Nacional
Miércoles 13 mayo de 2020 | Publicado a las 07:06 · Actualizado a las 10:21
Gendarmería autoriza uso de celulares en algunas cárceles ante aislamiento por Covid-19
visitas

Gendarmería confirmó el uso de teléfonos celulares al interior de algunos establecimientos penitenciarios, para que los internos realicen videollamadas con sus familiares, debido a la suspensión de visitas presenciales como medida de prevención ante el Covid-19.

Seg√ļn indicaron desde la instituci√≥n a BioBioChile, se trata de un sistema que se implement√≥ en al menos siete c√°rceles, aunque s√≥lo como una medida excepcional, debido a que por reglamento estos aparatos est√°n prohibidos dentro de las c√°rceles.

“Los dispositivos m√≥viles son recepcionados bajo sistema de encomiendas y se utilizan √ļnica y exclusivamente para realizar videollamada entre el privado de libertad y su pariente; siempre custodiado por nuestro personal. Al finalizar el contacto virtual, el equipo es guardado por un funcionario”, se√Īalaron desde Gendarmer√≠a.

De acuerdo a la misma fuente, este √ļltimo sistema est√° disponible en el CCP B√≠o B√≠o, CPF La Araucan√≠a, CDP Pitrufqu√©n, CDP Angol, CCP Molina, CP Valdivia y CDP Santiago 1.

Internas de San Miguel piden celulares para hablar con sus hijos

La autorización para usar celulares es una de las principales peticiones de la población penal, especialmente ante el aislamiento como medida de prevención para evitar contagios por coronavirus.

Y pese a que las unidades penales cuentan con tel√©fonos p√ļblicos, los internos acusan que hay pocos de estos aparatos para la cantidad de reclusos, a lo que se sumar√≠a el costo de una llamada que adem√°s est√° siendo grabada.

No obstante, quienes más sienten la falta de comunicación, son las internas del Centro Penitenciario Femenino de San Miguel.

ARCHIVO | Sebastian Brogca | Agencia UNO
ARCHIVO | Sebastian Brogca | Agencia UNO

En contacto con BioBioChile, una de mujeres que se encuentra en prisión preventina, Ada Soto Mena, asegura que esta inquietud se la plantearon a las autoridades del penal, sin que hasta el momento hayan podido lograr una respuesta positiva.

“Nosotros estamos molestas y sentidas, porque tratamos de conversar a la jefa de unidad para que existiera la posibilidad que nosotras tambi√©n pudi√©ramos tener ese beneficio, pero no nos dio respuesta pese a que en las c√°rceles de hombres si lo tienen”, relat√≥.

“Yo creo que una mam√° es mucho m√°s importante, no es por discriminar, pero yo misma otras veces que he hecho “cana”, si me siento mal o tengo una aflicci√≥n, lo primero que uno piensa en querer hablar o ver a su mam√°, y yo creo que a los hijos de nosotras les debe pasar lo mismo”, se√Īala.

“Obviamente los extra√Īamos, yo creo que esto ser√≠a m√°s soportable si pudi√©ramos tener comunicaci√≥n constante y sin que sea una falta o una ilegalidad. En estos momentos a nosotros lo que m√°s nos afecta es no poder tener una comunicaci√≥n con nuestros hijos”, agrega.

Sin embargo, uno de los principales problemas con el uso de celulares al interior de las cárceles, es que se utilizan para realizar estafas telefónicas.

“Todos saben que las estafas telef√≥nicas la gran mayor√≠a han sido hechas desde las c√°rceles de hombres y a ellos se les benefici√≥ con el tel√©fono. Y a nosotros como mam√°s que estamos siempre preocupadas si nuestros hijos comieron, si fueron al colegio, si est√°n bien, que no salgan a la calle, que nos cuenten sus problemas, a nosotros no nos dan esa posibilidad”, reclama Ada.

ARCHIVO | Jos√© Francisco Z√ļ√Īiga | Agencia UNO
ARCHIVO | Jos√© Francisco Z√ļ√Īiga | Agencia UNO

“Nosotras no somos muy partidarias de dar este tipo de entrevistas. Si acced√≠ a esta entrevista, es √ļnica y exclusivamente porque estamos aburridas de que se nos meta a todas dentro del mismo saco, que se hable de nosotras como si fu√©ramos lacra, cuando muchas mujeres estamos aqu√≠ por darle una mejor vida a nuestros hijos”, nos asevera.

“Estamos totalmente de acuedo que tenemos que pagar nuestro delito, pero no de esta forma, no en las condiciones que nos dan. No todos tuvimos las mismas oportunidades, no todos tenemos el apellido Pi√Īera, ni Chadwick, ni nada de eso. Aqu√≠ no pagas tu delito, ac√° tu pagas tu pobreza”, sentencia.

“Nosotros no le importamos a nadie, o sea los de Derechos Humanos ellos vienen por cumplir, son como los abogados de la Corporaci√≥n que vienen a sacar la firma y era”, acusa.

Respecto a las condiciones del CPF San Miguel, Ada asegura que en comparaci√≥n con otras c√°rceles, no hay grandes inconvenientes y por ejemplo, no hay hacinamiento. Aunque, de todas formas deben convivir con vectores como ratones, palomas y chinches, junto con el riesgo constante de hepatitis debido a que los ba√Īos no est√°n en buen estado.

Pese a todo, descarta que se originen desórdenes como los ocurridos en Puente Alto, donde incluso tomaron a funcionarios de Gendarmería como rehenes.

“No s√© si las mujeres lleguemos al extremo de Puente Alto, tal vez porque nosotros somos un poco m√°s racionales y siempre te pueden enviar “peloteada” a otra c√°rcel, al sur o para el norte, y obviamente eso ser√≠a alejarnos en gran parte de nuestras familias y nosotros nunca queremos eso, siempre queremos estar lo m√°s cerca posible de nuestros hijos”, concluye.

Problemas de comunicación

El testimonio de Ada coincide con el diagnóstico que han hecho organizaciones de la sociedad civil que trabajan al interior de las cárceles, como la ONG Litigación Estructural para América del Sur (Leasur).

Seg√ļn su director, Pablo Pinochet, para entender el contexto que est√°n viviendo las c√°rceles actualmente, es necesario poner en evidencia el precario acceso a la salud que existe.

“Entre el 2013 y el 2017, cerca de la mitad de los internos que fallecieron lo hicieron por enfermedades, esto de acuerdo a datos propios de Gendarmer√≠a”, se√Īala.

ARCHIVO | Sebastian Brogca | Agencia UNO
ARCHIVO | Sebastian Brogca | Agencia UNO

Pero además, Pinochet enfatiza en la falta de comunicación al interior de los penales, tanto con los internos, como con las familias.

“Uno de los problemas m√°s grandes que est√°n viviendo los recintos actualmente es esta falta de comunicaci√≥n, porque es muy posible que Gendarmer√≠a haya efectivamente implementado protocolos, pero no han sido oportunamente comunicados, ni a los internos, ni a los familiares, ni a nosotros como sociedad civil que en el fondo hacemos un link entre ambos”, destaca.

En ese sentido, el director de Leasur asegura que el uso de celulares al interior de los penales podría ser una importante fórmula para descomprimir el ambiente.

“Hacer un llamado a que no se sancione el uso de tel√©fonos celulares al interior de las unidades penales. En todo este contexto de √°nimos friccionados, en el fondo, el que los internos tengan contacto con el exterior, que de hecho siempre han habido celulares al interior de las unidades penales, solo que ahora estamos pidiendo entre tanto traslado que no sea sancionado su uso”, indica.

“Permite que los internos sepan que est√° pasando afuera, permite que los familiares tengan el contacto con ellos, facilita el acceso a las videollamadas, que est√° haciendo una tarea tit√°nica Gendarmer√≠a para facilitar en todas las unidades penales estos box de llamada, y por otro lado nos permitir√≠a a nosotros entregar material auxiliar a internos y internas, a sobrellevar mejor esta pandemia”, asegura Pinochet.

¬ŅC√≥mo est√° la situaci√≥n en las c√°rceles?

Pablo Jaque, presidente de la Asociaci√≥n de Gendarmes de Chile (Agech), destaca que las c√°rceles chilenas siempre han vivido hist√≥ricamente una situaci√≥n cr√≠tica, lo que los dirigentes gremiales denominan una “situaci√≥n de abandono permanente”, el “patio trasero” en materia de seguridad.

En esa l√≠nea, asegura que “esta crisis de salud evidentemente lo que ha hecho es acrecentar y dejar al descubierto lo que nosotros hemos venido diciendo durante muchos a√Īos, que las c√°rceles hoy d√≠a no tienen los espacios para segregar, sobre todo considerando las recomendaciones que hace el Ministerio de Salud al respecto”.

“Eso en las c√°rceles hoy d√≠a no sucede, ya que los espacios son reducidos, las condiciones de salud de verdad que son bastante complejas, en materia de infraestructura lo m√°s delicado que nosotros tenemos es una tasa de hacinamiento bastante elevada”, a√Īade.

“Los gendarmes no escapamos de esa realidad, ese es nuestro lugar de trabajo donde desarrollamos nuestras funciones y por ende tambi√©n estamos expuestos a cualquier tipo de contagio”, se lamenta.

Actualmente las cárceles que presentan mayor complejidad son el CDP de Puente Alto y el Centro de Detención Preventiva Santiago Sur, más conocida como la ExPenitenciaría.

“Ser√≠an las dos c√°rceles del pa√≠s que hoy d√≠a presentan mayor inconveniente. El resto de las unidades penales estamos haciendo todos los esfuerzos por evitar los contagios”, detalla Jaque.

“En Puente Alto, el 90% de la dotaci√≥n de esa unidad hoy d√≠a est√° contagiado”, agrega.

ARCHIVO | Pedro Cerda | Agencia UNO
ARCHIVO | Pedro Cerda | Agencia UNO

“El tema del coronavirus al interior de las c√°rceles provoca tensi√≥n en la poblaci√≥n penal, porque la poblaci√≥n evidentemente siente temor al contagio y eso tambi√©n genera eventos cr√≠ticos al interior de las unidades penales, lo que a nosotros nos preocupa por la salud y la integridad f√≠sica de nuestros funcionarios”, explica el dirigente.

“Hubo eventos cr√≠ticos en la c√°rcel de Chill√°n, Rancagua y La Serena, Colina y en alguna medida tambi√©n en la Penitenciar√≠a de Santiago. Pero ninguno a la escala de lo que ha pasado por ejemplo en Puente Alto. A Dios gracias la situaci√≥n ha mejorado bastante, la poblaci√≥n penal ya est√° m√°s tranquila, pero evidentemente que con la presencia del coronavirus al interior de la c√°rcel, siempre puede ser una situaci√≥n compleja”, advierte.

Consultado por la posibilidad de que se produzcan incidentes m√°s graves, como los ocurridos en Per√ļ o Venezuela, con motines que terminaron con varios fallecidos, Jaque asegura que si bien siempre hay riesgos de incidentes, Gendarmer√≠a tiene el control de todas las unidades del pa√≠s.

“Que existan motines al interior de las c√°rceles siempre va a ser un riesgo, no podr√≠amos descartar si el d√≠a de ma√Īana un mot√≠n no vaya a llevarse a cabo. La diferencia del sistema carcelario chileno, que el control de las unidades penales hoy d√≠a lo tiene Gendarmer√≠a, y Gendarmer√≠a ha tomado todos los resguardos”, enfatiza.

“Hoy d√≠a no tenemos en Chile una crisis en materia de seguridad penitenciaria, lo que tenemos es una crisis de salud. Y hay que entender tambi√©n que estas crisis de salud, si se elevan los contagios al interior de las c√°rceles, tambi√©n puede generar un colapso en la salud p√ļblica”, sostiene el dirigente de Gendarmer√≠a.

“El sistema penitenciario hoy d√≠a est√° bajo la supervisi√≥n de los gendarmes del pa√≠s, nosotros sabemos hacer muy bien nuestro trabajo en ese sentido, se toman las medidas a diario en materia de seguridad en todas las unidades penales para que no vaya a haber un mot√≠n de las proporciones que han habido en los pa√≠ses vecinos”, concluye.

Tendencias Ahora