Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Agencia UNO

Requerimientos de la Mesa: informe reveló solicitudes entre "asesoras" de Loncón y Bassa con Segpres

Miércoles 04 agosto de 2021 | 20:05
VISITAS

Bío Bío tuvo acceso a un informe entregado por la Secretaría General de la Presidencia a la comisión de Presupuestos y Administración Interior de la Convención Constitucional. Este listó una serie de conversaciones sostenidas por Whatsapp del 05 al 22 de julio entre “asesoras” de la Mesa, compuesta en su momento exclusivamente por Elisa Loncón y Jaime Bassa, y funcionarias de la Secretaría Administrativa, que depende del Ejecutivo. En estos mensajes se solicitaron, según indicó el escrito, “almuerzos”, “servicio de cafetería” y “transporte privado”, tanto para la presidenta como el vicepresidente.

La polémica se abrió la semana pasada. La Segpres emplazó a la Convención Constituyente, órgano encargado de redactar una nueva constitución para el país, de no tener planificación en torno a la gestión de sus presupuestos. Y mostró, a través del periódico El Mercurio el pasado lunes 26 de julio, la existencia de “requerimientos especiales” de la Mesa directiva compuesta por la presidenta Elisa Loncón y el vicepresidente Jaime Bassa.

Entre esos requerimientos se listó una supuesta van personal para Bassa, así como almuerzos para la Mesa directiva. Estos últimos habrían costado $1.386.000 a lo largo de tres semanas. Tal servicio no estaba en el conocimiento de todos los constituyentes.

En respuesta, Bassa negó los hechos a Radio Bío Bío ese mismo lunes: “Esto forma parte de los servicios que licitó el gobierno. Cuando nos dimos cuenta de los costos asociados a esos servicios, los cortamos”. Y añadió el abogado constitucionalista que los almuerzos “llegaban, ya que los coordinaba la productora”. Además, explicó que nunca pidió van alguna, sino que el vehículo le era ofrecido a la salida del hotel donde se aloja, en la comuna de Providencia.

En esa línea, el anexo de un informe al que tuvo acceso en exclusiva Bío Bío, que fue entregado hoy miércoles por la Secretaría Administrativa a la Convención, dio cuenta de las peticiones de las “asesoras” de la presidenta Loncón y del vicepresidente Bassa hacia las funcionarias de este último órgano del Ejecutivo encargadas de canalizar y ejecutar los requerimientos de los convencionales.

Estas peticiones se habrían basado, principalmente, en “almuerzos”, “servicio de cafetería” y “transporte”. Y fueron realizadas casi en su totalidad a través de chats de Whatsapp y una pequeña parte a través de correo electrónico.

En palabras del memo, la Mesa “solicitó, a través de sus asesores, un servicio de alimentación adicional durante la segunda y tercera semana de la Convención, mediante la entrega de un promedio de once almuerzos diarios, 6 para la Presidenta y 5 para la Vicepresidencia”.

Estos, añadió el documento entregado por la Secretaría de la Convención, “consideraba un sistema de menú de almuerzo calientes a la carta, entregado en las oficinas del Congreso Nacional Sede Santiago”. Y que “este fue especificado por los asesores de la mesa, siendo necesario su entrega a las 13:00 horas en el edificio”.

Almuerzos

A modo de ejemplo, uno de los mensajes que lista el anexo del informe mostró que el día 09 de julio, “Rayén, asesora de Elisa Loncón” le pidió lo siguiente a “Claudia”, una de las encargadas de ejecutar las solicitudes: “Claudita, otra cosa. Hoy 6 almuerzos, por favor. No pescado. Todos distintos con proteínas”.

Asimismo, durante los días 6, 7, 12 y 13 de julio, se precisó que se requirieron “servicios de cafetería para reunión” de parte de las “asesoras” tanto de Bassa como de Loncón.

“Claudia, buen día. Te puedo pedir que nos preparen un espacio para reunirnos con los funcionarios que vienen llegando. Seremos como 10-12 personas. Necesitamos café y galletas”, habría demandado la misma “Rayén” en uno de los mensajes, fechado el día 9 de ese mes.

Del mismo modo, el memo pormenorizó una conversación que se dio a través de chat entre “Aurora, asesora de Jaime Bassa” y “María Paz”, otra funcionaria, el día 13 de julio:

— Aurora: “María Paz, para hoy 9 almuerzos, ¡por favor!”

— María Paz: “Aurora, solo están autorizados 5 almuerzos para la vicepresidencia y 5 para presidencia”.

— Aurora: “Y quién toma esa decisión? María Paz? Necesitamos almuerzos para el equipo administrativo de la mesa. Para el vicepresidente, los asesores y el equipo administrativo… (sic) ”.

— María Paz: “Llegarán 11 almuerzos. 5 para el equipo de Presidencia. La secretaria adm (sic)”.

— Aurora: “¡Necesitamos 8!”

En otra conversación que fue listada en esa misma fecha, esta vez entre “Rayén, asesora de Elisa Loncón” y “María Paz”, la ayudante de la presidenta solicitó “6 almuerzos, por favor”, y luego envió como referencia una lista con platos que les fueron ofrecidos a modo de menú del día desde el equipo de la Secretaría Técnica:

— “Rayén, para mañana puede ser: pimentón relleno con verduras y queso azul. Carne al jugo con arroz. Pollo al horno con arroz. Miércoles puede ser: arroz saltado con pollo y salsa huancaina. Carne al jugo con puré. Pulpa de cerdo al horno con acompañamiento. Pollo al horno con acompañamiento. Jueves puede ser: Papas rellenas con espinaca. Costillar al horno con acompañamiento. Esto a través del primer proveedor. Y del proveedor de hoy (que pide disculpas por los envases, pero que mañana puede tener envases más grandes) están estas opciones: risotto champiñón o pollo con pimentón asado. Pastas del día con pomodoro o pesto. Pollo a la plancha con verduras salteadas o mix de ensaladas”.

— Rayén: “María Paz, solo la lamngen presidenta desea pimentón con relleno de verduras y queso azul”. Y sigue en el siguiente mensaje: “Los otros 5 almuerzos, libre elección según menú ofrecido en el día de hoy”.

Otro apartado del escrito enumeró tres “requerimientos especiales establecidos por la Mesa para la convencional Francisca Linconao” durante julio: dos se hicieron llegar por correo electrónico y uno por mensaje de texto.

El primero, enviado por la “asesora de Loncón” el día 7, remitió: “Claudita, me dijeron que iba a estar listo el catering de la Machi”.

Otros dos son adjudicados a la misma Linconao. Uno, fechado el 14, solicitó: “Srta. Claudia: Además, necesito alojamiento, pero en un lugar donde pueda cocinar, ya que la comida que dan en el hotel no es pertinente culturalmente. Puede haber apart hotel por un valor menor del que han pagado en la semana que estuve. Le agradecería confirmar si es posible”.

Y otro el 18, de la misma remitente, escrito todo en mayúsculas: “Buenas noches. Aún no llega el pasaje de mi traductor y el viaje es mañana. Por favor, avisar qué pasa”.

Transporte

Por otro lado, se consignó en el memo que tanto las “asesoras” de la presidencia como de la vicepresidencia solicitaron en reiteradas ocasiones “transporte personal”.

El día 7 de julio, un mensaje de “Rayén, asesora de Loncón” afirmó: “7:37 subimos a la van”.

En otra comunicación enviada el día 14 de ese mes, la misma asesora pidió: “Hola mi Claudita, mañana en mi depto 7:30 hrs., por favor primero y ahí pasamos en la ruta a la lamngen Presidenta. Yo vivo en… (sic)”.

Ya el 14 de julio, otro chat, adjudicado a “Aurora, asesora de Bassa”, consultó: “Queridii, 8am auto? Mismo chofer de siempre? (sic)”. Así también para el día siguiente, jornada en que solicitó “traslado a la quinta región”.

En tanto, el 19 de julio, la misma asistente demandó: “Claudia! Puedo pedirte auto para hoy. A las 6, por fa. Solo Jaime. El resto de los convencionales no lo sé. 6.00-6.20… (sic)”.

La última solicitud de transporte desde vicepresidencia, sostuvo el documento, llegó el 21 de julio: “Hoy el auto a Valparaíso. Se van junto con Christian Viera”. Ambos convencionales están domiciliados en Viña del Mar.

Cabe señalar que la ayudante de Bassa exigió en dos ocasiones — 13 y 14 de julio— que les hicieran llegar el “listado de los requerimientos que levantaron los convencionales a la Segpres”.

Tendencias Ahora