Sociedad
Historiador asegura que el hábito de dormir 8 horas diarias no sería natural
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La idea de que el ciclo normal de sue√Īo considerado como “natural” y “saludable” para los humanos es de 8 horas, ha quedado en entredicho en el √ļltimo tiempo gracias a las investigaciones que ha realizado el historiador Roger Ekirch.

El experto de Virginia Tech ha estudiado escritos de tiempos inmemoriales, descubriendo que nuestros ancestros dormían de una manera diferente: se acostaban al anochecer, despertaban en medio de la madrugada -manteniéndose activos entre una y tres horas- para luego volver a dormir.

Estos periodos eran conocidos como el primer y segundo sue√Īo, y entre estos dos ciclos las personas aprovechaban de realizar aseo, revisar a sus animales, conversar con sus vecinos o incluso mantener relaciones sexuales.

Ekirch llegó a esta conclusión tras examinar una gran cantidad de periódicos, cartas, novelas, informes forenses, de medicina y psicología, entre otros.

En 2006 public√≥ su libro “At Day’s Close: Night in Times Past” (“Al final del d√≠a: La noche en los tiempos pasados”, en espa√Īol) en el que explica que hasta antes de la llegada de la iluminaci√≥n a gas, las ciudades terminaban sus actividades con la irrupci√≥n de la oscuridad en las noches.

Es así como mientras los delincuentes aprovechaban de salir a cometer sus fechorías, los encargados de la seguridad debían esperar la llegada del alba para volver a salir a patrullar.

Esto hacía que a excepción de los más adinerados, durante las noches la mayoría de la población procedía a dormir, ya que no tenían mucho más que hacer.

Sin embargo con el paso del tiempo, y la llegada de la era de la iluminaci√≥n el√©ctrica, los humanos comenzaron a experimentar un cambio en el ciclo de sue√Īo que mantuvieron durante miles de a√Īos.

Tal como recogi√≥ el sitio especializado Psychology Today, los estudios de Ekirch se√Īalan que en el pasado los d√≠as pod√≠an llegar a tener 14 horas de oscuridad, especialmente en invierno, raz√≥n por la que se habr√≠a originado el ciclo biol√≥gico del primer y segundo sue√Īo.

Pero con la irrupción de la electricidad se extendió la vigilia y disminuyó el descanso, lo que forzó al hombre a dormir incluyendo una pausa entre medio para así llegar al amanecer.

A comienzos de los a√Īos 90 el psiquiatra Thomas Wehr llev√≥ a cabo un interesante estudio: pidi√≥ a ocho voluntarios que vivieran por una semana en una pieza especialmente acondicionada, someti√©ndolos a 14 horas de completa oscuridad cada d√≠a, replicando lo que muchos de nuestros ancestros sol√≠an experimentar.

Sorprendentemente los sujetos comenzaron a dormir cuatro horas, seguido de tres horas de vigilia, para luego volver a dormir cuatro horas m√°s.

URL CORTA: http://rbb.cl/ewiu
Tendencias Ahora