Una millonaria indemnización deberá cancelar la clínica privada de Concepción donde una mujer fue sometida a una cirugía para extraerle un dispositivo anticonceptivo, procedimiento que la dejó sin la posibilidad de volver a engendrar más hijos.

Los hechos se remontan a julio de 2010: Catherine Inzunza buscaba embarazarse nuevamente e ingresó a la Clínica Bío Bío para que se le quitara la “T” de cobre que utilizaba como método anticonceptivo.

Los médicos, sin embargo, no pudieron extraer el dispositivo, siendo informada que se esperaría unos días para intentarlo de nuevo, por lo que la paciente consultó si podía regresar a su hogar.

Ahí comenzó a sentir dolores aparejado con una hemorragia, según explicó el abogado Juan Pablo López.

Si bien el segundo procedimiento salvó la vida de Catherine Inzunza, la consecuencia fue la imposibilidad de volver a tener hijos y de ahí la demanda por negligencia, lo que fue acreditado por el Primer Juzgado Civil de Talcahuano, que otorgó a la mujer una indemnización de 30 millones de pesos por el daño moral sufrido.

Esa sentencia fue ahora confirmada por la Corte de Apelaciones de Concepción, siendo analizado por el abogado López, quien dijo que evalúa una apelación a la Corte Suprema, sin descartar un posible acuerdo con la clínica; una vez que termine el litigio.

En sus descargos, la Clínica Bío Bío aseguró que fue la paciente quien pidió el alta tras la fracasada primera cirugía, apuntando además como responsable de lo ocurrido a la médico tratante de Catherine Inzunza, argumentos desechados por la Justicia.