Notas
Nueve muertos en dos atentados en sur de Afganist√°n tras llegada de Panetta
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Dos bombas mataron a nueve personas el miércoles en el sur de Afganistán poco después de la llegada a la región del secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, para rebajar la tensión tras la matanza de 16 civiles por parte de un soldado estadounidense.

Panetta aterriz√≥ durante la ma√Īana en Camp Bastion, una base militar de la provincia de Helmand, vecina de la de Kandahar, donde tuvo lugar la matanza del domingo. El sur de Afganist√°n es uno de los principales bastiones de los rebeldes talibanes, quienes juraron vengar a las v√≠ctimas de la tragedia.

Poco tiempo despu√©s, un atentado con moto bomba mat√≥ al menos a una personas e hiri√≥ a otras dos, todos miembros de los servicios secretos afganos, en Kandahar, capital de la provincia con el mismo nombre, seg√ļn las autoridades locales.

La ciudad se encuentra a unas decenas de km del distrito de Panjwayi, donde tuvo lugar la matanza del domingo, el caso m√°s grave en el que se ve involucrado un soldado estadounidenses en Afganist√°n en diez a√Īos de conflicto.

Un poco m√°s tarde, ocho civiles murieron en la explosi√≥n de una bomba colocada en una carretera en Helmand, seg√ļn las autoridades locales.

El martes en Panjwayi, unos desconocidos hab√≠an atacado una delegaci√≥n enviada por el gobierno afgano para investigar la masacre, matando a un soldado e hiriendo a un polic√≠a. Las autoridades acusaron de inmediato a los talibanes, que combaten al gobierno de Kabul y sus aliados occidentales desde hace 10 a√Īos.

En Helmand, Panetta debería también reunirse con responsables locales para tratar de tranquilizar a la población después de la matanza. Durante su visita, también tiene previsto entrevistarse con el presidente Hamid Karzai.

Aparte de la amenaza de represalias de los talibanes, los estadounidenses siguen preocupados por la posibilidad de que la matanza desencadene un movimiento de protesta parecido al provocado por la quema de coranes por soldados estadounidenses a finales de febrero en su base de Bagram, al norte de Kabul.

Poco despu√©s de su llegada a Helmand, Panetta consider√≥ ante sus tropas que la quema de coranes y la matanza del domingo eran eventos “profundamente inquietantes” que amenazan el esfuerzo de guerra estadounidense.

“No vamos a dejar que actos individuales minen nuestra determinaci√≥n” en esta guerra, a√Īadi√≥.

La multiplicaci√≥n de los incidentes que implican a soldados estadounidenses en los √ļltimos meses (matanzas, coranes quemados, v√≠deo que muestra a algunos soldados orinando sobre cad√°veres, ataque de soldados afganos contra ellos) ha alimentado fuerte tensiones entre Washington y el gobierno de Kabul, al que sostiene en pie desde 2001 frente a la tenaz rebeli√≥n de los talibanes.

Complica un poco las negociaciones, ya difíciles, en curso entre Washington y Kabul sobre las modalidades de la presencia estadounidense en Afganistán después de 2013, fecha en la que la fuerza de la OTAN (ISAF), dirigida por Estados Unidos, prevé haber retirado todas sus tropas de combate del país.

La ausencia de victoria militar clara frente a los talibanes y la multiplicación de incidentes recientemente han llevado a algunos dirigentes occidentales a evocar la posibilidad de una retirada militar anticipada.

Estados Unidos prev√© desde el a√Īo pasado reducir el n√ļmero de sus tropas de 90.000 soldados a 68.000 de aqu√≠ a finales de septiembre, y de retirar el resto progesivamente de aqu√≠ a finales de 2014. El martes, el presidente Barack Obama advirti√≥ en contra de toda retirada “precipitada” de las tropas de Afganist√°n.

Su antiguo adversario en la carrera hacia la Casa Blanca, el senador republicano John McCain, estim√≥ por su parte que la misi√≥n en Afganist√°n estaba “comprometida” debido a los repetidos anuncios de Obama a prop√≥sito de la retirada de tropas.

URL CORTA: http://rbb.cl/2en5
Tendencias Ahora