Notas
“Aterrizar” el plan de seguridad para Centroam√©rica ser√° tarea tit√°nica
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los pa√≠ses centroamericanos decidieron combatir juntos, por primera vez desde 1856, para oponerse a que la regi√≥n sea basti√≥n del narcotr√°fico, pero “aterrizar” los ambiciosos acuerdos de la cumbre de seguridad de Guatemala ser√° una tarea tit√°nica, advierten los analistas.

En esta cita de dos d√≠as fue consensuado un plan estrat√©gico de seguridad para una regi√≥n que, seg√ļn la ONU, es la m√°s violenta del mundo (con excepci√≥n de las zonas de guerra), y que est√° en jaque por la acci√≥n de poderosos c√°rteles de drogas y las temidas maras o pandillas.

“Yo creo que fue una reuni√≥n muy exitosa, hac√≠a mucho tiempo que no estaban todos los presidentes centroamericanos juntos”, dijo el secretario general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Francisco Rojas, a la AFP.

El encuentro, al que acudieron tambi√©n los presidentes de M√©xico y Colombia, la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, y la canciller espa√Īola, Trinidad Jim√©nez, culmin√≥ con un plan de acci√≥n com√ļn y promesas de aportes por 2.000 millones de d√≥lares para combatir el crimen.

“La √ļltima vez que las naciones centroamericanas lucharon juntas fue en 1856, cuando se expuls√≥ a (William) Walker”, jefe de los ‘filibusteros’ estadounidenses que se apoderaron de Nicaragua, destac√≥ el secretario general del Sistema de la Integraci√≥n Centroamericana (SICA), Juan Daniel Alem√°n.

Sin embargo, los analistas advirtieron que instrumentar los 22 proyectos de prevención y represión al crimen del plan conjunto será complejo para siete países que tienen rencillas mutuas, instituciones débiles, pocos recursos y elevada corrupción, y cuyos empresarios frenan todo intento de subir los impuestos.

Ahora “viene lo m√°s dif√≠cil e importante, que es c√≥mo va aterrizar y se implementa (el plan) en cada pa√≠s, de lo contrario quedar√° solo como buenas intenciones”, dijo el analista guatemalteco Manfredo Marroqu√≠n, director de Acci√≥n Ciudadana, una ONG que monitorea los poderes del Estado, a la AFP.

La debilidad institucional favorece crisis políticas -como la que generó un golpe en Honduras en 2009- y que estructuras criminales operen dentro del Estado, incluida la policía, como en Guatemala.

“Los problemas de institucionalidad en Centroam√©rica han sido identificados y analizados en numerosos estudios. A ellos se suman las condiciones estructurales que perpet√ļan la pobreza y la marginalidad”, dijo el analista paname√Īo Carlos Guevara-Mann, profesor de la Universidad de Nevada en Reno (EEUU), a la AFP.

Rojas indic√≥ que en los pa√≠ses del istmo, que en conjunto tienen 40 millones de habitantes (equivalentes a la poblaci√≥n de Argentina), “no hay capacidad institucional para gestionar” los proyectos.

“Hay que desarrollar capacidad institucional en el SICA”, aconsej√≥.

El plan intenta contener a los cárteles que buscan en el istmo una vía alternativa para llevar la cocaína sudamericana a Estados Unidos luego de que México lanzara una ofensiva militar contra ellos en 2006.

Pero en la región el combate contra los narcos enfrenta un obstáculo adicional, ya que no se podrá militarizar, como en México o Colombia, pues dos países no tienen ejército: Costa Rica y Panamá, dijo Rojas.

“Costa Rica no va a aceptar que esto sea manejado por las fuerzas armadas; tiene que haber un liderazgo civil en esta lucha”, advirti√≥ el directivo de la FLACSO.

La cumbre culmin√≥ con promesas de aportes internacionales por 2.000 millones de d√≥lares, que ser√°n manejados por el SICA y no por los pa√≠ses, pero al menos tres cuartas partes corresponden a cr√©ditos, que deber√°n ser pagados alg√ļn d√≠a.

Esto implica una pesada carga adicional para Nicaragua, Honduras y Guatemala, que necesitan cada a√Īo donaciones externas para financiar su presupuesto.

“Si los pa√≠ses centroamericanos quieren hacer m√°s efectiva su lucha contra el crimen organizado deber√°n endeudarse con cr√©ditos, y a fin de cuentas quienes van a terminar pagando el costo ser√°n los mismos pobres de siempre”, dijo el polit√≥logo Antonio Mart√≠nez, de la Universidad de El Salvador, a la AFP.

Las √ļnicas donaciones anunciadas en la cumbre fueron las de Estados Unidos (USD 40 millones que se suman a otros 260 millones destinados antes), Australia (25 millones) y Canad√° (5,3 millones).

Tendencias Ahora