Internacional
Viernes 19 julio de 2019 | Publicado a las 17:33
Turistas parisinos se quejaban de "ruidos" en un pueblo y su alcalde les dedica un sarc√°stico cartel
Por Paola Alem√°n
La información es de Radio France Internationale
visitas

Harto de las quejas de los turistas, un alcalde colocó un aviso en la entrada de su pueblito advirtiendo que los gallos cantan, las vacas mugen y los campanarios hacen ruido. Su iniciativa, celebrada en las redes sociales, recuerda el choque cada vez más recurrente entre la vida rural y quienes llegan allí pensando que van a un oasis de silencio.

Saint André de Valborgne es un pueblo de 400 habitantes en la región de las Cévennes, en el sudeste de Francia. Su alcalde, Régis Bourelly, se ha convertido en una estrella de las redes sociales luego de que colgara en su página de Facebook una foto del cartel que había instalado en la entrada de la aldea.

“¬°Atenci√≥n, pueblo franc√©s, usted entra por su cuenta y riesgo! Aqu√≠ tenemos campanarios que suenan regularmente, gallos que cantan muy temprano, reba√Īos que viven cerca, granjeros que trabajan para alimentarte. Si no lo soportas, est√°s en el lugar equivocado”, advierte. Y a√Īade: ‚ÄúSi no, tenemos buenos productos locales. Nuestros talentosos artesanos estar√°n gustosos de hacerte descubrir el ‚Äėsavoir-faire‚Äô y su producci√≥n‚ÄĚ.

R√©gis cuenta que tuvo la idea despu√©s de que unos turistas parisinos se acercaran el a√Īo pasado. “Vinieron a verme porque la campana son√≥ quince veces, porque el gallo cant√≥, porque los perros del vecino estaban ladrando”, recuerda.

‚ÄúTambi√©n vi en la televisi√≥n el juicio al gallo Maurice, as√≠ como a otro alcalde agredido porque ten√≠a ovejas. Le envi√© el cartel, as√≠ podr√° instalarlo‚ÄĚ, asegura.

Detr√°s de estas an√©cdota se esconde el choque cada vez m√°s recurrente entre citadinos y rurales. En Suiza, a otro gallo se le prohibi√≥ recientemente cacarear entre las 10 de la noche y las 8 de la ma√Īana, por lo que permanecer√° en su gallinero para no molestar a los vecinos.

No lejos de all√≠, en 2017, los habitantes de Biot, en Alta Saboya, se reunieron para protestar contra el sonido de las campanas de las vacas. El a√Īo anterior, una pareja logr√≥ que un vecino fuera condenado por el croar de ranas en su estanque.

En 2018, en la región del Var (sudeste de Francia), los turistas se quejaron del ruido característico de las cigarras…

Por lo pronto, el cartel del alcalde de Saint André de Valborgne es todo un éxito en las redes sociales, con decenas de miles de visitas en su página de Facebook. Habrá que ver si esto se traduce en un récord de visitas al pueblo, lo que probablemente termine con la bucólica tranquilidad de los vecinos.

Fue tanto el disgusto de los turistas capitalinos, que uno de ellos insultó al alcalde, diciéndole que era un idiota. Pero el funcionario tuvo una respuesta rápida para su agresor verbal.

Tendencias Ahora