Internacional
Juicio a un exbanquero brit√°nico en Hong Kong por el asesinato de dos mujeres
Publicado por: Claudia Mi√Īo La informaci√≥n es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El banquero británico Rurik Jutting secuestró y torturó a una de sus víctimas durante tres días, declaró el fiscal este lunes, primer día del juicio por el asesinato en 2014 de dos jóvenes indonesias en Hong Kong.

El exestudiante de Cambridge de 31 a√Īos, que film√≥ a sus v√≠ctimas con su tel√©fono inteligente, es pasible de una pena de cadena perpetua.

Rurik Jutting se declar√≥ “no culpable” de los asesinatos, defendiendo su “responsabilidad atenuada”, aunque reconoci√≥ haber cometido dos homicidios involuntarios.

Estos √ļltimos cargos fueron rechazados y el acusado ser√° juzgado por doble asesinato durante tres semanas ante la Alta Corte de la excolonia brit√°nica. Se trata del caso de asesinato m√°s importante de la √ļltima d√©cada en este territorio del sur de China.

Sumarti Ningshi y Seneng Mujiasih, ambas de una veintena de a√Īos, fueron halladas muertas en el apartamento de alta gama del acusado, en el barrio de Wanchai, el 1 de noviembre de 2014.

Fue el propio Jutting, exempleado del Bank of America Merrill Lynch, quien avisó a la policía.

El juez Michael Stuart-Moore advirti√≥ al jurado que las im√°genes tomadas por el acusado eran “verdaderamente muy chocantes”. “El acusado incluso grab√≥ una parte de las torturas que infligi√≥ a la primera v√≠ctima”.

Seg√ļn el fiscal John Reading, el acusado tortur√≥ a Sumarti Ningsih durante tres d√≠as antes de matarla en la ducha con un cuchillo de sierra.

Ningsih, en Hong Kong con un visado de turista, ya había tenido relaciones sexuales de pago con Jutting, aunque le pidió que le pagara sólo una parte de la suma para poder irse, pues éste había sido violento con ella.

Al final, aceptó verle de nuevo el 26 de octubre a cambio de una cantidad de dinero no precisada.

Tras su muerte, el acusado la envolvi√≥ en unas lonas de pl√°stico y la meti√≥ en una maleta, seg√ļn Reading. Jutting cont√≥ en una grabaci√≥n cu√°nto le hab√≠a gustado matarla y que no habr√≠a podido hacerlo sin consumir coca√≠na.

El 31 de octubre, Jutting se reunió por primera vez con Seneng Mujiasih, en Hong Kong con un visado de empleado doméstico, en un bar de Wanchai y le propuso pagarle a cambio de tener relaciones sexuales con él.

Anteriormente, √©ste hab√≠a escondido debajo de los cojines del sof√° dos cuchillos y hab√≠a comprado un martillo, un soplete y cuerdas de pl√°stico, seg√ļn la acusaci√≥n.

“El acusado cont√≥ a la polic√≠a que sali√≥ esa noche en busca de una presa y que Mujiasih era su presa“, lanz√≥ Reading.

La degolló poco después. Al llegar al lugar, los policías la encontraron yaciendo sobre un charco de sangre.

Unas horas después, en el balcón, descubrieron el cuerpo en descomposición de la primera víctima.

Delante del tribunal, un peque√Īo grupo de manifestantes miembros de asociaciones de ayuda a los inmigrantes indonesios pidieron un “juicio r√°pido y justo” as√≠ como indemnizaciones para las familias de las v√≠ctimas.

Tendencias Ahora