Internacional
Jueves 04 octubre de 2018 | Publicado a las 10:25
La importancia de las redes sociales en la campa√Īa del ultraderechista Bolsonaro en Brasil
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En una reciente transmisión en vivo a través de Facebook desde su casa en Rio de Janeiro, el ultraderechista Jair Bolsonaro reconoció que las redes sociales tienen mucho que ver con su liderazgo en los sondeos presidenciales en Brasil.

“Si nos perdemos esto (las redes sociales), se acab√≥”, expres√≥. “Si no tuvi√©ramos esto, puedes estar seguro de que el partido se estar√≠a jugando entre el PT (izquierda) y el PSDB (centroderecha)”, agreg√≥ en referencia a los dos partidos que han dominado las batallas electorales del √ļltimo cuarto de siglo.

Este controvertido exmilitar de 63 a√Īos, que se lanz√≥ a la presidencia con un partido min√ļsculo y sin poder, est√° logrando lo que parec√≠a imposible en Brasil: liderar los sondeos, con casi un tercio de intenci√≥n de voto, pese a contar con s√≥lo ocho segundos de propaganda televisiva gratuita tres veces por semana.

Hasta ahora el arma central de las campa√Īas eran los anuncios del llamado “tiempo de televisi√≥n”, distribuido en funci√≥n del tama√Īo de los partidos y las coaliciones. Cuatro de las √ļltimas elecciones presidenciales las gan√≥ el candidato con mayor tiempo de propaganda.

Pero en esta campa√Īa, las redes sociales como Facebook, Whatsapp, Twitter o Instagram, que tienen en Brasil un mercado de m√°s de 100 millones de usuarios, lograron quebrar la hegemon√≠a de la pantalla chica.

“Las redes sociales tuvieron mucho m√°s influencia en la campa√Īa presidencial que los programas electorales (de televisi√≥n)”, explica a la AFP Caio T√ļlio Costa, cofundador de Torabit, una plataforma de monitoreo digital.

“Los candidatos con m√°s tiempo (de propaganda), como (el centroderechista Geraldo Alckmin y [el exministro de Hacienda Henrique] Meirelles tienen un p√©simo desempe√Īo en las encuestas”, explic√≥.

Otros analistas sugieren que la campa√Īa en la pantalla chica sigue teniendo peso y explica en parte el mete√≥rico ascenso en las encuestas de Fernando Haddad, quien el 11 de septiembre reemplaz√≥ al encarcelado expresidente Luiz In√°cio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), que dispone del segundo mayor tiempo de propaganda televisiva.

“A Haddad le sirvi√≥ mucho la televisi√≥n para que la poblaci√≥n tomase conocimiento de que √©l era el candidato de Lula”, dijo a la AFP el analista pol√≠tico Michael Mohallem, de la Fundaci√≥n Get√ļlio Vargas.

Desde el hospital

Consciente de su inferioridad de condiciones “televisivas”, Bolsonaro no tuvo otro remedio que apostarlo todo a las redes sociales, sobre todo despu√©s de que la pu√Īalada recibida el 6 de septiembre le dejara tres semanas hospitalizado, fuera de la campa√Īa callejera y sin posibilidad de asistir a los debates.

El excapit√°n del Ej√©rcito anunci√≥ que no participar√≠a en el √ļltimo debate, organizado este jueves por la cadena Globo. Su rival centroizquierdista Ciro Gomes lo acus√≥ de haber obtenido un “certificado m√©dico falso”, para evitar una exposici√≥n que se le hace innecesaria y que compensa ampliamente con su predominio en redes sociales.

“Bolsonaro es el que tiene mejor desempe√Īo en las redes. Un peque√Īo ejemplo: un pico de 1,2 millones de ‘me gusta’ en Facebook en el √ļltimo mes (exactamente al 1 de octubre)”, explica Costa.

Seg√ļn una encuesta de Datafolha divulgada el martes, los electores de Bolsonaro tienen el √≠ndice m√°s alto de usuarios de alguna red social (81%, contra el 59% de Haddad).

Y también son los que más usan Whatsapp y Facebook para leer y compartir noticias. Entre Facebook, Twitter e Instagram, Bolsonaro tiene más de 12 millones de seguidores.

Guerra de ‘fake news’

Pese a los esfuerzos hechos por las propias plataformas, las autoridades brasile√Īas y los medios de comunicaci√≥n para combatir la desinformaci√≥n, nadie ha podido evitar que las redes sigan siendo un canal propicio para las noticias falsas y la confusi√≥n.

Especialmente en estas elecciones, las m√°s polarizadas de la historia reciente de Brasil, celebradas en un contexto de profunda desconfianza hacia los pol√≠ticos tras a√Īos de esc√°ndalos de corrupci√≥n, de cr√≠tica situaci√≥n econ√≥mica y de elevados niveles de violencia en las calles.

Tanto Bolsonaro como Haddad lograron reunir poderosos ejércitos de militantes digitales que viralizan cuanto contenido convenga a sus candidatos.

Y ambos se acusan mutuamente de estar detr√°s de las noticias falsas generadas y difundidas a base de “bots” (cuentas automatizadas), usados para esparcir contenidos e inflar seguidores.

El martes, Haddad denunci√≥ un “juego bajo”, apunt√≥ a Bolsonaro como sospechoso y anunci√≥ un n√ļmero de tel√©fono para recibir denuncias.

Los analistas advierten de que esta pelea se volverá más encarnizada en caso de segunda vuelta, donde Bolsonaro dispondría además del mismo tiempo de propaganda televisiva que Haddad.

Tendencias Ahora