De manera tajante, el Banco Central afirmó que todas sus operaciones y monitoreos ante los retiros de las AFP "no constituyeron crédito, ni efectos patrimoniales; y las administradoras de fondos previsionales no han obtenido ganancia alguna producto de ellas".

El diputado Guillermo Ramirez (UDI) aseguró que el Banco Central le prestó dinero a las AFP para pagar los retiros de fondos.

En concreto, afirmó que esos retiros los financió el instituto emisor durante una entrevista con el matinal de Chilevisión, “Contigo en la Mañana”.

“¿Saben quiénes pagaron el primer, segundo y tercer retiro de las AFP? No fueron las AFP. El que pagó eso fue el Banco Central” para “salvar la economía”, sostuvo en diálogo con los conductores del programa.

Ante eso, el Banco Central salió a aclarar lo emitido por el parlamentario a través de un comunicado y subrayó que su actuar durante los retiros de fondos se enmarcó en “un conjunto de medidas excepcionales para enfrentar episodios de volatilidad financiera, asociados a ajustes abruptos y significativos de portafolio”.

Todas esas iniciativas, dijo el BC, estuvieron ajustadas a su mandato legal, ya que “el resguardo de la estabilidad de la moneda y la estabilidad del sistema de pagos, han tenido como objetivo principal mitigar el impacto de estos episodios sobre los mercados y, por ende, sobre las condicionas financieras que enfrentan las personas”.

Como los retiros involucraron la liquidación de activos por parte de las AFP, y la liquidación ordenada de dichos activos “es esencial para preservar la estabilidad financiera y la eficiencia del proceso de formación de precios”, el Banco Central remarcó que implementó medidas al respecto sólo en uso de sus atribuciones legales.

Con todo, el instituto emisor explicó que su actuar tuvo por objeto que las personas pudieran disponer de los ahorros retirados en sus cuentas vista o corrientes de manera prácticamente inmediata, permitiendo, por otra parte, “que la liquidación de los instrumentos financieros se realizara en un plazo de meses y no de días”.

“De esta manera se evitó generar un daño significativo a la economía nacional y al valor de los fondos de los propios afiliados”, añadió.

Por último, de manera enfática, el Banco afirmó que esas operaciones “no constituyeron crédito, ni efectos patrimoniales, y las administradoras de fondos previsionales no han obtenido ganancia alguna producto de ellas”.