temas del día

Notas


Las cosas que sirven y no sirven para dejar de roncar

Mike Burns (CC) | Flickr
Publicado por
Envíanos tu corrección

Más que un sonido molesto, el roncar es un gasto de energía mucho mayor y, según expertos del mundo de la medicina, puede estar relacionado a problemas de salud que no debemos dejar pasar.

Al respecto, el diario electrónico Huffington Post señaló que esta prática supone un llamado de atención de nuestro cuerpo. “Roncar es como la fiebre para la medicina interna; te dice que algo ocurre, pero no te dice el qué”, asegura el doctor Safwan Badr, de la Academia Americana de la Medicina del Sueño.

La explicación biológica del ronquido es simple: las vías respiratorias se estrechan y el tejido de la garganta vibra cuando el aire pasa por ahí. No obstante, las causas pueden no ser tan sencillas como su definición.

De acuerdo a lo indicado por Badr, le preocupa el por qué del ronquido y más aún le resulta una prioridad descartar que nuestro cuerpo no nos esté advirtiendo que algo malo ocurre, refiriéndose a padecimientos como la apnea del sueño u otro tipo de enfermedad que pueden causar serios daños tales como infartos o diabetes.

El médico entrega algunos lineamientos de qué cosas nos sirven, cuáles intentar y cuáles definitivamente debemos descartar para mejorar la calidad de vida de la persona que ronca.

Lo que efectivamente sirve…

- Bajar de peso: Una persona con sobrepeso u obesidad con frecuencia tiene mayor cantidad de tejido en su cuello, esto oprime la zona de las vías respiratorias empeorando la típica vibración del ronquido. Las personas que aumentan de peso ciertamente tienen mayor riesgo de adquirir apnea del sueño, pero aquellos que también comienzan a roncar cuando suben unos kilos de más deben pensar en algún tipo de dieta para revertir esta situación.

- Dormir de lado: Es casi una técnica ancestral y al parecer efectiva. El doctor asegura que cuando duermes boca arriba, se genera una presión mayor en el cuello. Si giras tu cuerpo y te acuestas de lado, entonces los ronquidos ya no sonarán tan fuerte o incluso podrían desaparecer, al menos durante esa noche.

- Evitar consumir alcohol durante la noche: Badr señala que “el alcohol relaja los músculos que mantienen abiertas las vías respiratorias”. También provoca que el acto de dormir sea intermitente, molesto y por lo tanto despertemos agotados.

Al menos, inténtalo…

- Humidificadores: Si roncas debido a una alergia o porque estás congestionado y tienes las vías respiratorias secas, estos aparatos pueden servir. Si embargo, Badr llama a estar alerta pues no hay que descartar que la causa de tus ronquidos radiquen en alguna enfermedad más complicada. En este sentido, los humidificadores son útiles porque curan los molestos sonidos al respirar, pero a su vez, podrían estar atenuando síntomas de un padecimiento grave.

- Válvulas nasales: La apnea del sueño dispone de algunos tratamientos, entre ellos, las válvulas nasales, una especie de parches para insertar en la nariz. La Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso para apaciguar los efectos tanto de este trastorno del sueño como el de la obstrucción producida por los ronquidos ¿El problema? Su precio es elevado y se pueden usar una sola vez debido a que son desechables.

- Dispositivos orales: ¿Has probado múltiples opciones y nada te ha servido? Entonces puedes pensar en la opción de estos artefactos. De acuerdo al diario electrónico, en aquellas personas que padecen esta condición y que hayan intentado con aparatos de presión positiva sin éxito, deberían intentarlo con dispositivos que se instalan en la mandíbula permitiendo que ésta se mueva correctamente. El problema aquí sigue siendo el elevado precio cuando no existe una receta de por medio.

- Cirugía: ¿Tus ronquidos te han hecho despertar en el sillón? La operación entonces puede ser una medida adecuada y necesaria. Aunque, ojo, “es una opción sólo en casos en los que no haya funcionado el tratamiento de CPAP” y siempre debe tener una evaluación médica evitando así el “capricho” de terminar con un problema que puede arrastrar alguna enfermedad más importante.

Vas a perder el tiempo…y tu dinero

- Tiras nasales: Las vías nasales de un roncador se estrechan muchísimo, por ende unas delgadas tiras no será lo suficientemente efectivas contra un problema de estas proporciones. Ahora, pueden modificar el sonido, pero la cuestión mecánica seguirá presente, aseguran en el sitio.

- Almohadas especiales: si bien la posición del cuello incide en la estrechez o no de las vías respiratorias, la solución no pasa por comprar almohadas de ciertas características. Además, dice Badr, no hay pruebas científicas y cuando dormimos estamos cambiando de posición durante toda la noche.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados