Sólo de 6,5 donantes efectivos por millón de habitantes fue la tasa registrada por la Corporación del Trasplante durante el año pasado, que es la más baja que presenta nuestro país desde 1998.

www.jvergelesb.wordpress.com

Esto debido a que de un total de 307 potenciales donantes, sólo 111 se concretaron, lo que significa que un 64 por ciento no se hizo efectivo. De estos, 58 se debieron a la negativa familiar que representa un 33 por ciento de las causas esgrimidas para no donar.

Y uno de los temas que más preocupa al director nacional de la Corporación, José Luis Rojas, es que un cuarenta por ciento de las veces, la negativa familiar se debe a que la gente ha expresado en vida que no quiere donar, por lo que no basta con una ley.

A esto se suma la falta de conciencia dentro de los hospitales que según el presidente de la Corporación, Javier Dominguez, presentan una excelente gestión de camas críticas para episodios de salud pública como la pandemia, pero no funcionan igual a la hora de trasplantar.

Juicio que no comparte, el jefe del departamento de redes de alta complejidad del Ministerio de Salud, Ricardo Quezada, quien dijo que considerando el gran número de contagiados con gripe humana el año pasado, las cifras de donación son positivas.

Optimismo que contrasta con los más de treinta potenciales donantes que según los datos de la Corporación no fueron ni siquiera evaluados en cuatro hospitales de Santiago, donde se hizo un estudio de capacidad de generación de trasplantes.