Notas
Científicos aclaran uno de los misterios de la corona del Sol
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un estudio publicado este jueves explica por qu√© la corona del Sol alcanza temperaturas cientos de veces superiores a partes del astro que se encuentran mucho m√°s cerca del n√ļcleo que produce el calor.

Para calentar la corona solar a varios millones de grados y acelerar a cientos de kilómetros por segundo los vientos solares que se propagan en todas las direcciones, incluso hacia la Tierra, se necesita energía, escriben Scott McIntosh, del Centro Nacional Estadounidense de Investigación Atmosférica, y otros investigadores en la revista Nature.

La temperatura alcanza aproximadamente 6.000 grados en la superficie del Sol y dos o tres millones de grados en la corona, pese a que esta √ļltima se halla mucho m√°s lejos del n√ļcleo del astro, donde tienen lugar las reacciones nucleares que producen el calor.

Hannes Alfven, un físico sueco que obtuvo el premio Nobel en 1970, estimó que había ondas que transportaban esa energía por líneas del campo magnético que recorre el plasma (gas con partículas cargadas con electricidad) de la corona. Hasta ahora, no se había logrado detectar la cantidad de ondas de este tipo necesarias para producir la energía requerida.

Imágenes de alta definición ultravioleta tomadas con mucha frecuencia (cada ocho segundos) por el satélite de la NASA Solar Dymanics Observatory (SDO) permitieron al equipo de Scott McIntosh detectar gran cantidad de estas ondas Alfven.

Las mismas se propagan a gran velocidad (entre 200 y 250 kilómetros por segundo) en el plasma en movimiento, indica en un comunicado el profesor Marcel Goossens, de la Universidad Católica de Lovaina, quien participó en la investigación.

Estas ondas, cuyo flujo energ√©tico se ubica entre 100 y 200 vatios por kil√≥metro cuadrado, “son capaces de proveer la energ√≠a necesaria para propulsar a los r√°pidos vientos solares y as√≠ compensar las p√©rdidas de calor de las regiones menos agitadas de la corona solar”, estiman los autores del estudio.

Sin embargo, esto “no basta para proveer los 2.000 vatios por metro cuadrado que se necesitan para abastecer a las zonas activas de la corona”, agregan en Nature.

Por lo tanto, se necesitar√≠an instrumentos con mayor resoluci√≥n espacial y temporal “para estudiar todo el espectro de energ√≠a irradiada en las regiones activas”.

Adem√°s, habr√≠a que “entender c√≥mo y d√≥nde se generan y disipan esas ondas en la atm√≥sfera solar”.

Tendencias Ahora