Sociedad
Domingo 13 enero de 2019 | Publicado a las 15:48
Wojtek, el oso que "fumaba" y bebía cerveza y que ayudó a soldados en la Segunda Guerra Mundial
Por Fabián Barría
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Durante la Segunda Guerra Mundial, Wojciech Narebski y otros soldados de la 22¬™ compa√Ī√≠a polaca de artiller√≠a ten√≠an que transportar unas pesadas cajas de municiones. Afortunadamente, uno de ellos, el cabo Wojtek, era muy fuerte… pues era un oso pardo de Siria.

“Cuando vio que nos costaba levantar las cajas, nos quiso ayudar. Se acerc√≥ a nosotros, agarr√≥ una caja y la llev√≥ al cami√≥n”, cuenta a la AFP Narebski, de 93 a√Īos.

“Por supuesto, recibi√≥ su recompensa: miel y mermelada, sus dulces preferidos”, recuerda este veterano, que pas√≥ dos a√Īos y medio con el amistoso plant√≠grado, que para √©l era “como un hermano”.

Al oso Wojtek, de 1,80 m y 220 kilos, también le gustaba beber cerveza y fumar (o, más bien, comer) cigarrillos, darse duchas, hacer mimos a su amo y luchar de forma amistosa contra otros soldados. Cuando su adversario perdía, le lamía la cara a modo de disculpa.

Ahora, una pel√≠cula de animaci√≥n recrear√° la incre√≠ble historia de este oso hu√©rfano recogido en Ir√°n por el ej√©rcito de Anders. Convertido en su mascota, acompa√Ī√≥ a los soldados salidos de la URSS en su periplo a trav√©s de Irak, Siria, Palestina, Egipto, Italia y Escocia.

Imperial War Museum
Imperial War Museum

Est√° previsto que la coproducci√≥n polaco-brit√°nica “A Bear Named Wojtek” (“Un oso llamado Wojtek”) llegue a las salas en 2020, con motivo del 75¬ļ aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

El productor británico Iain Harvey fue escéptico cuando el director de cine de animación escocés Iain Gardner le presentó el proyecto.

“La verdad, al principio pens√© que el tipo hab√≠a bebido demasiado whisky”, recuerda el productor. Pero despu√©s comprendi√≥ que, “por una vez, es la realidad la que es m√°gica”.

Un verdadero cuento de hadas

“Cuando se descubre una historia que parece un cuento de hadas pero que es real, bien documentado y verdadero, creo que genera a√ļn m√°s emociones”, dice a la AFP.

Pero no todo es cierto en esta historia. Wojtek probablemente no visit√≥ las esfinges de Egipto, los nazis no lo identificaron, ni lo tomaron como blanco, ni bombardearon sus posiciones…

Lo que s√≠ es cierto es que el animal fue un verdadero soldado. Recib√≠a un salario, raciones alimenticias y grados militares, y alcanz√≥ el estatuto oficial necesario para poder montar a bordo del barco que lo llev√≥ con los soldados de la 22¬™ compa√Ī√≠a de Egipto a Italia.

Imperial War Museum
Imperial War Museum

“Las autoridades del puerto son estrictas y rigurosas respecto al oso y el mono”, contaba un soldado en una cr√≥nica de la 22¬™ compa√Ī√≠a en 1944. “Las autoridades del puerto solo autorizan a los animales a montar a bordo tras una intervenci√≥n del alto comando brit√°nico en El Cairo.

Porque s√≠, tambi√©n hab√≠a un mono y cientos de animales de compa√Ī√≠a durante la guerra, cuenta Krystyna Ivell, una refugiada de guerra polaca que reside en Reino Unido y que entonces ten√≠a un camale√≥n.

“Cuando no tienes ni madre, ni hermana, ni padre y est√°s totalmente solo, se puede morir, as√≠ que claro, se busca algo que se pueda querer”, explica esta mujer de 83 a√Īos, que prepar√≥ una exposici√≥n en Londres sobre la historia del cabo Wojtek.

“Un soldado polaco”

Lo que diferenciaba a Wojtek, seg√ļn Narebski ‚ÄĒquien compart√≠a primer nombre con el oso‚ÄĒ es que cre√≠a que era humano.

“Este oso pas√≥ toda su vida entre hombres”, cuenta Narebski, a quien llamaban “el peque√Īo Wojtek”, en oposici√≥n al oso, “el gran Wojtek”.

Recuerda que una vez, en la costa adri√°tica italiana, el oso logr√≥ escaparse y sali√≥ corriendo hacia el agua, asustando a todos los ba√Īistas que hab√≠a en la playa.

“√Čl ni los mir√≥. Hac√≠a calor y nad√≥ un rato, se sacudi√≥ el pelaje y regres√≥ hacia nosotros”

Tras la guerra, se instal√≥ a Wojtek en un zoo de Edimburgo donde muri√≥ con 21 a√Īos, en 1963.

Entonces, la BBC anunci√≥ “con pesar, la muerte de un conocido soldado polaco”.

Tendencias Ahora