Internacional
Miércoles 31 octubre de 2018 | Publicado a las 16:12 · Actualizado a las 16:18
¬ŅC√≥mo se organizar√° el PT de Lula da Silva para liderar la oposici√≥n a Bolsonaro?
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
visitas

El Partido de los Trabajadores del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva pretende comandar la oposición al gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, pero antes deberá sopreponerse al descrédito y resolver si toma distancias de su encarcelado y carismático líder.

Desprestigiado por la corrupción que envolvió a casi toda la clase política, el PT tuvo como verdugo en las urnas nada menos que a un exmilitar nostálgico de la dictadura (1964-1985), contra la que Lula y su organizacion construyeron su historia.

“Hubo un trabajo muy fuerte de descr√©dito del PT con fake news (…)
, el antipetismo creci√≥ como el anticomunismo en su √©poca”, dijo a la AFP el excanciller de Lula, Celso Amorim.

Bolsonaro explot√≥ a fondo el resentimiento de millones de brasile√Īos contra la izquierda que gobern√≥ el pa√≠s de 2003 a 2016 y, surfeando en la ola ultraconservadora que se abre paso en el mundo, derrot√≥ a Fernando Haddad, el delf√≠n de Lula, por un margen de diez puntos (55% a 45%).

Sin embargo, Bolsonaro tambi√©n es el villano para millones de brasile√Īos asustados por sus ofensas contra las minor√≠as y su propuesta radical contra el crimen, que incluye facilitar el acceso a las armas para la “gente de bien”.

Su llegada al poder, el pr√≥ximo 1¬ļ de enero, tambi√©n escandaliza a feministas y ecologistas y muchos gobiernos saludaron con cautela su victoria.

“Creo que existe una gran oportunidad para que el PT y otros partidos que se quieran poner en el lado correcto de la lucha, con causas hist√≥ricamente asociadas a los derechos fundamentales e individuales”, sostuvo C√©sar Zucco, polit√≥logo de la Fundaci√≥n Get√ļlio Vargas.

¬ŅDesprenderse de Lula?

Con 56 diputados, el PT consiguió la mayor bancada en la Cámara baja y se quedó con seis senadores para ejercer la oposición en uno de los Congresos más fragmentados y conservadores desde el retorno de la democracia en 1985.

Bolsonaro, que catapultó al Partido Social Liberal (PSL) como segunda fuerza en la cámara, tendrá que armar una coalición a partir de un mosaico de una treintena de partidos.

Aunque el terreno parezca favorable para una izquierda que creci√≥ en la oposici√≥n al r√©gimen militar, el PT est√° confrontado al dilema Lula, que desde abril purga una pena de 12 a√Īos de c√°rcel por lavado de activos y corrupci√≥n pasiva.

La batalla judicial para conseguir su excarcelación prácticamente consumió el trabajo político del PT, que defiende la inocencia de su fundador.

“No hay un clamor generalizado para que se libere a Lula y si esa va a ser ser su principal bandera, el PT se dar√° un tiro en el pie”, sostiene Zucco.

El partido, que cuenta con una base cautiva de un 30% del electorado, está obligado a atraer a nuevas fuerzas para lograr lo que no consiguió en las elecciones: armar un gran frente contra Bolsonaro.

Aunque ya el centroizquierdista Ciro Gomes, tercero en la primera ronda electoral, rompió con sus exaliados acusándolos de propiciar el fenómeno Bolsonaro.

“El lulopetismo se convirti√≥ en un caudillismo corrupto y corruptor que cre√≥ una fuerza antag√≥nica que es la mayor fuerza en Brasil hoy”, afirm√≥ el excandidato por el Partido Democr√°tico Trabalhista (PDT) en una entrevista publicada este mi√©rcoles por el diario Folha de S.Paulo.

Relevo

Aun así Ricardo Musse, profesor de sociología de la Universidad de Sao Paulo y experto en el Partido de los Trabajadores, cree que el PT no está en condiciones de tomar distancias de Lula para ganar más apoyos.

“El lulismo es m√°s grande que el PT. El partido tiene el respaldo de los trabajadores organizados, movimientos sociales, pero Lula tiene el de la masa desorganizada de la sociedad, la de los m√°s pobres”, se√Īal√≥.

Fue precisamente en la empobrecida región del nordeste de Brasil donde Haddad consiguió 20,2 millones de votos de los 47 millones que obtuvo en el balotaje.

El exalcalde de Sao Paulo solo asumió la candidatura del PT en septiembre, luego de que Lula quedara inhabilitado para competir por la presidencia. Las encuestas mostraban al exmandatario como favorito frente a Bolsonaro.

Haddad salió fortalecido de la elección, aunque su liderazgo difícilmente podrá cohesionar a las diferentes corrientes de su partido.

“El PT no es un partido homog√©neo (…). Va a tener un sector que intentar√° desvincularse de Lula; otro que conducir√° la oposici√≥n pol√≠tica – y esa ser√° b√°sicamente la posici√≥n de Haddad – y habr√° un sector que impulsar√° la resistencia social con acciones de calle”, seg√ļn Musse.

Toda esto se dar√° mientras avanza el proceso de renovaci√≥n generacional y de estrategia pol√≠tico-geogr√°fica. “El principal centro de formaci√≥n de cuadros pol√≠ticos del PT fue Sao Paulo (donde surgi√≥, ndlr), pero ya comienza a tener m√°s peso el nordeste”, concluy√≥ el experto.

Tendencias Ahora