temas del día

Sociedad


6 pasos para dejar de ser impuntual

Kārlis Dambrāns/ Flickr
Publicado por
Envíanos tu corrección

¿Haces lo imposible por llegar a tiempo y pese a ello siempre estás llegando tarde? La mayoría de las personas impuntuales odian serlo y aún así les cuesta cambiar ese mal hábito.

Por eso es importante intentar trabajar en el manejo de los tiempos personales para mejorar la puntualidad en todo ámbito de la vida, sobre todo en la actualidad donde nadie está dispuesto a perder su tiempo.

Pero, ¿por qué somos tan impuntuales? Las respuestas a esa interrogante muchas veces tienen directa relación con las dificultades individuales para enfrentar una determinada situación. Ya que cuando no se quiere lidiar con un problema o asunto particular, se suele postergar de forma continua, sin llegar nunca a resolverlo.

“Mantener una agenda demasiado sobrecargada y no ser capaz de decir que no a más compromisos es otra de las problemáticas por la que se es impuntual. Cuando hay muchas reuniones de por medio, al menor inconveniente ocurre un retraso que automáticamente pierde con la supuesta planificación, por lo que, siempre es recomendable dejar un tiempo para posibles imprevistos” afirmó la psicóloga clínica Fernanda Sotomayor.

Ser desorganizados o calcular de manera errónea los tiempos para cada actividad, es otro de los factores por la que se llega tarde a todo. Somos demasiado optimistas y no consideramos el tiempo suficiente para cada actividad.

“A todo lo anterior, se suma la escasa formalidad presente a la hora de establecer compromisos, hecho que se debe a la falta de interés e informalidad presente en las relaciones actuales. Tal comportamiento tiene como base el auge del individualismo, pues al llegar tarde a un compromiso no se toma en cuenta el tiempo y las labores que dejó de hacer el otro por estar a tiempo en el sitio acordado”, sostuvo la especialista.

La falta de compromiso para cumplir con ciertas obligaciones pactadas, tiene que ver con una mayor debilidad para llevar a cabo las normas, poniendo por encima de todo el propio bienestar e intereses.

¿Cómo combatir esta problemática?

Para mejorar este hábito, se insta a hacer un análisis de los factores que están provocando la impuntualidad. Para ello es primordial tener conciencia y auto-observación de nuestro entorno y también de nosotros mismos, desarrollando así un mejor registro del otro, para poder respetarlo y entender que no hacerlo es una forma clara de desconsideración y maltrato.

“Del mismo modo, ser impuntuales nos desvaloriza como personas y nos transforma en una persona poco confiable para los demás, esta práctica nos resta oportunidades de todo tipo y nos convierte en personas impredecibles e inciertas con respecto a ciertas temáticas incuestionables, interfiriendo en las relaciones familiares y laborales. Por ser impuntuales se pueden perder trabajos, amigos y porque no decirlo, el vuelo de tus vacaciones soñadas”, destacó la experta.

Como premisa general, Diana De Lonzor, autora del libro “Nunca llegues tarde”, sugiere en la obra siempre tener en cuenta el dicho: “no le hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti”, frase que sirve para desarrollar madurez, conciencia y evaluación de las consecuencias a enfrentar debido a la impuntualidad.

Asimismo, la Psicóloga y Coach Profesional, en su ejemplar destaca 6 puntos que se deben considerar para evitar los retrasos.

1. Planea más tiempo para tus actividades cotidianas

Si debes viajar calcula cuanto tardarás en cruzar toda la ciudad, sobre todo si es que hay mayor tráfico en las calles. La clave está en pensar con qué tipo de imprevistos te puedes topar en el camino que podrían cambiar las condiciones ideales pre-establecidas.

2. Ten mucho cuidado con la frase “lo haré todo un poco más rápido”

Si sumas más tareas a tu rutina matutina, contempla poner el despertador poco antes de lo normal. Si bien uno piensa que hacer las cosas más rápido soluciona el problema, en la práctica sólo causa que olvides cosas en casa o dejes tareas sin hacer.

3. Reflexiona cómo te planteas las cosas

Si tienes un compromiso al cine a las 20:00 horas, debes pensar que a esa hora debes estar sentado a la espera de la película, y no estar recién llegando al recinto. Así evitas entrar apurado en la sala y puedes disfrutar de la experiencia completa.

4. Intenta salir siempre diez minutos antes, sólo para aumentar tu margen de error

Si planificas llegar justo a la hora a todas tus reuniones o citas, tendrás un pequeño margen de atraso de un par de minutos. Si te propones llegar diez minutos antes, es más el tiempo del que dispones si surge un imprevisto en el camino.

5. Piensa siempre en el futuro

Si debes ir a un lugar que no conoces, busca la dirección y cómo llegar antes. Muchas veces llegamos tarde porque no hay una planificación previa. Este tipo de faltas nos obligan a resolver en el momento posibles eventualidades que pudimos haber evitado.

6. Trata de llegar temprano una vez y notarás la diferencia

Si eres de los que siempre llega tarde a todo, y no hay una motivación por ser puntual, quizás deberías probar qué se siente no estar apurado. De ser así, te darás cuenta que disfrutarás más la experiencia del viaje y de no sentir que el reloj está sobre ti de forma constante.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados