Internacional
Jueves 31 mayo de 2018 | Publicado a las 08:13 · Actualizado a las 09:56
Rajoy enfrenta moci√≥n de censura en Espa√Īa que lo tiene al borde de la destituci√≥n
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Debilitado por una condena judicial a su partido por corrupci√≥n, el presidente de gobierno espa√Īol, Mariano Rajoy, se juega su supervivencia pol√≠tica en el Parlamento, que este jueves debate una moci√≥n de censura promovida por la oposici√≥n socialista para echarlo del poder.

“Su permanencia al frente de la presidencia del gobierno es da√Īina, y es un lastre no s√≥lo para Espa√Īa sino para su partido”, le espet√≥ a Rajoy el l√≠der socialista Pedro S√°nchez, quien lo reemplazar√° en el cargo si gana la moci√≥n.

“Aqu√≠ de lo que se trata es de que el se√Īor S√°nchez llegue. Todo lo dem√°s es literatura (…) lo importante es que llegue, eso s√≠, sin pasar por las urnas”, le recrimin√≥ Rajoy, cuya suerte la decidir√° la C√°mara Baja con su voto el viernes, con un resultado hasta ahora incierto.

La iniciativa fue presentada por los socialistas el viernes pasado, ante la sentencia del caso Gurtel, una trama de corrupci√≥n en la que una serie de empresas sobornaron a responsables del Partido Popular de Rajoy para obtener contratos p√ļblicos entre 1999 y 2005.

Adem√°s de condenar a 29 personas a 351 a√Īos de prisi√≥n, incluida una docena de ex dirigentes del PP, la sentencia oblig√≥ al partido a pagar 245.492 euros como “part√≠cipe a t√≠tulo lucrativo” de la trama corrupta, y dio por probado que el PP tuvo una caja negra desde 1989.

Igualmente, puso en duda la credibilidad de Rajoy, quien como testigo dijo ante los jueces que ignoraba cualquier financiación ilegal de la formación.

En d√≠as anteriores, los analistas daban pocas posibilidades de √©xito a la moci√≥n de censura, pero en las √ļltimas horas el viento cambi√≥ de direcci√≥n. Y los √°nimos estaban bajos en las filas del PP este jueves en la c√°mara.

Un estrecho colaborador de Rajoy coment√≥ que el debate parec√≠a m√°s bien “una moci√≥n de tortura”, aunque insisti√≥, al igual que otros responsables conservadores, en que no va a dimitir.

Por su lado, Sánchez, muy combativo, lanzó distintos mensajes a los partidos regionales, que resultarán decisivos en la votación.

El l√≠der del PSOE ofreci√≥ as√≠ “tender puentes” con el presidente independentista catal√°n Quim Torra, al que pocos d√≠as antes hab√≠a tachado de “supremacista”.

Y sobre todo, prometi√≥, “por responsabilidad de Estado”, mantener los presupuestos para 2018 elaborados por el gobierno de Rajoy, aprobados la semana pasada en la c√°mara baja y pendientes de tramitaci√≥n en el Senado.

Este gesto fue recibido como un gui√Īo al Partido Nacionalista Vasco (PNV), que gobierna esta regi√≥n del norte de Espa√Īa y obtuvo en los presupuestos un valioso paquete de 540 millones de euros de inversiones en infraestructuras.

Batalla de acusaciones

Las intervenciones de la ma√Īana fueron una aut√©ntica batalla dial√©ctica entre S√°nchez y Rajoy, un veterano pol√≠tico que en los √ļltimos a√Īos sobrevivi√≥ a la peor crisis pol√≠tica en cuatro d√©cadas, el desaf√≠o separatista catal√°n, y la peor crisis econ√≥mica tambi√©n en d√©cadas.

“Su soledad, se√Īor Rajoy, constituye el epitafio de un tiempo pol√≠tico, el suyo, que ya se ha terminado”, afirm√≥ S√°nchez, de 46 a√Īos.

“Dimita, se√Īor Rajoy, su tiempo acab√≥. Dimita y esta moci√≥n de censura habr√° terminado aqu√≠, hoy y ahora”, ret√≥ el l√≠der socialista, quien rechaz√≥ que se obligue a Espa√Īa a “a elegir entre corrupci√≥n y estabilidad, porque no hay mayor inestabilidad que la que emana de la corrupci√≥n”.

Rajoy, de 63 a√Īos y en el poder desde 2011, busc√≥ tachar la moci√≥n como “un ejercicio de oportunismo al servicio de una ambici√≥n personal” de S√°nchez.

“Ustedes mienten. No se puede venir al congreso de los diputados a mentir”, refut√≥ Rajoy, afirmando que en la sentencia de Gurtel, que ser√° recurrida, “no existe una l√≠nea (…) donde figure una condena penal al gobierno de Espa√Īa o al PP”.

Los vascos, decisivos

Con ayuda del PSOE y el probable apoyo de otras formaciones, entre ellos dos partidos separatistas catalanes, Sánchez llegaría a los 175 votos, uno menos de los 176 necesarios para aprobar la moción.

Así, el desenlace está en manos de los nacionalistas vascos del PNV (5 votos), que durante la tarde anunciarán sus intenciones.

Todos los aliados potenciales de S√°nchez reh√ļsan llamar a elecciones inmediatamente, algo que reclama el partido liberal Ciudadanos (32 diputados), con el viento a favor seg√ļn encuestas. Ferviente opositor de los privilegios fiscales del Pa√≠s Vasco y de los independentistas catalanes, critica a Rajoy pero reh√ļsa hasta ahora apoyar al PSOE.

Tendencias Ahora