Notas
Últimos adelantos en la exploración del cerebro suscitan cuestiones éticas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los progresos de las ciencias del cerebro permiten detectar mejor las enfermedades que lo afectan, pero tambi√©n suscitan cuestiones √©ticas, por ejemplo ¬Ņse debe anunciar a un paciente una previsi√≥n de la enfermedad de Alzheimer?

Hay que prever “un aumento de las demandas de suicidio asistido” en caso de diagn√≥stico precoz, antes de los primeros s√≠ntomas, de esta enfermedad neurodegenerativa, advirti√≥ la psiquiatra y fil√≥sofa Anne Fagot-Largeault, durante su audiencia esta semana por la Oficina Parlamentaria de Evaluaci√≥n de las Decisiones Cient√≠ficas y Tecnol√≥gicas (OPECST).

Se deber√° entonces “discutir de nuevo la legitimidad de ayudar a la gente a morir”, advirti√≥.

M√°s globalmente, “si la gente y sus familiares” saben “que tienen el cerebro en malas condiciones”, podr√≠a plantearse la cuesti√≥n de su acceso al sistema bancario y de su inclusi√≥n en “una vida democr√°tica” (votaci√≥n, decisi√≥n) seg√ļn Fagot-Largeault.

Sin embargo, tener una predisposici√≥n a una enfermedad neurol√≥gica no da la certeza de que se sufrir√° de ella, pues es algo “aleatorio, potencial”, recalca Herv√© Chneiwess, del Centro de psiquiatr√≠a y de neurociencias de la Facultad de Medicina Par√≠s-Descartes.

“Actualmente estamos a√ļn en una incertidumbre cient√≠fica en lo que respecta a la diferencia entre envejecimiento normal y envejecimiento patol√≥gico”, a√Īade.

“En autopsia post mortem, la mayor√≠a de la gente posee placas seniles, aun cuando no sufran de la enfermedad de Alzheimer”, dice. ¬ŅHabr√° que tratar a todas las personas a las que se detectan esas placas seniles o amiloides?

El neurólogo Yves Agid insiste en la necesidad de proteger la vida privada, la confidencialidad, cuando hay cada vez más imágenes del cerebro en funcionamiento (Imagen por Resonancia Magnética, IRM funcional) procesadas por computadoras.

Al referirse a la “peligrosidad” potencial de algunas investigaciones, Agid cita art√≠culos cient√≠ficos que hacen creer que se han hallado “las bases neuronales de las decisiones” o “el bien y el mal” en una zona de la corteza cerebral.

Pese a los adelantos en el conocimiento del cerebro, sigue siendo “una ilusi√≥n” creer que “se podr√≠an predecir los pensamientos de nuestro pr√≥jimo”, se√Īala por su parte Philippe Vernier, presidente de la Sociedad francesa de Neurociencias.

Hay no obstante un riesgo de “intrusi√≥n en la vida privada”, seg√ļn Agid, cuando se hacen estudios que buscan caracterizar tendencias humanas a la depresi√≥n o un car√°cter de tipo obsesivo, por ejemplo.

Los resultados se calculan en base a promedios, sin un verdadero poder de predicción individual, dicen los investigadores. Y la medida de la actividad del cerebro sigue siendo indirecta, ya que el IRM funcional se base en el flujo sanguíneo cerebral.

Y “todos tenemos cerebros diferentes”, insiste Olivier Oullier, recalcando que muchos estudios se basan en un muestreo limitado.

Más allá de los IRM la exploración interna del cerebro, a través de electrodos implantados para curar o detectar un foco epiléptico, también plantea asuntos éticos.

En el mundo, 100.000 pacientes afectados de la enfermedad de Parkinson o de otras perturbaciones son tratados gracias a una t√©cnica de estimulaci√≥n cerebral profunda a trav√©s de electrodos implantados, seg√ļn el psiquiatra Luc Mallet, del Instituto del Cerebro y de la M√©dula Espinal, en Par√≠s.

Al cambiar los par√°metros de estimulaci√≥n, pueden aparecer modificaciones del comportamiento (estado depresivo reversible, estado de excitaci√≥n, de euforia). Tambi√©n es posible, precisa Mallet, activar “peque√Īas zonas cerebrales ligadas a los procesos de decisi√≥n o de motivaci√≥n”.

Tendencias Ahora