temas del día

Notas


Tripofobia: el irracional temor que padecería en silencio hasta un 16% de la población

Arnold Wilkins y Geoff Cole | Washington Post
Publicado por
Envíanos tu corrección

Considerados temores intensos, desproporcionados y muchas veces invalidantes, existen miles de fobias clínicamente reconocidas en el mundo. Algunas son comunes, como el temor a las alturas, los aviones, las arañas, serpientes o las inyecciones. Otras son más extrañas y curiosas, como el miedo al color amarillo o al ajo, y se han registrado sólo en unos pocos pacientes.

Sin embargo existe un tipo de fobia que no sólo es inusual al punto de ser casi desconocida, sino que -sorprendentemente- podría padecerla sin saberlo hasta un quinto de la población.

Nos referimos a la tripofobia, o el temor a los patrones de agujeros. Así es: un tripófobo siente aversión o miedo de cualquier objeto o incluso una imagen que tenga una serie de agujeros o dibujos reiterados de orificios, al punto de llegar a los ataques de pánico o desmayos en casos extremos.

La atención hacia este curioso mal comenzó en octubre pasado, cuando el Washington Post difundió los hallazgos del psicólogo británico de la Universidad de Essex, Arnold Wilkins, respecto de pruebas realizadas junto a estudiantes. El investigador pidió a un grupo de 286 personas visualizar imágenes de objetos con patrones de agujeros, tales como un panal de abejas, hormigueros o un semillero de flores de loto, e incluso las burbujas formadas en un chocolate aireado.

¿El resultado? Un 16% de ellos se sintieron fuertemente perturbados por las imágenes, que gráficamente tenían una sola cosa en común: un gran contraste de colores, al punto de parecer que salieran del lugar donde se encuentran.

Pero Wilkins y su equipo no se quedaron sólo con las reacciones físicas. Sometidos a escáneres cerebrales, se dieron cuenta que este tipo de fotografías provocaban una respuesta inusualmente alta a nivel de actividad cerebral.

Víctimas silenciosas de una fobia incomprendida

Quienes se reconocen tripofóbicos han chocado no sólo con los efectos de sus temores, sino también con la incomprensión de la gente e incluso del mundo científico. Baste decir que en 2009, los administradores de Wikipedia decidieron eliminar la entrada que describía esta fobia, señalando que “se trata de una broma que raya en lo absurdo”.

Sin embargo para Tammy Swallow Batten, una asistente legal de 38 años en Carolina de Norte, Estados Unidos, podría ser cualquier cosa menos un absurdo. “Nadie toma en serio el tema. Incluso mi terapeuta se limitó a decirme que me expusiera a más agujeros y que se me pasaría. Creo que no entienden el impacto que tiene este problema en la vida diaria”, indicó la mujer al Washington Post.

Díganselo a Masai Andrews de 29 años, un funcionario administrativo del Departamento de Salud Mental de Nueva York en Albany. Según relata, de niño le aterrorizaba mirar a las regaderas de las duchas o los agujeros dejados en la tierra por los gusanos tras una noche de lluvia. De hecho llegó a vomitar cuando su psicólogo le mostró una imagen de un semillero de flores de loto.

“Voy todo el día evitando mirar a cosas tan triviales como el patrón en las suelas de los zapatos de otras personas o el interior de las agallas de los peces en el acuario de la oficina del médico”, aseveró.

La preocupación de Andrews llegó a tal punto de crear el sitio web Trypophobia.com, a fin de divulgar más información sobre esta fobia. Su grupo de apoyo en Facebook ya supera los 6.800 miembros.

Pero… ¿qué causa realmente la tripofobia?

Aunque los estudios sobre este temor irracional recién están comenzando -Wilkins y su asistente Geoff Cole reconocen ser los primeros en abordarlo seriamente- ambos tienen la teoría de que se trata de algo profundamente enraizado en la biología del ser humano.

Según los investigadores, los patrones de puntos evocan animales o plantas venenosas, por lo que podría tratarse de una respuesta ancestral a una señal de peligro, al que, por razones todavía desconocidas, algunas personas son altamente sensibles.

“Es como si estas cosas nos estuvieran gritando que son venenosas. Y es interesante desde un punto de vista práctico por la gran cantidad de gente que lo posee, pero también es interesante desde un punto de vista teórico por las razones que lo gatillan y lo que nos dice sobre la evolución humana”, concluyó Cole.

A continuación podrás observar una serie de imágenes que causan perturbación en las personas que padecen de tripofobia. Si te son desagradables, es probable que puedas poseerla en algún grado.

Semillero de flor de loto

Semillero de flor de loto

Semillero de flor de loto

Semillero de flor de loto

Panal de abejas

Panal de abejas

Chocolate Hershey's

Chocolate Hershey's

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados