Tecnología
Martes 22 enero de 2019 | Publicado a las 19:27
Expertos explican por qué el terremoto 6,7 de Coquimbo fue más destructivo que el 8,2 de 2015
Por Felipe Díaz
La información es de Comunicado de Prensa
visitas

El tipo particular de sismo cuya ruptura se localiz√≥ al interior de una placa, la intensidad del movimiento y la localizaci√≥n del hipocentro, entre otras elementos, hicieron que el terremoto del s√°bado fuera mucho m√°s destructivo que el movimiento tel√ļrico de 2015 ocurrido en la misma zona geogr√°fica.

Una diferencia notable entre el evento de 2015 y el del s√°bado reci√©n pasado, radica en que el primero tuvo mucho menos da√Īos en las edificaciones.

Otra diferencia es que en el terremoto 6,7 a pesar de ser percibido con mayor intensidad, no tuvo ning√ļn tsunami asociado.

El ge√≥logo Gabriel Gonz√°lez, subdirector del Centro de Investigaci√≥n para la Gesti√≥n del Riesgo de Desastres (Cigiden), y acad√©mico de la Universidad Cat√≥lica del Norte, advierte que se trata de eventos s√≠smicos muy diferentes y explica el mayor da√Īo y la percepci√≥n de mayor intensidad que experiment√≥ la poblaci√≥n de Coquimbo se debe a la ubicaci√≥n del hipocentro.

El especialista detall√≥ que el hipocentro, es decir, la zona en el interior de la Tierra desde donde se inicia la ruptura y propagan las ondas s√≠smicas, del evento del s√°bado “se ubic√≥ pr√°cticamente bajo la ciudad de Coquimbo, a unos 55 km de profundidad”.

En contraste, el hipocentro del terremoto de 2015 “estuvo a unos 110 km de la ciudad de Coquimbo. Eso explica la primera y principal gran diferencia, que hace que uno sea sienta m√°s fuerte que el otro‚ÄĚ, asegur√≥ el ge√≥logo.

Parámetros sísmicos

Por su parte, el sismólogo Jorge Crempien, investigador también de Cigiden y académico de la Universidad Católica, precisó que hay que distinguir parámetros sísmicos como magnitud, intensidad y caída de tensiones, que permiten entender un fenómeno natural como un terremoto.

Los instrumentos de sismología (sismógrafos, acelerógrafos, GPS, etc.) miden ondas sísmicas que permiten inferir la magnitud y otras características de la fuente sísmica.

‚ÄúLa magnitud es una de las maneras de cuantificar el tama√Īo de un terremoto, y que para este evento, se estableci√≥ en 6,7″, apunt√≥ Crempien.

“Otra medida importante para caracterizar un terremoto es la ‘ca√≠da de tensiones‚Äô, que permite inferir la energ√≠a irradiada en el medio durante el sismo. El terremoto del s√°bado fue energ√©tico y destructivo, provocando aceleraciones de suelo muy altas, de hasta 30% de la aceleraci√≥n de la gravedad‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el experto.

Por otro lado, agrega Gabriel González, el terremoto 6,7 no fue un típico sismo de subducción, ubicado en el contacto interplaca entre las placas de Nazca y Sudamérica.

‚ÄúEste √ļltimo terremoto se localiz√≥ en la placa de Nazca, en una zona de fractura de orientaci√≥n NE-SW y fue generado por una falla tensional, ubicada bajo Coquimbo, a 55-60 km de profundidad”, argument√≥ el ge√≥logo.

“En su mecanismo de generaci√≥n es parecido al terremoto de Chillan y al sismo de Punitaqui de 1997. Ambos tambi√©n altamente destructivos por la radiaci√≥n de energ√≠a de alta frecuencia que generan este tipo de eventos‚ÄĚ, apunt√≥.

Mientras, el director de Cigiden y acad√©mico de la Escuela de Ingenier√≠a de la UC, Rodrigo Cienfuegos, asegur√≥ que ‚Äútodas esas caracter√≠sticas permitieron descartar una alerta de tsunami luego de realizada la evaluaci√≥n t√©cnica por parte del SHOA‚ÄĚ.

Tendencias Ahora