Llamamos cambio climático a la variación global del clima de la Tierra. Esto es debido a causas naturales, y también a la acción del hombre, y se producen en diferentes escalas de tiempo en diversos parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc.

Si la temperatura se mantiene en los 4°C, o baja por algunas horas, es posible que el agua en las cañerías se congele y se mantenga en esa condición por algún tiempo. Por lo tanto, usted no contará con agua para beber, cocinar, bañarse, etc.

Es recomendable guardar bidones de agua bajo techo, lo que permitirá realizar las acciones básicas mientras el agua esté cortada. Incluso en algún momento es posible que llaves de paso de agua que hayan quedado con filtración, sea imposible abrirlas, o artefactos como el calefont queden inutilizados mientras no suba la temperatura.

La caída de nieve, debido a su peso e intensidad, puede provocar caída de árboles, ramas, muros, canaletas, techos, toldos, estructuras con techos planos o casi planos, etc. Para lo cual se recomienda tomar medidas preventivas, sobre elementos que evidentemente no puedan soportar el peso.

Cedida a RBB
Cedida a RBB

Es indudable que el corte de cables por la caída de árboles o estructuras, tendrá un impacto en las líneas de electricidad, teléfonos, cable tv, internet, etc. El cableado aéreo tendrá que soportar el peso de la nieve; pero su diseño inadecuado, la saturación de cables, harán imposible resistir una nevazón agresiva.

Frente a eso, el tener grupos electrógenos independientes (motores que generan electricidad), tener su teléfono celular bien cargado, opciones de carga de batería, linterna, radio a pilas, opción a través del automóvil, le permitirán una comunicación parcial o de emergencia.

Referente a la falta de electricidad, significará en algunos casos quedar sin calefacción, sin luz, sin agua, etc. De tal modo que es importante diversificar la matriz de calor, además de la eléctrica, tener estufa a gas, a kerosene (parafina) o chimenea, lo que permitirá superar la falta de un tipo de calefacción e incluso tener alternativas para calentar agua y cocinar.

Mantenga la casa calefaccionada

Los niños pequeños, especialmente los bebés, pierden calor corporal fácilmente. Cuando haga frío, esté atento a la temperatura de los menores y a la del recinto en el que se encuentran.

Las chimeneas, las estufas a gas y a kerosene, requieren de mantención previa antes de usarlas. Mantenga un stock de gas, parafina y leña adecuado para el uso.

Imagen de contexto | https://www.maxpixel.net
Imagen de contexto | https://www.maxpixel.net

Si va a usar estufas, no deje nada cerca que pudiera provocar un fuego, como ropa de cama, cortinas o muebles. Mantenga siempre a mano un extintor de incendios. Toda combustión, toda llama viva, toda brasa genera monóxido de carbono, que es un elemento invisible e inodoro.

Este elemento provoca intoxicación, por lo tanto, no basta con ventilar. Los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono son: dolor de cabeza, fatiga, mareo, falta de aire y finalmente provocan la muerte.

Por lo tanto, es recomendable ventilar los espacios y no estar en lugares muy reducidos con estufa, si va a dormir, apáguela y refuerce el uso de frazadas, nunca se duerma con la estufa encendida en un lugar reducido.

Luis Ángel Carrasco Garrido
Ingeniero en Prevención de Riesgos y Medio Ambiente
Director de la Escuela de Prevención de Riesgos y Medio Ambiente
Universidad Tecnológica Metropolitana