Internacional
Fuertes réplicas dificultan las tareas de rescate en Ecuador
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Bomberos y rescatistas aceleraban este mi√©rcoles la b√ļsqueda de sobrevivientes entre fuertes r√©plicas del potente sismo de 7,8 grados, que ha dejado m√°s de 500 muertos y 5.000 heridos en la costa ecuatoriana, uno de los m√°s mort√≠feros de los √ļltimos a√Īos en Am√©rica Latina.

Cerca de las 03:30 horas locales, en la destrozada ciudad de Pedernales (estado Manabí, epicentro del terremoto) la tierra volvió a temblar con fuerza y desató nuevas alarmas entre la población, ya muy golpeada desde el terremoto que arrasó el sábado esta localidad turística y buena parte del litoral ecuatoriano.

Un equipo de la AFP, que a esa hora estaba presenciando cómo una brigada de bomberos recuperaba varios cadáveres entre los escombros de lo que había sido un hotel, constató los efectos de esta nueva réplica: hubo momentos de pánico, desalojos espontáneos, y muchos familias decidieron dormir en las calles, en las veredas o en los patios.

El nuevo sismo tuvo una magnitud de 6,1 grados seg√ļn el Instituto de Estudios Geol√≥gicos de Estados Unidos (USGS), pero en lo inmediato no se registraron da√Īos.

“Son r√©plicas. Tuvimos dos sismos en la madrugada, uno a las 03:33 horas y otro a las 03:35, de 6,1 y 6,3 grados”, explic√≥ a la AFP Mario Ruiz, director del Instituto Geof√≠sico de Ecuador.

Desde el s√°bado, se han registrado 535 r√©plicas, a√Īadi√≥.

L√°grimas “para sembrar futuro”

El presidente Rafael Correa elev√≥ a 525 el n√ļmero de muertos y a 5.733 los heridos.

“La cifra de fallecidos, lastimosamente, aumentar√°, pero cada vez a un ritmo menor porque ya se han rescatado muchos cad√°veres”, asegur√≥ el mandatario desde Quito, tras visitar la zona afectada “en un 70,80%”.

La cifra de muertos s√≥lo es superada en los a√Īos recientes en Am√©rica Latina por las de los terremotos de El Salvador en 2001 (1.142), Per√ļ en 2007 (600) y Hait√≠ (entre 200.000 y 250.000) en 2010.

El sismo dej√≥ unos 800 edificios derruidos, 600 edificaciones afectadas, y numerosas carreteras reventadas e infraestructuras colapsadas en zonas tur√≠sticas, unos da√Īos que Correa calcul√≥ en USD 3.000 millones, “dos o tres puntos del PIB”. Otro duro golpe para este pa√≠s ya severamente azotado por la ca√≠da del precio del petr√≥leo.

Correa asegur√≥ que su pa√≠s est√° “mucho m√°s preparado” que antes para enfrentar este tipo de tragedias y que poco a poco se va restableciendo la energ√≠a el√©ctrica y las telecomunicaciones.

La distribución de agua y víveres empiezan a llegar a las zonas más remotas del estado de Manabí, por lejos el más afectado.

En Manta, m√°s de 200 voluntarios preparan raciones de alimentos y productos b√°sicos como pa√Īales o papel higi√©nico en un centro de abasto y distribuci√≥n, constat√≥ la AFP.

En Pedernales se reparte ropa, alimentos y medicinas, papel higi√©nico y pa√Īales llegados gracias a donaciones p√ļblicas y de particulares de todo el pa√≠s.

Correa tambi√©n agradeci√≥ la ayuda de pa√≠ses como Colombia, Cuba, Venezuela, Espa√Īa, Estados Unidos, Per√ļ, M√©xico o Bolivia, y pidi√≥ la creaci√≥n de “una secretar√≠a de riesgos sudamericana” para atender de manera coordinada tragedias como esta.

Pero el mal estado de las carreteras dificulta la distribución de la ayuda.

El temor a saqueos y la inestabilidad de los edificios llevó a cerrar las puertas de muchos comercios, en casi toda la costa del Pacífico ecuatoriano.

Y la ausencia de lo básico, sobre todo agua y alimentos, comienza a irritar a la población de esta localidad que parece una zona de guerra.

En la carretera de Pedernales a Cojim√≠es, un hombre de avanzada edad atraves√≥ un tronco en el asfalto para llamar la atenci√≥n con un cartel hecho con viejos cartones: “Queremos comida”.

Tendencias Ahora