Notas


ONU: demanda de los emergentes agrava tensiones por recursos hídricos y energéticos

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El crecimiento económico y demográfico, principalmente en los países emergentes, provocará en las próximas décadas un fuerte incremento de la demanda de agua y energía, con riesgos de agotamiento de los recursos del planeta, advirtió la ONU el viernes.

El consumo de agua y de energía están estrechamente ligados, subraya la Unesco (Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en un Informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, publicado la víspera del Día Mundial del Agua.

“La producción energética representa casi 15% de las extracciones de agua, y la tendencia es al alza”, en tanto que el 90% de la producción de energía mundial utiliza importantes volúmenes de agua, recuerda el documento.

Por eso, el acceso al agua corriente y a la electricidad de cientos de millones de personas genera enormes desafíos, teniendo en cuenta que un “20% de los acuíferos del planeta están sobreexplotados”, advierte la Unesco.

La demanda de electricidad, según las previsiones, aumentará un 70% de aquí a 2035 y más de la mitad de ese crecimiento se producirá en China e India.

“La demanda de agua dulce y de energía seguirán aumentando en las próximas décadas para responder a las necesidades de las poblaciones y las economías en crecimiento, los cambios de estilo de vida y de consumo, amplificando así de forma importante las presiones sobre los recursos naturales limitados y los ecosistemas”, apunta el informe, presentado en Tokio.

Actualmente, 768 millones de personas carecen de acceso seguro y regular al agua, más de 1.300 millones viven sin electricidad y casi 2.600 millones utilizan combustibles sólidos -biomasa en particular- para cocinar.

El informe predice un aumento del 55% de la demanda de agua en los próximos 35 años. “En 2050, 2.300 millones de personas vivirán en zonas sometidas a un estrés hídrico severo, en particular en el Norte de África y en Asia Central y del Sur”, afirma.

Tensiones geopolíticas

En Asia, la cuestión del agua debería dar lugar a un aumento considerable de tensiones políticas, dado que los manantiales de los ríos suelen hallarse en zonas fronterizas.

“Las zonas de conflicto incluyen el mar de Aral y las cuencas del Ganges y del Brahmaputra, del Indus y Mekong”, precisa la ONU.

La demanda energética aumentará en más de un tercio de aquí a 2035, y más de la mitad de ese aumento se registrará en China, India y Oriente Medio.

En cuanto al agua consumida (y no devuelta a su fuente) por el sector energético, pasará de 66.000 millones de metros cúbicos de agua dulce en 2010 (más que el caudal anual del Nilo en Egipto) a casi el doble (+85%) en 2035.

La búsqueda de alternativas energéticas -como los biocombustibles y el gas de esquisto- exigen igualmente el uso de enormes cantidades de agua.

“Desde principios de los años 2000 se han desarrollado a gran escala los cultivos agrícolas para producir biocarburantes, que consumen cantidades ingentes de agua”, indica.

“La explotación del gas de esquisto también ha conocido una gran expansión en los últimos años, en particular en Estados Unidos. Pero esta energía fósil sólo puede extraerse mediante la fracturación hidráulica, un método que requiere grandes cantidades de agua y comporta riesgos importantes de contaminación de las napas freáticas”, advierte.

Las energías renovables con “las soluciones que menos agua precisan”, aunque no están exentas de costes ambientales y sociales.

“La energía hidroeléctrica cubre hoy 16% de las necesidades energéticas del mundo” y hay un gran potencial de construcción de represas en América Latina, en particular en Brasil, y África, aunque esas obras plantean otros retos.

“La construcción de las represas necesarias para producir hidroelectricidad tiene también un coste social y ambiental considerable, sobre todo porque disminuye la biodiversidad”, expresa.

La energía eólica y la solar, que consumen muy poca agua, “están ganando terreno”, pero “proporcionan un servicio intermitente que debe compensarse mediante otras fuentes de energías”, indica.

Además, las renovables no podrán afianzarse como verdadera alternativa mientras las energías fósiles (petróleo, gas, carbón) sigan beneficiándose de fuertes subsidios, indica la UNESCO.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados