La anexión por Israel de regiones de la Cisjordania ocupada crearía un “vacío” que llenarían los “radicales” con “intenciones destructivas”, advirtió el jueves el emisario de Naciones Unidas para Oriente Medio, Nickolay Mladenov.

“Si los palestinos sienten que no hay perspectivas para una solución pacífica del conflicto, (ello) creará oportunidades para los radicales, personas con intenciones (…) destructivas, para venir a llenar este vacío”, alertó Mladenov en un encuentro con la prensa extranjera en Jerusalén.

Estas declaraciones se producen unos días antes de la fecha clave para el proyecto israelí de anexión de las colonias y del Valle del Jordán en Cisjordania, un territorio palestino ocupado desde 1967 por el Estado hebreo.

El gobierno israelí tiene previsto anunciar a partir del 1 de julio su estrategia sobre como aplicar el plan estadounidense para Oriente medio,
que contempla dicha anexión.

“Tenemos una larga serie de ejemplos en Oriente Medio. Cuando se crea un vacío, cuando faltan las perspectivas políticas, muy rápidamente, alguien viene a llenarlo con intenciones nefastas y más destructivas”, dijo Mladenov.

“Nadie quiere una nueva guerra en Oriente Medio y menos una (guerra) con el potencial de extenderse más allá de sus fronteras”,
agregó este responsable, que aseguró que “trabaja muy duro” para que se reanuden las negociaciones entre palestinos e israelíes.

Históricamente, los países árabes -con excepción de Egipto y Jordania que han firmado acuerdos con Israel- han condicionado la normalización de sus relaciones con Israel a la solución del conflicto israelo-palestino.