠s presenta un riesgo creciente de impago a los inversores, sin que los mercados se preocupen.

Pocas horas después de esta decisión, Roma logró captar 5.250 millones de euros. La principal emisión, de 3.500 millones, fue un éxito y además los intereses cayeron.

En el mercado secundario, donde se intercambian los t√≠tulos de la deuda emitida por los Estados, el rendimiento del bono italiano a 10 a√Īos super√≥ brevemente el 6%, pero volvi√≥ a caer por debajo poco despu√©s.

A finales de junio, la rebaja de la nota por Moody’s de 28 bancos espa√Īoles por su fuerte exposici√≥n a los activos t√≥xicos del sector inmobiliario tampoco alter√≥ el √°nimo de los inversores.

“El estatus de las agencias ha cambiado desde el a√Īo pasado: ya no son el referente del mundo de la finanza, sino que validan a menudo un sentimiento compartido desde hace tiempo por los operadores e integrado en las tendencias de la Bolsa o las tasas que paga por su deuda un determinado pa√≠s”, dice Philippe Waechter, director de estudios econ√≥micos de Natixis AM.

Al contrario de lo que ocurr√≠a el pasado a√Īo, ya “hay conciencia de las dificultades de Espa√Īa y de Italia. El efecto sorpresa ha desaparecido”, dijo.

Italia y Espa√Īa entraron en recesi√≥n oficialmente entre finales de 2011 y el primer trimestre de 2012.

Para Frederik Ducrozet, economista del Cr√©dit Agricole CIB, “incluso la estructura del mercado ha cambiado con relaci√≥n al a√Īo pasado”.

“Los inversores extranjeros se han desentendido de la deuda italiana y espa√Īola. Los bancos nacionales han tomado el testigo. Y es que la rebaja de nota afecta menos a los inversores nacionales que siguen fieles a la deuda de su pa√≠s”, explica.

Todo es cuestión de receptividad, a los ojos de los analistas.

“La toma de decisiones en el seno de una agencia de calificaci√≥n sigue un proceso largo y complejo mientras el mercado reacciona inmediatamente al m√≠nimo anuncio de cualquier responsable europeo y se ajusta en consecuencia”, explic√≥ Gilles M√∂ec, economista jefe del Deutsche Bank.

No obstante, su influencia en los inversores institucionales (fondos de pensión, bancos centrales) está lejos de haber desaparecido.

Estos est√°n obligados a contar en sus carteras con activos con la m√°xima nota y tienen que deshacerse de los de mayor riesgo.

En este sentido, “las agencias de calificaci√≥n podr√≠an hacer perder los nervios de nuevo a los centros financieros si decidieran colocar a Espa√Īa o a Italia en la categor√≠a especulativa”, advirti√≥ Ducrozet.

“Numerosos inversores podr√≠an dejar de comprar los t√≠tulos de la deuda y las tasas de inter√©s se disparar√≠an”, agrega.

Catalogados como “especulativos” o bonos basura, Grecia y Portugal vieron c√≥mo el rendimiento que les exig√≠an los mercados a su deuda se dispar√≥ en el mercado secundario, exigi√©ndoles el 25% y el 10% respectivamente, antes de recurrir a un rescate internacional.

Tendencias Ahora