Turismo & Viajes
Domingo 20 octubre de 2019 | Publicado a las 08:01 · Actualizado a las 08:02
Walking Pasta, un local de Concepción que apostó por "comida para caminar"
visitas

Los nutricionistas siempre dicen que una de las cosas que no es recomendable hacer al momento de comer es hacerlo de pie.

Pero el ajetreo diario ha llevado a que la comida rápida, la falta de tiempo y el constante traslado comploten en contra de esta recomendación.

De hecho, es normal que todos conozcan, por ejemplo, los hand rolls, una invención que no es más que un roll de sushi no trozado y que está pensado para llevar en una mano e irlo comiendo, cual bocadillo.

Por su precio, facilidad y disponibilidad, esta preparación suele ser muy popular en ambientes universitarios, en donde las horas de colación no son fijas, y generalmente están marcadas por un bloque horario y una sala más lejos de lo deseable.

Mario Riveros
Mario Riveros

Y en Concepción sí que saben de eso: Es cosa de darse una vuelta por algunas de las universidades de esa ciudad y verán que el hand roll es el plato más vendido en los mismos campus y en los locales de comida que están en las cercanías. De hecho, el Campanil está lleno de vendedores informales que ofrecen todo tipo de preparaciones inspiradas en el bocado seudojaponés y de no muy buena factura, pero que ayudan a quitar el vacío del estómago a veganos y carnívoros.

Por eso es que no debería llamar mucho la atención que en esas ciudad hubiera nacido otro bocadillo pensado en el caminante: La Pasta.

Y s√≠, ahora puede comerse una pasta con rag√ļ mientras camina desde el Barrio Estaci√≥n al Parque Ecuador, aunque no s√© si es una experiencia recomendable.

El local se llama Walking Pasta, lleva algo así como nueve meses operativo y sus porciones son abundantes.

Aunque tienen un bonito envase dise√Īado para el traslado, y que es muy parecido a los que entregan los locales de comida China en Estados Unidos, es un poco delgado y, aunque firme, no es muy c√≥modo para llevar.

Otro problema es que las dos veces que fuimos la pasta se sirvió muy, pero muy caliente.

¬ŅCu√°l es el problema?

Bueno, varios: La primera vez me quemé el paladar, pero en las dos visitas este exceso de calor en un envase artificial y que no respira, hicieron que la pasta siguiera durante mucho tiempo muy caliente, por lo que a los pocos minutos se pasó el punto y perdió sabor y textura.

Obvio: La pasta seguía cocinándose una vez servida, por lo que el punto es imposible de lograr y mantener. Terrible.

En el local tienen unas manguitas para evitar que el calor te queme la mano, aunque generalmente me contaban en el restaurant, prefieren dar servilletas al gusto de los comensales, para evitar que esto ocurra.

La carta del local es peque√Īa y manejable.

Por ejemplo, puedes pedir un Roll de Lasa√Īa ($4.000), o unos Fetuchini o √Ďoquis veganos ($4.000) y agregarle una salsa.

Mario Riveros
Mario Riveros

Hay cinco opciones incluidas, en donde la de la casa es la Walking, que incluye pechuga de pollo, champi√Īones de Par√≠s, panceta ahumada y cebolla caramelizada. Todo a base de salsa blanca cremosa con toques de tomate y or√©gano.

Y como remate también se incluyen cuatro opciones sin costo.

Un remate vendr√° a ser como una “amenidad” que corona la preparaci√≥n en cono. Esta “guinda de la torta” puede ser una pinza de jaiba y piment√≥n asado al ajillo, por ejemplo.

En teoría todo muy rico, de hecho la combinación de la salsa está para hacerla en la casa pero, insisto, todo sabía a nada por la temperatura y la sobrecocción.

Si arreglan eso, seguramente el local estaría dentro de los recomendados, y no solo por la novedad.

Ahora, ¬Ņes eso mejorable? Claro, aunque el local es modesto y la cocina est√° a la vista, es dif√≠cil dudar de la mano el chef porque en el restaurant tambi√©n tienen una pizza jam√≥n queso ($2.200) que, aunque humilde, es la clara muestra de que el jefe de la cocina tiene al menos un estilo que quiere mostrar y que se pierde en el “c√≥mo”.

Mario Riveros
Mario Riveros

En esta pizza los ingredientes no eran los mejores, pero bueno, estamos hablando de una slide grande por $2.000.

A√ļn as√≠, un tratamiento a la masa y a su cocci√≥n, convirtieron el bocado en una muestra muy particular y suave. De hecho, innolvidable.

¬ŅVolver√≠a? No creo, al menos no por ahora.

Mario Riveros M. @mario_riverosm

Para escribir esta rese√Īa se visit√≥ dos veces el local de manera an√≥nima. No se recibi√≥ ni utiliz√≥ ninguna invitaci√≥n a conocer el lugar.

Walking Pasta. Barros Arana 96, Concepci√≥n. No tiene estacionamiento, pero existen alternativas pagadas en las calles aleda√Īas.

Tendencias Ahora