Internacional
Lunes 14 mayo de 2018 | Publicado a las 12:39 · Actualizado a las 12:47
Jerusalén: la embajada que agudiza el conflicto entre Palestina e Israel
Publicado por: Diego Vera La información es de: Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este 14 de mayo, el tranquilo barrio residencial de Arnona al sur de Jerusalén se convirtió en el centro de la atención mundial. Las banderas de Estados Unidos e Israel adornaron la calle que conduce hasta la nueva embajada estadounidense.

Alrededor de mil invitados asistieron a la ceremonia de inauguración, incluida una delegación estadounidense encabezada por el ministro de Finanzas, Steven Mnuchin.

En diciembre, el presidente Donald Trump anunció el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén para cumplir su promesa electoral. La decisión rompe con la política exterior estadounidense de larga data y ha sido criticada en todo el mundo.

El consenso internacional sigue sosteniendo que el estatus de Jerusalén debe ser parte de las negociaciones entre israelíes y palestinos. Sin embargo, con la apertura de la embajada en esta metrópoli, que es reclamada por ambas partes, recibirá condescendencias estadounidenses de ciudad capital para los israelíes.

“Est√° bien que EEUU traslade su embajada aqu√≠, porque es la capital. Preg√ļntale a cualquier ni√Īo cu√°l es nuestra capital: Jerusal√©n”, dice el ciudadano Uriel Berenstein, mientras pasea a su perro al oeste de Jerusal√©n.

“Si alguna vez hay un Estado palestino, si quieren una parte de Jerusal√©n, tendr√°n que llegar a un acuerdo, en este momento Jerusal√©n es la capital israel√≠”, agrega.

Mudanza con consecuencias políticas

Al comienzo, s√≥lo el Embajador de Estados Unidos, David Friedman, y algunos miembros del personal residir√°n en Jerusal√©n. Seg√ļn un funcionario de EEUU, la mudanza completa tomar√° a√Īos. La embajada se ir√° ampliando gradualmente en el inmueble actual o se construir√° un nuevo edificio.

La sede est√° situada cerca de la llamada L√≠nea Verde, la l√≠nea de demarcaci√≥n que separ√≥ al territorio israel√≠ y jordano despu√©s de la guerra de 1948, y a unos pocos metros de “la tierra de nadie‚ÄĚ.

“Parad√≥jicamente, la reubicaci√≥n de la embajada no tiene un impacto directo en la ciudad. Por otro lado, tiene enormes consecuencias”, dice Daniel Seidemann, abogado israel√≠ de ra√≠ces estadounidenses y fundador de la organizaci√≥n no gubernamental Jerusal√©n Terrestre. Hoy la ciudad est√° “m√°s dividida, menos sostenible y m√°s competitiva que nunca”. La mudanza no cambia nada.

Por otro lado, este paso significa “el fin del rol mediador estadounidense en relaci√≥n con los procesos pol√≠ticos y las relaciones entre Israel y Palestina”.

El estatus de Jerusal√©n es uno de los mayores problemas entre israel√≠es y palestinos. Se cree que la administraci√≥n Trump est√° trabajando en un nuevo acuerdo de paz, pero hay varias se√Īales en torno a Jerusal√©n: en su primer viaje a Israel en abril, el reci√©n nombrado secretario de Estado de EEUU, Michael Pompeo, reiter√≥ que “las fronteras de la soberan√≠a israel√≠ en Jerusal√©n seguir√°n siendo objeto de negociaciones entre las dos partes”.

En interminables filas avanzaban en el verano de 1948 miles de palestinos que, tras la fundación de Israel, perdieron su patria y debieron huir.

En enero, sin embargo, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declar√≥: “Hemos sacado a Jerusal√©n de la mesa. As√≠ que no hablaremos m√°s de ello”.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) condenó enérgicamente la decisión del gobierno de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel y desde entonces se ha negado a cooperar a nivel diplomático.

Los palestinos pierden la esperanza en una futura capital

“Esto demuestra que los americanos est√°n completamente del lado de Israel. No les importan los derechos de los palestinos. B√°sicamente nos est√°n diciendo a los palestinos que est√°n en contra de nuestro sue√Īo de tener un Estado. No nos queda nada”, dice Jawad Siyam, un activista palestino que particip√≥ en manifestaciones pac√≠ficas en Jerusal√©n Oriental en diciembre tras el anuncio de Estados Unidos.

“Repiten la historia, dici√©ndole a los palestinos: no tienen derechos aqu√≠ y otra naci√≥n puede tomar el control”, agrega.

Los palestinos quieren su propio estado con su capital en Jerusalén Este, que Israel conquistó en 1967 durante la Guerra de los Seis Días. En 1980 Israel anexó con éxito a Jerusalén Este y declaró a toda la ciudad como capital. Este paso nunca fue reconocido por la mayoría de la comunidad internacional, hasta ahora.

“¬ŅQui√©n es Trump para venir a decir que Jerusal√©n es Israel? ¬ŅQu√© tiene que ver √©l con Jerusal√©n?‚ÄĚ, dice otro joven que se dirige a la Puerta de Damasco, una de las principales entradas a la Ciudad Vieja. La decisi√≥n de Estados Unidos ignora a los habitantes palestinos y sus v√≠nculos hist√≥ricos y culturales con la ciudad, que es sagrada para musulmanes, jud√≠os y cristianos.

La apertura de la Embajada estadounidense se lleva a cabo en un momento cr√≠tico: las tensiones entre Ir√°n e Israel amenazan con aumentar a√ļn m√°s. En paralelo a la apertura de la embajada, que coincidir√° con el 70 aniversario de la fundaci√≥n de Israel, se espera que las protestas de hace semanas en la Franja de Gaza lleguen a su punto m√°ximo.

Desde finales de marzo, las manifestaciones de la llamada “Marcha del Retorno” tienen lugar all√≠ todos los viernes. Los palestinos recuerdan el d√≠a de la fundaci√≥n del Estado de Israel como el d√≠a de al-Nakba (“la cat√°strofe”), conmemorando as√≠ la huida, expulsi√≥n y la p√©rdida de su patria.

URL CORTA: http://rbb.cl/k5wj
Tendencias Ahora