Tecnología
Martes 22 enero de 2019 | Publicado a las 19:27
Expertos explican por qué el terremoto 6,7 de Coquimbo fue más destructivo que el 8,2 de 2015
Por Felipe Díaz
La información es de Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El tipo particular de sismo cuya ruptura se localiz√≥ al interior de una placa, la intensidad del movimiento y la localizaci√≥n del hipocentro, entre otras elementos, hicieron que el terremoto del s√°bado fuera mucho m√°s destructivo que el movimiento tel√ļrico de 2015 ocurrido en la misma zona geogr√°fica.

Una diferencia notable entre el evento de 2015 y el del s√°bado reci√©n pasado, radica en que el primero tuvo mucho menos da√Īos en las edificaciones.

Otra diferencia es que en el terremoto 6,7 a pesar de ser percibido con mayor intensidad, no tuvo ning√ļn tsunami asociado.

El ge√≥logo Gabriel Gonz√°lez, subdirector del Centro de Investigaci√≥n para la Gesti√≥n del Riesgo de Desastres (Cigiden), y acad√©mico de la Universidad Cat√≥lica del Norte, advierte que se trata de eventos s√≠smicos muy diferentes y explica el mayor da√Īo y la percepci√≥n de mayor intensidad que experiment√≥ la poblaci√≥n de Coquimbo se debe a la ubicaci√≥n del hipocentro.

El especialista detall√≥ que el hipocentro, es decir, la zona en el interior de la Tierra desde donde se inicia la ruptura y propagan las ondas s√≠smicas, del evento del s√°bado “se ubic√≥ pr√°cticamente bajo la ciudad de Coquimbo, a unos 55 km de profundidad”.

En contraste, el hipocentro del terremoto de 2015 “estuvo a unos 110 km de la ciudad de Coquimbo. Eso explica la primera y principal gran diferencia, que hace que uno sea sienta m√°s fuerte que el otro‚ÄĚ, asegur√≥ el ge√≥logo.

Parámetros sísmicos

Por su parte, el sismólogo Jorge Crempien, investigador también de Cigiden y académico de la Universidad Católica, precisó que hay que distinguir parámetros sísmicos como magnitud, intensidad y caída de tensiones, que permiten entender un fenómeno natural como un terremoto.

Los instrumentos de sismología (sismógrafos, acelerógrafos, GPS, etc.) miden ondas sísmicas que permiten inferir la magnitud y otras características de la fuente sísmica.

‚ÄúLa magnitud es una de las maneras de cuantificar el tama√Īo de un terremoto, y que para este evento, se estableci√≥ en 6,7″, apunt√≥ Crempien.

“Otra medida importante para caracterizar un terremoto es la ‘ca√≠da de tensiones‚Äô, que permite inferir la energ√≠a irradiada en el medio durante el sismo. El terremoto del s√°bado fue energ√©tico y destructivo, provocando aceleraciones de suelo muy altas, de hasta 30% de la aceleraci√≥n de la gravedad‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el experto.

Por otro lado, agrega Gabriel González, el terremoto 6,7 no fue un típico sismo de subducción, ubicado en el contacto interplaca entre las placas de Nazca y Sudamérica.

‚ÄúEste √ļltimo terremoto se localiz√≥ en la placa de Nazca, en una zona de fractura de orientaci√≥n NE-SW y fue generado por una falla tensional, ubicada bajo Coquimbo, a 55-60 km de profundidad”, argument√≥ el ge√≥logo.

“En su mecanismo de generaci√≥n es parecido al terremoto de Chillan y al sismo de Punitaqui de 1997. Ambos tambi√©n altamente destructivos por la radiaci√≥n de energ√≠a de alta frecuencia que generan este tipo de eventos‚ÄĚ, apunt√≥.

Mientras, el director de Cigiden y acad√©mico de la Escuela de Ingenier√≠a de la UC, Rodrigo Cienfuegos, asegur√≥ que ‚Äútodas esas caracter√≠sticas permitieron descartar una alerta de tsunami luego de realizada la evaluaci√≥n t√©cnica por parte del SHOA‚ÄĚ.

Tendencias Ahora