Una pequeña bomba artesanal estalló el miércoles en la noche cerca del estadio olímpico de Sevilla (sur), causando únicamente algunos daños materiales, indicaron fuentes policiales y municipales citadas por la prensa.

La policía obtuvo el testimonio de un viajero búlgaro que dormía en su camión cerca del lugar de la explosión, quien resultó ileso, según una de esas fuentes.

El artefacto explosivo había sido colocado en una maceta situada en el barrio de la isla de la Cartuja, a la altura de la puerta K del estadio olímpico.

La explosión causó algunos daños en el mobiliario urbano.