Turismo & Viajes
Sábado 03 agosto de 2019 | Publicado a las 08:07 · Actualizado a las 08:08
Caf√© P√ļblico: un lugar del centro de Santiago pensado en las horas de teletrabajo
visitas

A veces dan ganas de salir a trabajar a lugares que tengan una vista distinta a la que normalmente tienes.

Y con ese √≠mpetu es que hace algunos domingos part√≠ a conocer el Caf√© P√ļblico, un espacio ubicado con vista al interior de los patios del GAM, en el Metro Universidad Cat√≥lica.

Aunque no es un lugar que frecuente, la idea de trabajar en un centro cultural -rodeado de grupos de personas practicando todo tipo de bailes y coreografías -me pareció buena.

Al llegar lo primero que llama la atenci√≥n es el dise√Īo interior del local.

Aprovechando la historia del edificio, esta cafeter√≠a rememora que aqu√≠ se estableci√≥ el primer casino p√ļblico de autoservicio que abri√≥ en Chile, cuando este edificio a√ļn era el ‚ÄúUNCTAD III‚ÄĚ, pues se levant√≥ para albergar esa conferencia de las Naciones Unidas, en la d√©cada de 1970.

gam.cl/tiendas/cafe-publico/
gam.cl/tiendas/cafe-publico/

Y aquí lo primero que llama la atención: Su modelo.

Hace tres a√Īos comenzaron a administrar este lugar los exdue√Īos del Caf√© Faustina de Providencia, y llegaron prometiendo que ‚Äúno van a existir lattes ni frappuccinos, sino que m√°s bien un buen caf√© y caf√© con leche‚ÄĚ.

Y dicen la verdad: en este caf√© hay pocas cosas en ingl√©s, pero la mayor√≠a de los extranjerismos solo est√°n ‚Äúchilenizados‚ÄĚ.

Por un lado tienen el ‚ÄúMafin‚ÄĚ ($2.100), el ‚ÄúBrauni‚ÄĚ ($2.000) y el ‚ÄúCruas√°n‚ÄĚ ($3.100), que son lo mismo, pero se escriben en espa√Īol.

Como modelo, esta cafetería apuesta por la lógica de planta libre: Puedes ir con tu notebook y estar básicamente todo el día trabajando ahí.

Nadie te va a molestar m√°s que los parroquianos distra√≠dos que buscan un lugar d√≥nde instalarse. La m√ļsica y la temperatura est√°n siempre bien reguladas y la luz es tenue.

La experiencia est√° muy bien si tu idea es salir del working house.

M. Riveros.
M. Riveros.

Lo malo es que no tiene espacios para reuniones y generalmente est√° con mucha gente sin ninguna intenci√≥n de salir de ‚Äúsu puesto‚ÄĚ durante un par de horas.

Eso hace que esta sea una factor√≠a de grandes vol√ļmenes, en donde no parece aplicarse la econom√≠a de escala: La raz√≥n precio-calidad se extravi√≥ hace un rato, m√°s a√ļn pensando en que una sola taza de caf√© cuesta desde los $2.200. Lo que no es poco.

Quizá por el tipo de cliente es que lo más conveniente es comprar las promociones, que parten en el café y tostadas o sopaipillas ($3.200).

Una de mis opciones de domingo fue tomar desayuno, leer y escribir con un café con leche y una marraqueta aliada ($3.300).

Y sí: Es menos que en el Starbucks que hay a la vuelta, pero acá dos veces mi sándwich tuvo demasiado tiempo esperando por ser consumido. Además, el queso era demasiado delgado para saber de qué tipo fue. Me da la impresión que eligen mantecoso.

Entre los dulces (que muchos de ellos se almacenan en pl√°sticos y bolsas) puedo recomendar los rollitos de canela ($2.000), que son una jugada f√°cil, grande y que abre el apetito.

Las medialunas ($1.200) me tocaron algo irregulares, seguramente porque la rotación de ellas no es muy alta o, simplemente, porque las pedí en domingo. Eso sí: Una llegó muy bien y la otra nada de bien. Y eso que las pedí al mismo tiempo.

instagram.com/uncafepublico/
instagram.com/uncafepublico/

¬ŅVale la pena?: Para trabajar s√≠, para ir a disfrutar de un buen caf√© y una buena masa, no.

Para escribir esta rese√Īa visit√© tres veces este local. No se recibi√≥ ni utiliz√≥ invitaci√≥n.

Caf√© P√ļblico. Av Libertador Bernardo O’Higgins 227, Santiago. No tiene estacionamiento pero existen alternativas pagadas en el GAM y sus alrededores.

Tendencias Ahora