Internacional
Lunes 24 septiembre de 2018 | Publicado a las 14:20 · Actualizado a las 14:36
49 d√≠as perdido en alta mar: video muestra el dram√°tico rescate de un adolescente por barco paname√Īo
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

3 pa√≠ses en una sola historia: Indonesia buscaba a un adolescente perdido en alta mar, Jap√≥n fue el √ļltimo escenario del naufragio y Panam√° puso a los h√©roes.

Aldi Novel Adilang, un joven originario de Sulawesi, se embarcó como era habitual en su modesta barcaza de madera. Era el mes de julio y tenía que cumplir su rol de atraer a los peces, vigilando la trampa flotante 125 kilómetros mar adentro de su isla.

Desde los 16 a√Īos se dedicaba a colocar las l√°mparas que atraen a los peces hacia el ‚Äúrompong‚ÄĚ pero esta vez algo sali√≥ muy mal.

Ancl√≥ el barco, seg√ļn √©l, a una larga cuerda en el lecho marino y se aprestaba a recoger la pesca que entregar√≠a esa semana a sus empleadores.

Sin embargo, el amarre se desató debido a los fuertes vientos que lo empujaron mar adentro, en aguas indonesias. Fue tan rápido, que el joven no pudo reaccionar para volver al punto en el que estaba.

En pocos d√≠as hab√≠a cruzado aguas internacionales, sin ser detectado por radares u otros barcos pesqueros de gran tama√Īo.

El siguiente video puede dar una idea del camino recorrido involuntariamente por el desesperado joven. La historia ha sido publicada por medios como The Guardian.

Una biblia, pesca del día, agua colada y pensamientos suicidas

Aldi vivió su propia historia de náufrago, solo vista en películas. A medida pasaban los días, supo que debía alimentarse con lo que mejor sabía hacer: la pesca. Puso manos al océano y extrajo peces con los que pudo saciar un poco el hambre.

Pudo cocinarlos porque en su peque√Īa embarcaci√≥n de madera, los mismos trozos serv√≠an para hacer el fuego.

La sed la calm√≥ el agua de mar. Para quitarle el exceso de sal, us√≥ su ropa como colador, a√ļn as√≠ se presume dif√≠cil de digerir.

Lloraba constantemente por la desesperaci√≥n de estar perdido y pensaba lo peor, seg√ļn se lo dijo en una entrevista al peri√≥dico TribunManado. ‚ÄúPens√© que iba a morir por ah√≠‚ÄĚ, en referencia al enorme oc√©ano que le rodeaba.

Confes√≥ adem√°s que por momentos pens√≥ en lanzarse al mar, pero su esp√≠ritu de supervivencia y las ense√Īanzas b√≠blicas, fueron clave para mantenerse literalmente a flote. Su biblia lo acompa√Ī√≥ en todo momento.

The Guardian
The Guardian

Rescate made in Panam√°

Agotado por su terrible travesía. Aldi, vio una tarde como la esperanza se materializaba con un enorme barco que se acercaba a él.

Era una embarcaci√≥n de bandera paname√Īa que lo ubic√≥ en aguas japonesas, Osaka, para ser exactos. Luego de avistarlo, vino el operativo de rescate.

Se acercaron lo m√°s que pudieron al debilitado joven y extendieron una escalera de madera. Casi sin fuerzas, Aldi se ve en un video tomado por la tripulaci√≥n del barco, subir con sus √ļltimas fuerzas, despu√©s de 49 d√≠as en alta mar.

Uno a uno de los escalones y casi quedando sin ropa, el joven logra ascender y es recibido por los ocupantes del barco, quienes, entre el asombro y la felicidad de rescatar una vida en semejantes condiciones, lo sientan en la cubierta, le extienden una manta sobre su fragil cuerpo y le dan agua para hidratarlo.

NBC News
NBC News

Se pusieron en contacto con autoridades consulares de Indonesia en territorio japonés y al cabo de unos días, Aldi fue devuelto a su país y a sus seres queridos en Sulawesi, donde el viento marino lo empujó a aguas de otro país, pero la suerte lo devolvió con la ayuda de ciudadanos de otro territorio, hasta su hogar.

Free Republic
Free Republic
Tendencias Ahora