Nacional
Jueves 08 noviembre de 2018 | Publicado a las 10:46 · Actualizado a las 20:08
Revelan c√≥mo fueron los √ļltimos d√≠as de Katy Winter y padres critican el actuar del Nido de √Āguilas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ciberacoso sufrido por Katherine Winter, junto al chantaje para que no terminara una relaci√≥n, fueron parte de los hechos comentados por amigos y compa√Īeros de colegio, que hablaron por primera vez luego del suicido de la adolescente.

Un reportaje de The Clinic, que reservó la identidad de los involucrados por tratarse de menores, recogió testimonios de cercanos a Katy o que compartieron con ella y vieron cómo su actitud alegre fue decayendo a medida que se incrementaban los rumores en su contra, sobre todo a través de redes sociales.

Un estudiante amigo, identificado como E, coincide junto a otros consultados en que una de las cosas que m√°s aquejaba a la joven de 16 a√Īos era el temor a terminar una relaci√≥n t√≥xica porque hab√≠a sido amenazada con que sus “pack” (fotos √≠ntimas) ser√≠an subidas a Instagram.

Para enfrentar eso habr√≠a pedido ayuda a la psic√≥loga de su colegio, el Nido de √Āguilas, y lo hab√≠a comentado tambi√©n con sus padres, quienes desde su muerte se han dedicado a explicar las graves consecuencias del ciberbullying.

La vida de Katy habría empezado a cambiar desde noviembre pasado, agravándose la situación en el verano, periodo donde habría comenzado a cortarse los brazos, al mismo tiempo que empezaba a barajar la opción de quitarse la vida.

“Ella estaba muy sola, muy mal. Las veces que me dec√≠a ‚Äúme voy a matar‚ÄĚ, siempre pens√© que no‚Ķ cuando se empez√≥ a cortar me empec√© a dar m√°s cuenta. Ella dec√≠a ‘no aguanto m√°s, no s√© c√≥mo salir de esto’, relat√≥ otro estudiante.

Las “confesiones” del Nido de √Āguilas

Pese a que en febrero quiso salirse de redes sociales, al igual que muchas personas que lo han intentado, volvió a ellas tras un par de semanas, ya que la mayoría de las interacciones sociales e invitaciones a fiestas de su colegio se hacen por Instagram, Snapchat y Facebook.

Pero las redes tra√≠an tambi√©n consigo rumores y tratos despectivos, sobre todo en los grupos de “confesiones”, donde las j√≥venes suelen ser tratadas de “putas” o “f√°ciles”.

En estos grupos, se√Īalan los estudiantes, algunos alumnos “seniors“, como se les llama a los de cuarto medio, preguntan por “freshie“, alumnas de primer a√Īo. Estas dos “confesiones”, ejemplifican su tono y tem√°tica, donde incluso en una alguien se jacta de un abuso.

“#367 estoy necesitado, freshie m√°s f√°cil?”

“#106 Confieso haberme aprovechado de una freshie inconsciente en mi cumplea√Īos. Hehehee (risa)”

Los √ļltimos d√≠as, estas publicaciones comenzaron a nombrarla. Pero no s√≥lo por internet era maltratada. “Ella me dec√≠a que algunas personas se re√≠an de ella. Que la llamaban puta o perra, a sus espaldas y a veces cuando estaba cerca”, relat√≥ otro amigo.

El cuento que no debió pasar inadvertido

El 2 de mayo, sólo tres semanas antes de su muerte, Katherine escribió un cuento para la clase de Literatura que trataba sobre una adolescente que, atormentada por su expareja, decide quitarse la vida.

Es este mismo cuento el que despierta los cuestionamientos de sus padres, Evanyely Zamorano y Emanuel Pacheco, quienes no fueron alertados por el colegio, sino que se entearon de su existencia con la carta dejada por su hija al suicidarse, donde pedía que lo leyeran.

“El acoso por WhatsApp, Instagram, stories que se borran en 24 horas, en Snapchat en 12 horas. Esto tiene otra velocidad: est√° el ciber stalking, el revenge porn. Hemos descubierto todo un universo que no conoc√≠amos de cosas que pueden pasarles a los j√≥venes. Y hemos sentido: ‘Uh‚Ķ si yo hubiera sabido un poquito de esto, hubiera podido acompa√Īar mejor a Katy‚Ķ"”, reflexion√≥ Emanuel.

“Mokaii”

Los mensajes en uno de los grupos de confesiones comenzaron a tratarse de Katy y lo que habr√≠a ocurrido en una fiesta en “Mokaii Club”, discoteca en la Plaza San Enrique.

“Un Mokaii es lo mejor. Es el lugar donde hay bar abierto, donde pasa de todo. Se arrienda la disco, se hace una lista y hay que llevar una ID falsa para entrar. Miles de personas los hacen en el colegio. Es como una tradici√≥n que los seniors van por las freshies, las nuevas”, explic√≥ E.

Pero la fiesta no terminó bien. De acuerdo a lo indagado por los padres, que coincide con el relato de quienes asistieron, esa noche Katy se habría besado con otro estudiante que se encontraba en una relación.

Ante eso, la hermana de la polola del involucrado, quien habría ocultado estar en una relación, le pegó una cachetada a ambos.

‚ÄúHola, te quer√≠a hablar sobre lo que pas√≥ anoche. Tengo mucha pena y te pido perd√≥n porque no sab√≠a que estabas con XX y menos que ten√≠as una relaci√≥n. En verdad, me siento muy mal‚ÄĚ.

Con estas palabras Katy se habría disculpado con la joven, de acuerdo al mensaje que le reenvió a la amiga que le aconsejó escribirle.

Tras un fin de semana con mensajes en su contra en redes sociales, el martes 22, reci√©n a las 12:30 horas, desde el colegio llamaron a su madre para avisarle que no hab√≠a ingresado al colegio. Tras esto, comenz√≥ una b√ļsqueda en que encontraron su carta de despedida.

“La carta dec√≠a: tengo que hacer esto porque me aburr√≠ de ser siempre la culpable por cosas que no he hecho. Y tambi√©n dec√≠a: ‘¬ŅQu√© pas√≥? Vean la p√°gina Millard Forso’. Entonces vi que dej√≥ abierta en su computador la p√°gina de Facebook‚Ķ”, coment√≥ su padre.

Suicidio
Si necesitas ayuda psicol√≥gica especializada o conoces a alguien que la requiera, el Ministerio de Salud tiene un tel√©fono de ayuda atendida por profesionales todos los d√≠as del a√Īo y las 24 horas, en el 600 360 7777. Si no tienes saldo puedes pedir que te llamen de vuelta aqu√≠
Tendencias Ahora