Notas
El primer adiós a García Márquez en México mezcla la solemnidad con el vallenato
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

M√©xico, la patria adoptiva de Gabriel Garc√≠a M√°rquez, le da este lunes el primer adi√≥s al Nobel de Literatura colombiano con una solemne ceremonia a la que asisten su familia y centenares de admiradores, con espacio tambi√©n para la m√ļsica popular que apasionaba al escritor.

En el majestuoso palacio de Bellas Artes, las decenas de invitados rompieron en un cerrado aplauso a la entrada de la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, quienes formaron la primera guardia de honor alrededor de las cenizas del novelista.

Los restos de Garc√≠a M√°rquez, fallecido el jueves a los 87 a√Īos, reposan en una urna de madera color caf√© junto a flores amarillas colocadas sobre un atril negro.

Los invitados se turnaron para formar guardias mientras alrededor van circulando los centenares de admiradores del colombiano que hicieron fila durante horas fuera del palacio para despedirse.

Muchos de los invitados lucen flores amarillas -el amuleto de la suerte de Garc√≠a M√°rquez- en sus solapas y han dado el p√©same a Barcha, vestida completamente de negro, mientras suenan las piezas de m√ļsica cl√°sica favoritas del escritor, de Bart√≥k o Beethoven, interpretadas por un cuarteto de cuerda.

Pero en medio de la tristeza también surgieron los ritmos de cumbia y el vallenato de la costa colombiana a cargo de un trío con acordeón, caja y guacharaca que lucían el tradicional sombrero vueltiao.

La aparici√≥n alegre del grupo contagi√≥ a los asistentes, algunos de los cuales aplaudieron, se pusieron de pie y hasta bailaron, y logr√≥ arrancar una sonrisa a la viuda del Nobel caribe√Īo y a sus hijos.

La familia ha vivido un luto privado desde el fallecimiento el jueves del escritor recibiendo en su vivienda de Ciudad de México a muy contadas amistades.

En la primera fila de los invitados de Bellas Artes se encontraban Carmen Balcells, la legendaria agente literaria de García Márquez; así como el veterano periodista mexicano y amigo personal Jacobo Zabludovsky, y el director de la fundación de periodismo de García Márquez, Jaime Abello.

En lo alto del vest√≠bulo de Bellas Artes, un espacio reservado a las despedidas de los m√°ximos iconos culturales de M√©xico, luce una inmensa fotograf√≠a en blanco y negro del sonriente escritor colombiano, en la que se lee su famosa frase: “La vida no es la que uno vivi√≥, sino la que uno recuerda y c√≥mo la recuerda para contarla”.

Los seguidores que iban ingresando en la sala, algunos de ellos luciendo banderas y camisetas de Colombia, eran apremiados para que no se mantuviesen mucho tiempo haciendo fotograf√≠as o videos. En el exterior se hizo una lectura colectiva de “Cien a√Īos de soledad”.

“Yo no lo puedo creer a√ļn … por eso vengo. A lo mejor as√≠ voy asimilando mejor las cosas”, dijo a la AFP Felisa Tole, una colombiana que lleg√≥ a M√©xico hace ocho a√Īos, con la mirada clavada en el piso.

“Me gustar√≠a darle las gracias por el gusto que me dio la lectura. Y as√≠ como nos dio ‘Cien a√Īos a√Īos de soledad’ en una historia, que nos sobreviva cien a√Īos m√°s en el coraz√≥n”, dijo de su lado Joseline L√≥pez, una venezolana de 21 a√Īos que estudia medicina en M√©xico.

El primer homenaje al Nobel

Conaculta ‚ÄŹ| @Conaculta

Conaculta ‚ÄŹ| @Conaculta

Las puertas del c√©ntrico Bellas Artes estar√°n abiertas hasta las 19H00 locales (00H00 GMT), antes de que inicie la ceremonia oficial a la que asistir√°n los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de M√©xico, Enrique Pe√Īa Nieto.

Santos lleg√≥ en la tarde del lunes acompa√Īado de su esposa, Mar√≠a Clemencia Rodr√≠guez, su hijo mayor Mart√≠n y con una comitiva de una decena de amigos √≠ntimos colombianos de Garc√≠a M√°rquez, entre ellos el expresidente C√©sar Gaviria (1990-1994) y el escritor William Ospina.

Se prev√© que Santos y Pe√Īa Nieto formen una guardia de honor y pronuncien breves discursos al cierre de la ceremonia.

Garc√≠a M√°rquez, que llamaba a M√©xico su “otra patria distinta”, encontr√≥ en este pa√≠s la estabilidad para escribir la mayor parte de su obra literaria, incluida su novela mayor “Cien a√Īos de soledad” (1967).

Aunque nunca se nacionaliz√≥ mexicano, “era una persona que amaba este pa√≠s, que estaba muy agradecido y se sent√≠a tan mexicano como cualquier otro”, describi√≥ Jaime Abello, director de la Fundaci√≥n Nuevo Periodismo Iberoamericana (FNPI).

Las cenizas, una decisión difícil

En Colombia, las autoridades también se esmeran en organizar sus propios homenajes a la altura de su escritor más universal.

El propio Santos encabezar√° el martes una ceremonia solemne en la Catedral Primada de Bogot√°, donde se despide a las grandes figuras nacionales, y el mi√©rcoles, d√≠a internacional del libro, se program√≥ la lectura masiva de “El coronel no tiene quien le escriba” en m√°s de 1.000 bibliotecas p√ļblicas, parques y colegios.

Colombia sigue a la expectativa de la decisi√≥n de la viuda e hijos de Garc√≠a M√°rquez sobre el destino final de sus cenizas, que podr√≠an dividirse entre M√©xico y alg√ļn lugar de su pa√≠s como su natal Aracataca (Caribe).

Rafael Tovar inform√≥ el lunes que la familia a√ļn no ha tomado una resoluci√≥n sobre d√≥nde descansar√°n las cenizas.

Barcha “dice que es una decisi√≥n muy dif√≠cil que en su momento tomar√°”, se√Īal√≥ Tovar a la televisora Milenio.

URL CORTA: http://rbb.cl/96rh
Tendencias Ahora