Internacional
Lunes 14 octubre de 2019 | Publicado a las 16:55
Altercados con la policía y masivas protestas tras condena a prisión de independentistas catalanes
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

Miles de independentistas cortaron rutas y v√≠as f√©rreas en Catalu√Īa, llegando a bloquear parcialmente el aeropuerto de Barcelona, en protesta por la condena a nueve de sus l√≠deres a penas de hasta 13 a√Īos de c√°rcel por la fallida secesi√≥n de 2017.

Seg√ļn un periodista de la AFP, los agentes cargaron en repetidas ocasiones contra los manifestantes que, lanzando piedras y papeleras, intentaban romper el cord√≥n policial en la entrada del aeropuerto de la capital catalana, el segundo m√°s grande de Espa√Īa.

Convocados por una plataforma independentista bautizada ‘Tsunami Democr√°tico’ a “detener” las actividades del aeropuerto, rutas y v√≠as f√©rreas para acceder a √©l fueron cortadas por manifestantes, obligando a pasajeros a llegar a pie con su equipaje hasta el edificio.

Seg√ļn los servicios de urgencia, 37 personas resultaron heridas, 34 de las cuales en el aeropuerto.

Unos 108 vuelos fueron anulados, seg√ļn el administrador del aeropuerto Aena.

En otros lugares de Catalu√Īa tambi√©n fueron cortadas carreteras y v√≠as ferroviarias, se√Īalaron autoridades locales.

El objetivo era mostrar repudio a la sentencia que conden√≥ al exvicepresidente catal√°n Oriol Junqueras a 13 a√Īos de prisi√≥n por sedici√≥n y malversaci√≥n, la m√°s dura de las penas contra los doce separatistas procesados de febrero a junio por el Tribunal Supremo en Madrid.

Adem√°s de √©l, fueron condenados la ex presidenta del parlamento catal√°n, Carme Forcadell (11 a√Īos y medio), el expresidente y presidente de influyentes asociaciones independentistas ANC y Omnium Cultural, Jordi S√°nchez y Jordi Cuixart (9 a√Īos), y cinco antiguos ministros regionales (entre 10,5 y 12 a√Īos).

Otros tres ex ministros, que estaban en libertad condicional, deber√°n pagar una multa de 60.000 euros por el delito de desobediencia.

“No es justicia, es una venganza”, denunciaron en un comunicado com√ļn los nueve independentistas condenados a penas de c√°rcel.

“Volveremos”

“Volveremos, y volveremos m√°s fuertes (…) no teng√°is ninguna duda, volveremos y ganaremos”, indic√≥ en una carta Junqueras, l√≠der del partido Izquierda Republicana de Catalu√Īa (ERC), principal acusado en este juicio hist√≥rico en ausencia de Carles Puigdemont, expresidente catal√°n huido en B√©lgica.

Contra este √ļltimo el Tribunal Supremo emiti√≥ una nueva orden internacional de detenci√≥n por sedici√≥n y malversaci√≥n.

El movimiento independentista hab√≠a llamado a la “desobediencia civil pac√≠fica” en caso de condena, ante la cual muchos manifestantes mostraban su irritaci√≥n.

“Siempre hemos buscado v√≠as pac√≠ficas pero nadie nos hace caso. (…) Por eso hacemos esto, para causar la m√°xima molestia posible, que afecte a todo el mundo, a ver si se dan cuenta”, indic√≥ a la AFP cerca del aeropuerto Carles Navarro, un consultor de software de 49 a√Īos.

“Ahora s√≥lo nos queda la v√≠a de la desobediencia civil e institucional. Esto va para largo”, dijo Juli Cu√©llar, un funcionario de 44 a√Īos, en el centro de Barcelona.

Más allá de la reacción en la rica región nororiental de 7,5 millones de habitantes fuertemente divididos en cuanto a la independencia, la sentencia devolvió la cuestión catalana al centro del debate político, a escasas semanas de las elecciones legislativas del 10 de noviembre.

“Quimera” independentista

En su sentencia, los jueces descartaron la acusaci√≥n de rebeli√≥n, porque aunque qued√≥ “probada la existencia de violencia”, esta careci√≥ de “funcionalidad”, convirtiendo el prop√≥sito independentista “en una mera quimera”.

La fiscal√≠a solicitaba por rebeli√≥n 25 a√Īos de prisi√≥n contra Junqueras.

Los doce fueron juzgados por haber organizado el 1 de octubre de 2017 un refer√©ndum de autodeterminaci√≥n ilegal -marcado por im√°genes de violencia policial que dieron la vuelta al mundo-, y la proclamaci√≥n el 27 de ese mes en el Parlamento regional de una ef√≠mera “Rep√ļblica catalana”.

Esos hechos significaron la peor crisis pol√≠tica en Espa√Īa desde el fin de la dictadura de Francisco Franco en 1975.

Se conden√≥ a “unas personas que siempre actuaron con sentido absolutamente democr√°tico y escrupulosamente pac√≠fico”, afirm√≥ el presidente regional catal√°n, Quim Torra.

“Si dejamos de lado los extremismos podemos iniciar una etapa nueva en la que la vuelta a la concordia sea uno de los principales pilares de Catalu√Īa”, replic√≥ el presidente del gobierno, el socialista Pedro S√°nchez, quien dijo abogar por el “di√°logo” para salir de esta larga crisis pol√≠tica.

De todas maneras, S√°nchez ha prevenido de ser necesario de medidas extraordinarias para garantizar la seguridad en Catalu√Īa, incluso suspender su autonom√≠a regional, como ocurri√≥ en 2017.

Tendencias Ahora