Nacional
Miércoles 17 abril de 2019 | Publicado a las 02:48
Cardoen aguarda arrestado a que EEUU oficialice solicitud de extradición
Por Jonathan Flores
Con información de Erik López.
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Detenido en su fundo de Santa Cruz quedó el empresario chileno y exproductor de armas, Carlos Cardoen, requerido por la justicia de los Estados Unidos por presunto tráfico de insumos para la elaboración de bombas de racimo.

Las autoridades norteamericanas dictaron una orden de captura internacional contra el empresario chileno, la que le ha impedido salir de nuestro país desde 1993.

El oficio, de carácter reservado, fue recibido por la Cancillería y remitido a la Corte Suprema, la que designó el 21 de marzo a un ministro instructor de sus filas, Carlos Aranguiz, para evaluar el caso.

Tras ello, el magistrado ordenó ayer martes el arresto preventivo domiciliario de Cardoen y levantó el secreto de la investigación, a la espera que Estados Unidos oficialice la solicitud de extradición, cuyo plazo se extingue el 21 de mayo.

Saddam Hussein en 1987 | Agence France-Presse
Saddam Hussein en 1987 | Agence France-Presse

Desde hace 25 a√Īos, numerosas acciones del gobierno norteamericano le impiden al empresario vi√Īatero salir del pa√≠s, desde cuando Interpol -a petici√≥n de EEUU- mantiene una Alerta Roja, que fue retirada en 2009, pero que fue renovada y permanece vigente.

En los a√Īos 80, Industrias Cardoen se ali√≥ con la F√°brica y Maestranzas del Ej√©rcito para producir y comercializar armas, cuya actividad realiz√≥ hasta 1987. Y su funcionamiento no estuvo excento de accidentes. Dos a√Īos antes de cesar su producci√≥n, el 29 de enero de 1985, la planta en Iquique result√≥ destruida por una explosi√≥n, donde murieron 29 trabajadores.

En 1993, Estados Unidos acus√≥ a la compa√Ī√≠a de importar zirconio de forma ilegal desde ese pa√≠s, el qu√≠mico utilizado para la elaboraci√≥n de artefactos explosivos.

“Ninguna ilegalidad”

Cardoen vendió bombas de racimo a Irak por 150 millones de dólares, país que mantenía una guerra con Irán con ayuda del gobierno norteamericano.

Pero Cardoen descarta que exista una ilegalidad: ‚ÄúEn primer lugar fui autorizado por el gobierno chileno, y con la anuencia y apoyo del gobierno norteamericano, porque en esa √©poca Irak era aliado de Estados Unidos. La acusaci√≥n no dice relaci√≥n con exportaci√≥n de armas; fue absolutamente leg√≠tima. Jam√°s he sido acusado de ninguna ilegalidad en torno a ese tema‚ÄĚ, explic√≥ el creador de las bombas de racimo en una entrevista en enero pasado.

‚ÄúLo que ellos aducen es la supuesta exportaci√≥n, desde Estados Unidos a Chile, de un material que se llama zirconio -que pude haber comprado en cualquier parte del mundo, pero que compr√© en Estados Unidos, porque era mucho m√°s f√°cil y porque ellos me lo ofrecieron-, y seg√ļn ellos, esas exportaciones a Chile ser√≠an ilegales. Eso es una falacia‚ÄĚ, insisti√≥.

“Chivo expiatorio”

‚ÄúYo fui y sigo siendo un chivo expiatorio, porque seguramente encontraron que era el m√°s f√°cil de atacar‚Ķ pero se les olvid√≥ que los huasitos colchag√ľinos no entregamos la oreja tan f√°cil‚ÄĚ, advirti√≥ un d√≠a antes que el Senado aprobara un proyecto de acuerdo en el que le pidieron al presidente Pi√Īera interceder en favor de Cardoen ante EEUU.

Dichas acciones, en apariencia, reactivaron el interés norteamericano en la causa, considerando que -pese a estar localizado hace décadas en Chile- no habían mostrado interés real en iniciar el proceso de extradición. Hasta que elevaron la solicitud en marzo pasado.

Tendencias Ahora