Cultura
Cr√≠tica de Teatro: “In√ļtiles”, irreverencias que matan
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Puede gustar o no su opci√≥n, pero Enesto Orellana (‚ÄúLos justos‚ÄĚ) ha logrado una madurez de suficiente espesor para que su talento como director y dramaturgo se manifieste en un muy buen nivel esc√©nico.

Y la razón es bien simple: su imaginación como creador teatral y su punto de vista como observador crítico de la realidad político-social y humana se complementan con el manejo de los recursos que utiliza.

Es decir, sabe lo que hace (algo que no es tan com√ļn) y no manifiesta en escena s√≥lo buenos deseos e intenciones art√≠sticas.

En ‚ÄúIn√ļtiles‚ÄĚ arremete contra el gusto y las sensibilidades indefinidas o pacatas y, se podr√≠a decir, las buenas costumbres esc√©nicas.

Con su compa√Ī√≠a Teatro Sur, sube al escenario una comedia con tintes barrocos, recargada en todos los planos ‚Äďescenograf√≠a, vestuario, colorido, como tambi√©n en la l√≠nea actoral, el universo sonoro y el uso de modismos actuales- que se justifican y encajan con la propuesta.

Narra la historia de una familia aristocr√°tica del siglo XVIII en el lejano y salvaje sur de Chile, durante una comida familiar, con un obispo de visita, en momentos en que los sirvientes y la indiada se rebelan o amenazan rebelarse, e incluye escenas que resit√ļan el relato en nuestros d√≠as.

Aristas de ayer y hoy

Pero el encuentro hogare√Īo se frustra, a la se√Īora de la casa la asaltan pulsiones y traumas, su hijo ‚Äďun tipo que parece reventado- nunca sabr√° que hacer con su vida, mientras que el obispo da rienda suelta a sus deseos.

Cada uno expone una arista de la sociedad, del poder y de su decadente capacidad de contaminarlo todo y perdurar en el tiempo.

En conjunto, una met√°fora de la discriminaci√≥n existente en el pa√≠s en sus diversas formas, iniciada en la √©poca colonial, y c√≥mo el autoritarismo se instal√≥ en la g√©nesis de la rep√ļblica y sigue vivo, lo que se refuerza con textos de personalidades pol√≠ticas de la historia reciente de Chile.

Adem√°s de los diversos temas que aborda el texto, la fuerza de esta comedia con tintes de farsa, seria y burlona, agresiva e inteligente, tiene como otro

soporte el trabajo ejemplar del elenco de actores: el sobresaliente Tito Bustamante, Nicol√°s Pavez, Guilherme Sep√ļlveda, Tamara Ferreira, Eric Melo y Tom√°s Henr√≠quez.

Se mueven con fuerza corporal, gestual y vocal, sin que se les vaya de las manos el control de la dosis de locura que exige el director para no caricaturizar a sus personajes y transmitir bien lo que cada uno significa.

El símbolo más discutible en este montaje, quizás porque le falta desarrollo, sea el personaje que encarna Tamara Ferreira, gran actriz.

Interpreta a la hija ileg√≠tima entre el difunto esposo de la due√Īa de casa y una sirviente mapuche: est√° en escena desde el comienzo, instalada en una especie de altar, como semicongelada, hasta que une pasado y presente cuando reacciona frente a un trabajador del correo que llega a la mansi√≥n.

Machismo, clasismo, racismo, homofobia y autoritarismo denuncia este montaje, sombras del pasado que subsisten. Y que averg√ľenzan.

Teatro Sidarte. Ernesto Pinto L. 131. Jueves, viernes y s√°bado, 20.30; domingo, 19.30 horas. Entrada general $ 6.000; estudiantes y ni√Īos $ 4.000. Hasta el 19 de Junio.

Tendencias Ahora