Nacional
Jueves 02 agosto de 2018 | Publicado a las 18:54
Ordenan millonaria indemnizaci√≥n a padres de ni√Īo que muri√≥ asfixiado en veh√≠culo escolar
Publicado por: María José Villarroel La información es de: Poder Judicial
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El D√©cimo Quinto Juzgado Civil de Santiago conden√≥ al jard√≠n infantil Mandarino y a una educadora de p√°rvulos a pagar una millonaria indemnizaci√≥n a los padres de un ni√Īo que falleci√≥ a bordo de un veh√≠culo de transporte escolar el 19 de octubre de 2010 en la comuna de Huechuraba, regi√≥n Metropolitana.

De acuerdo al fallo, se estableci√≥ la responsabilidad del establecimiento y de la parvularia y transportista, Euguenia Riffo Tapia, en la muerte del menor de tres a√Īos por el motivo de grave incumplimiento contractual. Debido a esta raz√≥n, deber√°n pagar una indemnizaci√≥n de $160 millones.

La parvularia ya hab√≠a sido condenada a un a√Īo de reclusi√≥n menor en su grado m√≠nimo por cuasidelito de homicidio en 2011, debido a que el menor pas√≥ cuatro horas encerrado en el transporte escolar.

El fallo se√Īal√≥ que “Eugenia Riffo Tapia no dio cumplimiento a la obligaci√≥n principal para la que fue contratada (…) pues B.L.O. no fue entregado en el jard√≠n infantil al que asist√≠a, infringiendo adem√°s el deber de seguridad que tanto la ley como el contrato le impon√≠an atendida la corta edad del menor al no percatarse que √©ste no descendi√≥ del veh√≠culo en el que era transportado”.

“Por el contrario permaneci√≥ en √©l durante varias horas, circunstancia que provoc√≥ su deceso por asfixia” agreg√≥.

Responsabilidad del jardín

En cuanto a la responsabilidad del establecimiento educacional, el documento indic√≥ que el jard√≠n “exig√≠a a las educadoras una lista de los ni√Īos y las responsables de llevarlos como tambi√©n las personas responsables a quienes dirigirse en caso de informaci√≥n o cambios de √ļltimo minuto, lo cual resulta del todo necesario para poder coordinar adecuadamente el transporte de los p√°rvulos”.

“Se les solicitaba a los apoderados avisar oportunamente la ausencia del ni√Īo (…) Estos avisos -seg√ļn aparece de la testimonial de la demandante- en el caso de efectuarse los recib√≠a el centro educativo precisamente en cumplimiento de la funci√≥n de que se ha venido hablando”, a√Īadi√≥.

Bajo esta l√≠nea, sostuvo que “no se ha demostrado que los apoderados de B.L.O. hayan informado que el d√≠a de los hechos √©ste no asistir√≠a y tampoco consta que Riffo haya dado cuenta de su llegada al inicio de la jornada de la tarde, que por alguna raz√≥n no retir√≥ al ni√Īo ese d√≠a, o bien, que al llegar a su domicilio le hayan indicado que √©ste no ir√≠a a clases”.

De esta manera, se enfatiz√≥ que no se comprob√≥ alg√ļn motivo que permitiera al jard√≠n inferir que el ni√Īo no hab√≠a utilizado el transporte escolar aquel d√≠a.

Tendencias Ahora