Internacional
Trump se enfrenta este domingo al difícil ejercicio de dar un discurso sobre el islam
Publicado por: Felipe Delgado La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Donald Trump se enfrenta este domingo en Arabia Saudita al difícil ejercicio de pronunciar un discurso sobre el islam, en su estreno a nivel internacional, en el segundo día de su primera gira al extranjero desde que asumió el cargo.

Si este desaf√≠o estar√≠a sembrado de obst√°culos para cualquier presidente estadounidense, para Trump, que durante la campa√Īa lanz√≥ declaraciones incendiarias y cuyo decreto migratorio fue acusado de discriminar a los musulmanes, la tarea se perfila a√ļn m√°s ardua.

El s√°bado su primera jornada en Riad estuvo centrada en los anuncios de los megacontratos por m√°s de 380.000 millones de d√≥lares, incluidos 110.000 millones en ventas de armas a Riad para hacer frente a las “amenazas” de Ir√°n.

“Empleos, empleos, empleos”, fue el resumen de la jornada, seg√ļn Trump, que aprovech√≥ el viaje para olvidar los problemas que le esperan en Washington.

En el esperado discurso, el presidente republicano subrayar√° su “esperanza” de una “visi√≥n pac√≠fica” del islam.

Su influyente consejero en temas de seguridad nacional, el general H.R. McMaster, prometi√≥ que el discurso ser√≠a “una fuente de inspiraci√≥n” pero que tambi√©n tendr√≠a un tono “franco”.

“√Čl va a ser muy directo evocando la necesidad que hay de enfrentar el extremismo y el hecho de que muchos en el mundo musulm√°n, no s√≥lo no han hecho lo suficiente sino que adem√°s alentaron el extremismo, m√°s all√° de las palabras bonitas”, explic√≥ un funcionario de la Casa Blanca que pidi√≥ permanecer en el anonimato.

La elección de las palabras

¬ŅQu√© palabras elegir√° el presidente? ¬ŅQu√© tono va a adoptar? ¬ŅEs posible que decida suavizar su discurso para no ofender a sus anfitriones, con el riesgo de decepcionar a una parte de su electorado?

¬ŅVa a utilizar la expresi√≥n “terrorismo isl√°mico radical”, muy usada durante la campa√Īa pero que provoc√≥ ronchas en todo el mundo musulm√°n? Esta expresi√≥n se convirti√≥ en uno de sus distintivos frente a los dem√≥cratas, a quienes acusaba de carecer de claridad y de determinaci√≥n.

“¬ŅEn que podr√≠a esta f√≥rmula ayudar a obtener resultados”, dijo entonces Barack Obama indignado, quien en varias ocasiones advirti√≥ contra la “ret√≥rica del odio” hacia los musulmanes.

En diciembre de 2015, poco despu√©s del lanzamiento de su campa√Īa, Donald Trump propuso lisa y llanamente cerrar el acceso a Estados Unidos a todos los musulmanes, para tener el tiempo de reflexionar y “comprender este problema”.

Incluso en Estados Unidos, acostumbrado a las declaraciones de alto calibre de Trump, esta proposición, rápidamente abandonada, causó conmoción.

Y le valió varios detractores, que argumentaban que la constitución estadounidense prohíbe cualquier tipo de discriminación religiosa.

“Yo creo que el islam nos odia”, dijo en una entrevista en marzo de 2016.

La sombra de Bush y de Obama

Pero un a√Īo despu√©s, ya investido como presidente de la primera potencia mundial, es probable que Trump cambie su registro, por un tono que finalmente no se aleje tanto del de sus predecesores, Barack Obama y George W. Bush.

Salvo que, como es com√ļn, decida dejar de lado el texto y el teleprompter, y se lance en un mon√≥logo con consecuencias imprevisibles.

Unos d√≠as despu√©s de los atentados del 11 de septiembre de 2001, reivindicados por Al Qaida, en un discurso que se hizo famoso, George W. Bush acudi√≥ a una mezquita en Washington donde defendi√≥ la idea de que “el islam es la paz”.

Barack Obama, por su parte, hab√≠a elegido una universidad en El Cairo, en junio de 2009, para exponer, bien al comienzo de su mandato, su visi√≥n del islam. Un discurso que comenz√≥ por un salom√≥nico “Salam Alaikum” (que la paz sea con ustedes), dirigido a los 1.500 millones de musulmanes que hay en el mundo.

En cambio, Trump debería, en cualquier caso, aprovechar la ocasión para endurecer su discurso frente a Irán para el gran deleite de las monarquías sunitas del Golfo.

El lunes en la ma√Īana, Trump dejar√° Riad con destino a Israel, la segunda etapa de un viaje que lo llevar√° tambi√©n a los territorios palestinos, al Vaticano, a Bruselas y a Sicilia, donde asistir√° a las cumbres de la OTAN y del G7.

Una agenda cargada sobre la que planea la larga sombra de la investigaci√≥n sobre los supuestos v√≠nculos entre el equipo de campa√Īa de Donald Trump y Rusia.

Tendencias Ahora