Renunciar a un trabajo a veces puede ser comparable al término de una relación. Sabes que debes dar el paso, pero le das vueltas y vueltas y no lo haces. O por el contrario, algo específico detona una ruptura abrupta.

Sin embargo, si consideras que no te valoran profesionalmente, existe un ambiente laboral tóxico, aumentaron tus responsabilidades pero no tu sueldo, tu empleo ya no cumple con tus expectativas, tu trabajo está afectando tus relaciones personales o simplemente te ofrecieron algo mejor, quizás es momento de llenar una caja con tus cosas y renunciar.

Pero ¿sabes cómo hacerlo? En esta nota te contamos los pasos a seguir para una renuncia con todas las de la ley.

¿Cómo renunciar a un trabajo en Chile?

De acuerdo a lo señalado por la Dirección del Trabajo, en el caso de una renuncia voluntaria, debes escribir una carta dirigida a tu empleador manifestando tu intención de renunciar y especificando la fecha en que se hará efectiva.

Esta carta tiene que ser ratificada ante un ministro de fe, que puede ser: un fiscalizador de la Inspección del Trabajo, un notario público, un oficial del Registro Civil, el secretario municipal correspondiente, el presidente del sindicato o el delegado de personal de tu empresa.

Autodespido
Pixabay

Es necesario tener en cuenta que esta carta debes presentarla 30 días antes de la fecha en que la renuncia se hará efectiva.

¿Puedo hacer la ratificación online?

Sí, puedes realizar este trámite en el sitio web de la Dirección del Trabajo, en este enlace.

Para ingresar necesitarás contar con tu Clave Única, luego deberás actualizar tus datos, hacer clic en “Renuncia Voluntaria” y completar la información requerida.

Posteriormente podrás hacer clic en “visualizar renuncia” y tras revisarla deberás pinchar en “firmar y ratificar”.

Después podrás descargar el documento o llegará a tu correo en un plazo máximo de 48 horas.

Finalmente, tienes que entregar una copia a tu empleador.

cómo renunciar a un trabajo
Pixabay

¿Qué pasa si renuncio sin una anticipación de 30 días?

Si bien el Artículo 159 Nº2 del Código delTrabajo establece que la renuncia debe darse con una anticipación de al menos 30 días, el hacerlo con menos anticipación no está sancionado.

Es más, esto no le da derecho al empleador a retener una suma de la liquidación final, por concepto de indemnización por los días de aviso previo que falten.

No obstante, si el empleador considera que tu renuncia imprevista le causó un perjuicio económico puede recurrir a los tribunales civiles para intentar exigir una indemnización.

¿Qué es el autodespido y cuáles son los pasos a seguir?

De acuerdo a lo establecido por el Código del Trabajo puedes autodespedirte si existe alguna de estas causales:

Conductas graves del empleador, como acoso sexual, falta de probidad, maltrato físico, injurias, conductas de acoso laboral y conducta inmoral.

– Actos, omisiones o imprudencias temerarias que afectan la salud o seguridad de los trabajadores.

Incumplimiento grave de las obligaciones del empleador.

Cómo renunciar a un trabajo
Andrea Piacquadio | Pexels

La Dirección del Trabajo señala que para autodespedirte debes comunicar el término de contrato por escrito a tu empleador, con copia a la Inspección del Trabajo, manifestando las causales y los hechos en que te basas.

Además, en este caso tienes un plazo de 60 días hábiles desde el término de tus servicios para presentar una demanda por despido indirecto ante los tribunales de justicia.

En caso de obtener una sentencia a tu favor, la justicia ordenará el pago de las indemnizaciones sustitutivas del aviso previo y legal por años de servicio. Estas podrían verse incrementadas dependiendo de la causal del autodespido.

Señales de que llegó el momento de renunciar a tu trabajo

BioBioChile identificó ocho señales que indican que llegó el momento de partir:

– Consideras que eres infravalorado.

– Tu empresa valora la cultura del “burnout”.

– Ya no te sientes motivado.

– Necesitas “adormecerte” después de tu trabajo.

– Tu trabajo te está causando estrés físico.

– No puedes ser tú mismo en el trabajo.

– Dedicas tiempo a ver oportunidades fuera de tu trabajo actual.

– Pensar en ir a trabajar te causa llanto.