temas del día

TV y Espectáculo


Karla Álvarez, la actriz de María Mercedes que sacrificó su vida por culpa de la anorexia

Heridas de Amor
Publicado por
Envíanos tu corrección

Desde pequeña Karla Álvarez tuvo una personalidad sensible escondida tras una capa de fortaleza que la hacía capaz de enfrentar a cualquiera. Esa actitud también la ayudó a cultivar una carrera en el competitivo mundo de las teleseries mexicanas, donde se alzó como una de las mejores antagonistas que haya existido.

Pero mientras su fama iba creciendo, su vida interior se iba apagando con cada paso que daba. La obsesión por su peso y por el alcohol, finalmente le quitaron la vida en 2013 a los 41 años, cuando fue encontrada muerta en el living de su hogar, producto de un paro cardiorespiratorio producido por anorexia y bulimia .

Si bien la noticia fue devastadora para todos quienes la conocían y habían trabajado con ella, no fue una completa sorpresa. Desde hacía años que el comportamiento de la actriz la había puesto en el centro de la polémica y la había convertido en una de las figuras favoritas para el mundo de farándula.

UN1ÓN Guanajuato | Guanajuato

Del baile a la actuación

Karla nació el 15 de octubre de 1972 en Ciudad de México en el seno de una familia de clase media, que logró sacarla adelante y que alentaba su alma de artista. Desde pequeña aprendió a amar la danza por lo que estudió Escuela Nacional de Danza Contemporánea y Clásica, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), graduándose como bailarina profesional.

Sin embargo, a los 18 años supo que lo suyo era en realidad la actuación y como tenía talento de sobra para ello, ingresó al Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa, en donde los productores vieron su potencial y con 20 años le dieron su primer rol.

Televisa
Televisa

En 1992, Álvarez debutó a lo grande en María Mercedes, la segunda entrega de la trilogía de las tres Marías que encabezó Thalia en los 90. En dicha producción, la actriz interpretó a Rosario, la malagradecida hermana menor de la esforzada protagonista, quien se desvivía por mantener a la familia. 

Dicho papel la lanzó a la fama, su carrera no dejó de subir y se convirtió en una de las grandes revelaciones de esa década.

Buscando el paraíso, Prisionera de amor, Agujetas de color de rosa y Mi querida Isabel fueron sólo algunas de las producciones por donde pasó, y donde casi siempre interpretó a las villanas de las historias.

La figura favorita de la farándula

En 1994 se casó con el conocido actor Alexis Ayala (Abismo de pasión) , sin embargo, el matrimonio duró sólo dos años. Tras el quiebre la actriz aseguró que había sido víctima de violencia psicológica y física.

Pero su relación no terminó con el divorcio, pues Alexis acusó a Karla de acosarlo por diferentes medios y de no dejarlo vivir en paz. De hecho, el escándalo llegó a tanto que Televisa -donde ambos trabajaban- hacía una evaluación completa antes de darles algún papel en sus teleseries, así lo aseguraron varios medios mexicanos tras la muerte de la actriz.

Karla y Alexis Ayala
Karla y Alexis Ayala

En 1999, Álvarez se integró a la teleserie Mujeres Engañadas y comenzó a bajar de peso dramáticamente. Fue tan notoria su transformación que la prensa de inmediato comenzó a especular acerca de una posible anorexia y bulimia, así lo consigna un reportaje de la revista People de la época.

Paralelamente, empezó a tener episodios de excesos de alcohol cada vez más frecuentes y que con la aparición de la tecnología se fueron viralizando más y más. Uno de los más comentados, fue un clip en el que se le ve saliendo de un local nocturno en estado de ebriedad, mientras dos hombres intentan convencerla que no maneje.

Asimismo, en cada entrevista que concedía, la actriz dejaba en claro que no padecía ningún trastorno alimenticio ni tampoco alcoholismo o drogadicción, algo que se contradecía con su actuar y con los rumores que aseguraban que incluso llegaba borracha a las grabaciones de sus teleseries.

En 2003 dio un giro a su carrera y aceptó participar en un reality show donde estuvo encerrada por 50 días. En Big Brother VIP mostró una faceta más dulce, pero no se alejó de los escándalos y peleas.

En programa conoció a Jorge Van Rankin, un compañero con el que inició una relación sentimental, que aunque no duró mucho, sí calificó al hombre como la persona a la que más amó, pero también a la que más odió.

Según el portal TVNotas,  Van Rankin filtró que Karla tomaba antidepresivos lo que encendió nuevamente las alarmas por su salud y llevó a la relación a su fin.

TELEVISA

Después del reality su carrera no fue igual y su delgadez se volvió peor llegando a pesar sólo 41 kilos. Aunque siguió consiguiendo trabajo en televisión, sus personajes ya no eran principales como antes. De hecho, su último rol antes de morir fue en la teleserie Qué bonito amor, donde interpretó a una prostituta.

Televisa

En la producción lucía completamente diferente y el público volvió a fijar sus ojos en ella debido a su extrema delgadez, además su problema de alcohol empeoró y llegó varias veces a las grabaciones con resaca o en estado de ebriedad, lo que finalmente hizo que fuera despedida de la producción a principios del 2013, según afirmó en ese momento TV Notas.

Durante ese año, Karla no volvió a conseguir trabajo y sólo se supo de ella por diversas polémicas. A principios de octubre sufrió un violento asalto donde hombres armados no sólo le quitaron su vehículo, sino que le dieron un fuerte golpe en la cabeza con la pistola , y cuando ella cayó al piso, siguieron pateándola en el estómago.

“Ella está muy mal. La verdad es que algo como esto te deja marcada. Obviamente siente mucho miedo, casi no sale de su casa por temor a que vuelva a ocurrirle algo semejante. Desde entonces no ha podido dormir bien porque sufre pesadillas. Todo el tiempo revive la imagen de los tipos lastimándola y se la pasa llorando. Tiene un sentimiento de coraje e impotencia tremendo. Algunos días amanece mejor y trata de hacer su vida normal, pero otros vuelve el temor y se encierra en su casa”, señaló entonces una amiga cercana a la actriz.

Esa fue una de las últimas cosas que se supo de Álvarez, ya que el 15 de noviembre de 2013 su empleada doméstica comenzó a preocuparse al no haber escuchado a la actriz por varias horas. Asustada que algo le hubiese ocurrido, llegó hasta el living donde la encontró inconsciente y sin respirar.

Rápidamente pidió ayuda y llamó a una ambulancia, pero ya era tarde, según se supo con el paso de los días, la actriz falleció de un paro cardiorespitario producido por la bulimia y anorexia que la afectaba desde hacía muchos años.

Karla-Alvarez

La noticia conmocionó al mundo del espectáculo por lo que la familia intentó que toda la información fuera lo más privado posible. Incluso, para evitar a los medios de comunicación se decidió trasladar el féretro con los restos de Karla de su domicilio a la funeraria poco después de la medianoche.

En el velorio también se solicitó que no se pusiera en las pantallas el número de capilla, ni el camposanto donde se encontraban. Finalmente sus restos fueron incinerados.

La herencia que enfrentó a sus seres queridos

En agosto de ese año, Karla había decidido separarse de su marido Antonio D’Agostino Morolla, con quien se había casado en un momento de romanticismo hacía dos años, pero con quien jamás compartió un hogar.

Esta noticia cobró mayor fuerza luego de la muerte de la actriz, pues el empresario italiano de 62 años -en ese momento- intentó detener el divorcio para poder intervenir en la herencia de Álvarez.

Los medios especularon de todo sobre la razón del quiebre, incluyendo que ella había sido golpeada, que él se cansó de las adicciones de su esposa y incluso que Karla no quería que su marido interviniera en sus problemas de salud.

De cualquier forma, el hombre aseguró que su único fin era hacer valer el testamento de la actriz, al cual sus padres habrían hecho caso omiso, según aseguró al portal Esmas. “Yo no quiero nada de Karla, nada. Pero si quisiera que se cumpliera la voluntad de Karla, por lo menos que pueda descansar en paz”, señalaba al respecto D’Agostino.

TVNOTAS
TVNOTAS

La actriz había elaborado recientemente un testamento donde dejaba todos sus bienes a su sobrino Carlos de entonces 16 años. “Dejó dos cuentas bancarias, además de su departamento en la colonia San Jerónimo, el cual es un penthouse de 3 niveles con 2 lugares de estacionamiento; su coche Mercedes Benz 2010 y una camioneta Lincoln del mismo año. Pero el testamento lo dejó a nombre de su sobrino Carlos, de 16 años, hijo de su hermana Palmira“, declaró una amiga de Karla.

Los padres de la actriz negaron la acusación y aseguraron que el hombre era un mentiroso y manipulador. A los pocos meses, el empresario también falleció en extrañas circunstancias.

Karla Álvarez

Los horrores de la anorexia y bulimia

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. “la bulimia es un trastorno alimentario por el cual una persona tiene episodios regulares de comer una gran cantidad de alimento (atracones) durante los cuales siente una pérdida de control sobre la comida“, sin embargo, sienten una gran culpa que los lleva a querer expulsar lo que ingirieron.

Por su parte, la anorexia es definida como “un trastorno alimentario que causa que las personas pierdan más peso de lo que se considera saludable para su edad y estatura. Las personas con este problema pueden tener un miedo intenso a aumentar de peso, incluso cuando están con peso insuficiente. Es posible que hagan dietas o ejercicio en forma excesiva o que utilicen otros métodos para bajar de peso”.

¿Cómo reconocerlas?

Es muy difícil para una persona que sufre de anorexia reconocer que la padece. Normalmente son los familiares y/o amigos quienes se dan cuenta de los profundos cambios físicos y emocionales que los llevan a solicitar ayuda. Los síntomas más comunes para reconocer la anorexia son:

1) Ánimo deprimido: Una persona con anorexia tendrá la mayor parte del tiempo un aire melancólico, triste o fácilmente irritable.

2) Retraimiento social: Al sentirse inferiores y con sobrepeso, las personas con anorexia tienden a esconderse del resto
.
Dejan de ver a sus amistades y familiares por la insatisfacción que sienten respecto a su propio cuerpo.

3) Evitar las comidas en familia: Comúnmente no participan de las comidas familiares. Es habitual que sean quienes cocinen y preparen la alimentación de los demás en el hogar, pero difícilmente se les verá comiendo.

4) Ejercicio intenso: Pueden ocupar muchas horas en el gimnasio o realizando otras actividades físicas para incrementar su gasto energético.

Otros síntomas importantes, pero no tan evidentes son: la intolerancia al frío, el uso de grandes cantidades de ropa para ocultar su delgadez, dolores abdominales consecuencia de la baja ingesta de alimentos, sequedad de la piel, insomnio y constipación

Reconocer la bulimia puede ser incluso más complicado.  Los síntomas más comunes para reconocerla son:

Aumento importante de la actividad física, o la disminución de las horas de sueño.

– Cambios de horarios para las comidas

anorexia-famosas

Práctica de dietas estrictas: rechazo de la comida que se le ofrece o, por el contrario, grandes atracones de comida repetidos, incontrolados y secretos.

Consumo de laxantes: así como también de diuréticos o píldoras adelgazantes.

Aislamiento social: ocupar todo el tiempo en actividades “útiles”, por ejemplo, estudiar.

Preocupación excesiva por su propia imagen: especialmente  por lo que puedan pensar las demás personas sobre ella.

Síntomas físicos: como vómitos, ausencia de menstruación o pérdida significativa de peso.

GALERÍA DE IMÁGENES | Haz clic para ampliar
Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados