Poco duró en el nuevo ciclo de Verdades Ocultas Andrés Benavemente, mejor conocido por los fanáticos como Leonardo San Martín (Carlos Díaz), uno de los grandes villanos de la historia.

Aunque no se especificó de qué estaba enfermo, Leonardo estaba postrado en cama y falleció en España, en la compañía de su hija Martina (Camila Hirane).

Recordemos que él y Rocío (Hirane) escaparon del país en el final del ciclo anterior, donde se casaron y comenzaron una nueva vida con nuevas identidades. El matrimonio, sin embargo, estuvo lejos de ser de ensueño y ella comenzó a culparlo de haberla manipulado y alejado de su familia.

La muerte de Leonardo también golpeó a Cristóbal Valencia (Matías Oviedo), con quien estableció un estrecho vínculo cuando este aún era un niño, y a quien también había ordenado secuestrar a los dos años.

Pero esta no es la primera vez que el personaje enfrenta la muerte. En uno de los primeros ciclos, Leonardo fue dado por muerto luego de estrellarse un avión donde supuestamente viajaba junto con Agustina (Carmen Zabala), también escapando del país.

Más tarde se descubrió no sólo que estaba vivo, sino que Agustina se había escapado de él y sometido a una cirugía plástica para cambiar su rostro y que él no la pudiera reconocer.

Más tarde, en otro final de temporada, el vehículo de Leonardo se volcó y lo dejó con serias lesiones. Sin embargo, fue Tomás (Oviedo) quien decidió acabar con su vida disparándole en reiteradas ocasiones en la clínica, luego de enterarse que estaba detrás de la presunta muerte de su hijo.

Pero claramente no murió en aquella oportunidad y regresó cinco años después como “El Santo”, con cicatrices en su rostro y cojeando, lesiones de las que se recuperó milagrosamente.

Recordemos que la teleserie vivió este lunes un salto de 25 años, donde algunos de sus actores pasaron a interpretar otros personajes, mientras que los roles principales quedaron en manos diferentes artistas.

Mira aquí algunas reacciones