Nacional
Sábado 14 septiembre de 2019 | Publicado a las 07:00 · Actualizado a las 20:53
Donde la Ley Emilia no vale: suben 2.500% las muertes por conductores bajo la influencia del alcohol
visitas

Cinco a√Īos pasaron desde que entr√≥ en vigencia la Ley 20.770, denominada “Ley Emilia” en honor a la peque√Īa de 9 meses que muri√≥ el 21 enero de 2013 luego que un conductor con 2.05 gramos de alcohol por litro de sangre impactara el veh√≠culo en el que viajaba junto sus padres en Vitacura.

“Queremos que esta ley ayude a demostrar que en Chile no se toleran las irresponsabilidades, que tienen consecuencias tan tr√°gicas para las personas y que as√≠ podamos tambi√©n evitar estos hechos”, indic√≥ la entonces presidenta, Michelle Bachelet, el d√≠a en que promulg√≥ la Ley Emilia, un lunes 14 de septiembre de 2014, justo antes de las Fiestas Patrias.

La normativa se impuls√≥ desde el clamor de la ciudadan√≠a, que se indign√≥ con la pena de 2 a√Īos de libertad vigilada que le impuso la justicia a Nelson Fari√Īa Jara, hombre que -seg√ļn el mismo reconoci√≥- hab√≠a bebido 10 copas de ron antes de conducir y provocar la muerte de la lactante.

En concreto, la normativa modific√≥ la Ley de Tr√°nsito para sancionar con c√°rcel efectiva, de al menos un a√Īo, s√≥lo a los conductores que, en estado de ebriedad, generen lesiones graves, grav√≠simas o la muerte de otra persona. Adem√°s, la reforma estableci√≥ como delito el fugarse del lugar del accidente y/o negarse a realizar el alcohotest o la alcoholemia. Los casos de influencia del alcohol, quedaron fuera.

Contexto | AgenciaUNO
Contexto | AgenciaUNO

Las cifras bajo la alfombra

De acuerdo con datos obtenidos por BioBioChile, en los √ļltimos 4 a√Īos calendario desde la entrada en vigencia de la Ley Emilia (2015, 2016, 2017 y 2018) la cifra de conductores formalizados por provocar muertes bajo la influencia del alcohol aument√≥ en un 2.500%. Dos mil quinientos por ciento. Lo que se traduce en un aumento exponencial del n√ļmero de v√≠ctimas en ese apartado. Casos que quedan fuera de la ley especial.

Hace algunos d√≠as la Fundaci√≥n Emilia, nacida a partir de la muerte de la peque√Īa Emilia Silva Figueroa, emiti√≥ una declaraci√≥n p√ļblica en la que valoraban la implementaci√≥n que ha tenido la normativa del mismo nombre y la repercusi√≥n en la baja de muertos por accidentes de tr√°nsito en los √ļltimos a√Īos. De acuerdo con lo se√Īalado por la organizaci√≥n, entre 2011 y 2018 la cantidad de v√≠ctimas fatales en accidentes viales disminuy√≥ en un 57%.

No obstante lo anterior, hay n√ļmeros que en perspectiva son bastante menos alentadores. De acuerdo con datos del Ministerio P√ļblico, que revelamos a continuaci√≥n, las cantidad de conductores formalizados por provocar la muerte con menos de 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre aumentaron dr√°sticamente.

En detalle, en 2015 la Fiscalía tuvo que formalizar sólo a un conductor por provocar la muerte mientras conducía bajo la influencia del alcohol; en 2016 esa cifra aumentó a 8 y en 2017 a 16. En tanto, en 2018 se iniciaron 26 investigaciones en contra de conductores que, sin superar los 0,8 gramos de alcohol, le ocasionaron la muerte a alguien.

Llevando las cifras a porcentaje, el n√ļmero es desolador. Las cantidad de conductores que en esas condiciones protagoniz√≥ un accidente fatal (para una tercera persona) aument√≥ un 2.500% en un periodo de 4 a√Īos. En total, desde la entrada en vigencia de la ley, en 62 casos hubo p√©rdida de vidas a causa de un conductor que bebi√≥ alcohol, pero que no alcanz√≥ a marcar sobre 0,8.

√Čxito donde s√≠ entra la Ley Emilia

Sin embargo, en similar periodo los casos de muertes por conductores en estado de ebriedad -y que s√≠ fueron sancionados por la Ley Emilia- ha ido a la baja sostenidamente, mostrando la efectividad de la norma en ese apartado. De acuerdo con los datos obtenidos, en 2016 hubo 142 personas formalizadas por provocar la muerte de alguien conduciendo en estado de ebriedad, en 2017 el n√ļmero disminuy√≥ a 129 y en 2018 a 119.

Asimismo, entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2019 se contabilizan 86 formalizados por cometer este delito. En total, desde la promulgación de la Ley Emilia a la fecha, hay 628 casos de muerte con conductor en estado de ebriedad, es decir, que manejaba con una cantidad de alcohol superior al umbral de 0,8.

Fuente: Conaset
Fuente: Conaset

Endurecer legislación

Consultado por la situaci√≥n, el especialista en seguridad vial y gerente de Movilidad del Autom√≥vil Club de Chile, Alberto Escobar, calific√≥ las cifras como alarmantes y asegur√≥ que la legislaci√≥n deber√≠a ser modificada para volverla m√°s estricta. “Estamos frente a un pa√≠s de adictos al alcohol”, recalc√≥.

A juicio del especialista, se deber√≠a sancionar con c√°rcel efectiva tambi√©n a quienes matan a alguien por conducir bajo la influencia del alcohol porque “no hay muertos de una categor√≠a u otra”, a√Īadiendo que un conductor que provoca la muerte a alguien marcando menos de 0,8 “no tiene porque tener un proceso distinto”.

“Lo que debi√©ramos hacer es cambiar esta legislaci√≥n dejando reflejado con mucha claridad que esto es un homicidio vehicular y no es un cuasidelito de homicidio, esto va a ser una discusi√≥n enorme”, adelant√≥ Escobar.

“Me parece absurdo que tengamos este tipo de diferencias. Se puede prestar incluso para manipulaciones de las alcoholemias”, plante√≥ tambi√©n y a√Īadiendo que la situaci√≥n actual promueve la huida de los conductores alcoholizados tras provocar un accidente fatal.

En esa vereda, advirti√≥ que los n√ļmeros prueban que con bajas cantidades de alcohol en la sangre, puedes terminar matando a una persona.

“La gente tend√≠a a pensar que puede manejar con una cerveza, con dos copitas de vino y ‘no pasa nada’. Aqu√≠ est√° demostrado que personas bajo 0,8 son capaces de matar a alguien”, finaliz√≥.

Archivo | AgenciaUNO
Archivo | AgenciaUNO

Desde el Gobierno la ministra secretaria general de Gobierno, Cecilia P√©rez, se√Īal√≥ que este es un tema sectorial, que est√° siendo abordado por el Ministerio de Salud y el Ministerio de Transportes, y que cuando haya una opini√≥n formada, se comunicar√°.

¬ŅTolerancia Cero?

En marzo de 2012, durante su primer mandato, el presidente, Sebasti√°n Pi√Īera, promulg√≥ la denominada Ley Tolerancia Cero, que en realidad tolera hasta 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre. La iniciativa fue la antesala de la Ley Emilia y rebaj√≥ los grados de alcohol permitidos en la sangre para conducir, estableciendo el ‚Äúestado de ebriedad‚ÄĚ en 0,8 gramos por litro de sangre y ‚Äúbajo la influencia del alcohol‚ÄĚ en 0,3.

Al mismo tiempo se incrementaron las sanciones relativas a la suspensión de la licencia de conducir, dependiendo de la infracción que se cometa y las consecuencias que ésta tenga, siendo mucho más rígida que en la anterior legislación.

A modo de ejemplo, si una persona es sorprendida manejando en estado de ebriedad por primera vez, sin ocasionar da√Īos ni lesiones, ver√° suspendida su licencia de conducir por 2 a√Īos. En la misma l√≠nea, cuando una persona en estado de ebriedad causa lesiones grav√≠simas o la muerte de una persona, por primera vez, quedar√° inhabilitada para manejar un veh√≠culo de por vida, seg√ļn se detalla en la p√°gina web de Conaset.

Fuente: Conaset
Fuente: Conaset

La ley en la mira

En la misma línea de lo que indicó el representante del Automóvil Club, desde la Fundación Emilia afirmaron que, en este escenario, impulsarán un cambio en la normativa con el propósito de conseguir cárcel efectiva para quienes marquen entre 0,3 y 0,8 en la alcoholemia que se realiza a una accidente de tránsito que termine con lesionados graves, gravísimos o muertos.

“Es necesario avanzar en abrir la discusi√≥n sobre una nueva graduaci√≥n de base en alcohol, reformando la Ley de Tolerancia 0. Comenzar las sanciones penales sobre el 0,3, que es lo que han adoptado otros pa√≠ses miembros del OCDE impactando positivamente en la disminuci√≥n de la frecuencia”, se√Īalaron mediante una declaraci√≥n p√ļblica.

“El asignar una categor√≠a jur√≠dica de delito a la acci√≥n de conducir tras consumir alcohol y drogas permiti√≥ bajar la cifras de causas ingresadas y v√≠ctimas, pero la conducta a√ļn se mantiene con una representaci√≥n del 7% constante en la cantidad total de siniestros viales desde el a√Īo 2010″, agrega el escrito.

Adem√°s, indicaron que no se puede continuar con una ley donde “el que marca menos de 0,8 es menos culpable al conducir bajo la influencia del alcohol, porque eso significa que mantenemos la impunidad”.

Gobierno preocupado

Tomamos contacto con la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset) para conocer qué les parecían las cifras expuestas y qué políticas se están implementando a nivel país para contrarrestarlas.

La entidad gubernamental emiti√≥ una declaraci√≥n en la que se√Īalan que desde que se implement√≥ la Ley Tolerancia Cero han podido observar un cambio de conducta en las personas respecto a la conducci√≥n con alcohol y, por lo mismo, una reducci√≥n de los muertos por alcohol en conductores.

“Como resultado del efecto inhibitorio de la fiscalizaci√≥n de alcohol, se puede adem√°s observar un cambio de conducta de los propios conductores: en el a√Īo 2013, el 8% de controles de alcohol marcaban positivos. Hoy, con Ley Emilia y Ley Tolerancia Cero, s√≥lo el 3%”, detallaron.

Sin embargo, a la luz de los n√ļmeros, desde Conaset reconocieron que “preocupa la cantidad de formalizados por haber causado lesiones graves y la muerte al conducir bajo la influencia del alcohol, ya que nuestro llamado es a no consumir ninguna gota de alcohol si se va a conducir. La mezcla de estos dos factores es fatal y puede causar consecuencias irreparable para las familias”.

Sobre el trabajo preventivo, la organizaci√≥n indic√≥ que constantemente, por medio de sus distintos canales y trabajo en terreno, est√°n promoviendo las buenas pr√°cticas en el tr√°nsito con campa√Īas de concientizaci√≥n para disminuir al m√°ximo las cifras de v√≠ctimas por accidentes.

“Ley Emilia ha generado cambios muy importantes de conducta de las personas, pero creemos que no es suficiente y por lo mismo estamos difundiendo diversas campa√Īas de concientizaci√≥n. Asimismo, estamos trabajando en el proyecto de ley que crea un centro automatizado de tratamiento de infracciones. El consumo de alcohol est√° ligado al exceso de velocidad y creemos que con una mayor fiscalizaci√≥n se generar√°n condiciones para inhibir esta conducta”, agregaron.

Al margen de los n√ļmeros y estad√≠sticas, justo antes de enfrentar una de las semanas donde -en promedio- m√°s chilenos mueren por accidentes de tr√°nsito, resulta fundamental tomar conciencia sobre la importancia de separar de ra√≠z la conducci√≥n y el alcohol. Es literalmente algo de vida o muerte.

Tendencias Ahora