Internacional
Viernes 25 mayo de 2018 | Publicado a las 11:47
Una indecisa Irlanda vota este viernes la legalización del aborto
Publicado por: Emilio Lara La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras aprobar el matrimonio homosexual hace tres a√Īos, los irlandeses votan este viernes en refer√©ndum si legalizan el aborto, en un plebiscito que medir√° la fuerza de la Iglesia Cat√≥lica en el pa√≠s.

Los electores decidirán concretamente si derogan la octava enmienda de la Constitución, que prohíbe abortar en todos los casos, salvo en el de peligro para la vida de la madre.

El plebiscito tiene lugar a tres meses de la visita del papa Francisco para el Encuentro Mundial de las Familias (World Meeting of Families, WMOF).

Los colegios electorales abrieron a las 07:00 horas locales, 02:00 en Chile; y cerrarán a 18:00 horas de Dublín. El recuento de los votos se hará el sábado y se espera conocer los resultados esa misma noche.

Los √ļltimos sondeos dan una leve ventaja a los partidarios del s√≠, pero esta se ha visto reducida en algunas encuestas y una de cada seis personas sigue indecisa, por lo que se augura un resultado re√Īido.

Muestra del inter√©s, m√°s de 118.000 ciudadanos solicitaron este a√Īo inscribirse en el censo electoral.

El presidente irlandés, Michael D. Higgins, y el primer ministro, Leo Varadkar, depositaron su voto en Dublín, cerca de sus domicilios.

Varadkar, que es médico de profesión y apoya liberalizar el aborto, dijo que la participación estaba siendo alta y que ello beneficiaba a la causa que defiende.

“Esperemos que gane el s√≠”, afirm√≥ el primer ministro, que asegur√≥ durante la jornada del jueves que el refer√©ndum constituye una oportunidad √ļnica en una generaci√≥n.

Leo Varadakar vota en un colegio cerca de su casa. Barry Cronin | Agencia UNO
Leo Varadakar vota en un colegio cerca de su casa. Barry Cronin | Agencia UNO

Perfil bajo de la Iglesia

Irlanda fue hasta hace pocos a√Īos un feudo de la Iglesia Cat√≥lica, por razones hist√≥ricas y tambi√©n pol√≠ticas, relacionadas con su secular enfrentamiento contra la anglicana Inglaterra. El pa√≠s se independiz√≥ del Reino Unido a principios del siglo XX.

Sin embargo, el esc√°ndalo de los abusos sexuales a ni√Īos por parte del clero, entre otros, fueron debilitando su posici√≥n y, aunque m√°s de tres cuartas partes del pa√≠s se declar√≥ cat√≥lica en el censo de 2016, la asistencia a misa ha deca√≠do.

En el refer√©ndum de hace tres a√Īos sobre el matrimonio homosexual, la Iglesia adopt√≥ una posici√≥n mucho m√°s visible y perdi√≥, y en este ha optado por un perfil bajo, en un tema cuya opini√≥n conoce todo el mundo.

El aborto est√° penado con hasta 14 a√Īos de c√°rcel, aunque el embarazo sea el resultado de una violaci√≥n o un incesto, y s√≥lo se permite si est√° en peligro la vida de la madre.

En 2013 se decidió que las mujeres cuya vida peligraba por el embarazo pudieran interrumpirlo, tras el escándalo causado por la muerte de Savita Halappanavar, que murió al negársele un aborto.

Si se impone el sí, el gobierno Varadkar ya tiene listo un cambio en las leyes que permitiría abortar libremente durante las doce primeras semanas de embarazo y, en algunas circunstancias, durante los primeros seis meses.

La idea del nuevo referéndum ganó impulso con el caso de Amanda Mellet, que tuvo que viajar a Reino Unido para abortar después de que se detectara que el feto sufría una anomalía mortal y que llevó su caso a la ONU.

Votantes llegan al St. Patrick's Boys National School. Barry Cronin | Agence France-Presse
Votantes llegan al St. Patrick’s Boys National School. Barry Cronin | Agence France-Presse

“Siento mucha emoci√≥n”

En ciudades y pueblos, la división era patente.

Gavin Boyne, un estudiante de filosof√≠a de 20 a√Īos, explic√≥ que le deb√≠a la vida a la prohibici√≥n del aborto y que iba a votar a favor de mantener la octava enmienda.

Su madre quedó embarazada accidentalmente y sus padres decidieron enviarla a Inglaterra para abortar, pero finalmente echaron pie atrás.

“Mis abuelos reconocieron que era un ser humano √ļnico, con un valor, as√≠ que no pod√≠an hacer que me mataran. Si la octava enmienda no hubiera existido en 1998, hoy no estar√≠a aqu√≠”, afirm√≥.

Para la dublinesa Ciara Grealy, de 21 a√Īos, no tiene sentido “exportar a mujeres a otros pa√≠ses para hacer algo que deber√≠an poder hacer aqu√≠ de manera segura y legal”.

En el peque√Īo pueblo de Kilcullen, unos 50 kil√≥metros al sudoeste de la capital, Sean Murphy dijo a la agencia internacional Agence France-Presse que no ve√≠a “ning√ļn motivo para cambiar la posici√≥n de ahora”.

De vuelta en la capital, Helen, de 47 a√Īos, que no quiso dar su apellido y que sufri√≥ un c√°ncer, explic√≥ que no hubiera podido someterse a radioterapia de haber estado embarazada, en virtud de las leyes que dan a los fetos el mismo derecho a vivir que a las madres.

“No he podido dormir, siento mucha emoci√≥n”, dijo esta mujer, poco antes de que otro votante se entrometiera en la conversaci√≥n para lanzarle la pregunta de si la vida era un bien precioso para ella o no.

Campa√Īa pro vida en las calles de Dubl√≠n. Barry Cronin | Agence France-Presse
Campa√Īa pro vida en las calles de Dubl√≠n. Barry Cronin | Agence France-Presse
Tendencias Ahora