Sociedad
El sorprendente mercado en torno a las mu√Īecas sexuales “casi reales”
Publicado por: José Luis Vargas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La sexualidad hoy se perfila como el ingrediente infaltable del cine, la m√ļsica, la televisi√≥n e incluso de la moda. Y es que este placer se ha convertido a lo largo de los a√Īos en la cura perfecta para hombres y mujeres.

Raz√≥n por la que los adelantos en el √°rea de la sexualidad no se pueden quedar atr√°s, y los expertos en rob√≥tica e inteligencia artificial prev√©n que para el a√Īo 2050 los robots sexuales estar√°n disponibles para invadir las camas de cientos de hombres y mujeres que deseen optar por esta alternativa lujuriosa, donde los orgasmos programables en ‚Äúintensidad y duraci√≥n‚ÄĚ ser√°n la clave para un momento de placer inigualable.

Motivos por los cuales (quien sabe) en un futuro muy cercano este tipo de ‚Äúpersonas‚ÄĚ lleguen a suplir la necesidad de una pareja. Sea como sea, ya se visualizan nuevos m√©todos para sentir placer en la cama.

Pero mientras llegue el 2050, muchos optan por jugar a las mu√Īecas pero desde un enfoque mucho m√°s adulto. Escenario en que aparecen los “Maniqu√≠es sexuales”, que no se asemejan a los posibles adelantos en el √°rea, pero que gracias a la tecnolog√≠a actual se han ido perfeccionando a√ļn m√°s.

Si ya se pueden ver como seres ‚Äúcasi real‚ÄĚ con pesta√Īas y pelo natural que llegan a cumplir esas fantas√≠as m√°s escondidas de personas de todo el globo, las cuales de una u otra forma miran de cerca las posturas del Kamasutra.

Mujeres y hombres que no envejecen, cuya piel tiene un tacto muy similar a la humana y con √≥rganos sexuales y cuerpos que pueden almacenar la temperatura, para que la falta de ‚Äúcalor humano‚ÄĚ no sea un impedimento para probar, y hasta disfrutar, estos sofisticados juguetes es lo que ofrece el mercado a nivel internacional. Productos de lujo que oscilan entre los 5.000 euros (los modelos m√°s sencillos) hasta 25.000.

Abyss Creations

Abyss Creations

Debido a la libertad de mente actual, ya no es extra√Īo optar por una de estas especies presentes en el mercado, las cuales hacen un par de a√Īos atr√°s eran mal vistas por una sociedad un tanto conservadora que miraba como “pervertidos” a quienes optaban por uno de esos ‚Äújuguetes er√≥ticos‚ÄĚ.

Algo que afirma Matt Krivicke, uno de los grandes creadores de mu√Īecas sexuales a nivel mundial, a la revista espa√Īola S Moda: ‚Äúla gente no pone muchas objeciones a este tipo de ‚Äújuguetes‚ÄĚ porque se le ha amputado el cuerpo entero. No hay cara, ni brazos, ni piernas, ni seis paquetes de abdominales, ni barriga cervecera. Es solo un pene y eso es lo √ļltimo en lo que pondr√≠amos excusas‚ÄĚ.

Sea como sea, hoy el negocio de este tipo de ‚Äúmu√Īecas hiperrealistas” est√° en pleno apogeo, por lo que existen comunidades y foros en Internet, como thedollforum.com o ourdollcommunity.com, donde algunos consumidores de este tipo de productos sexuales cuelgan fotos e intercambian sus experiencias en torno a estas mu√Īecas.

Si bien se piensa que son juguetes, hay que tener en cuenta que las mu√Īecas siguen requiriendo cuidados. Hay que peinarlas, vestirlas, cambiarlas de posici√≥n y elegir los complementos que mejor vayan con su personalidad. Formas para mantener viva la chispa del sexo es lo que indica el experto.

Seg√ļn cuenta Krivicke en la entrevista, Sinthetics que es la empresa que produce estas mu√Īecas, fabrica maniqu√≠es solo bajo petici√≥n y al gusto del consumidor, de forma que cada juguete tiene su propio aspecto y personalidad; algo in√©dito que hace que las mu√Īecas no se reproduzcan en grandes cantidades y adquieran el car√°cter de exclusivas.

Asimismo, el profesional del negocio sostiene que el cliente puede elegir la altura, complexi√≥n, color de pelo, piel, tama√Īo de los senos, de la vagina, del pene (en el caso de los de sexo masculino) y hasta el color de los ojos. La variables son infinitas y los requerimientos a diario van en aumento.

Abyss Creations

Abyss Creations

Para quienes a√ļn no han podido superar una relaci√≥n pasada, incluso se puede encargar tambi√©n una mu√Īeca/o parecido al ex, pero para crear este maniqu√≠e la empresa exige el consentimiento de la persona a la que se va a imitar.

Mientras otros prefieren algo m√°s exc√©ntrico y desean una mu√Īeca similar a un famoso o celebridad. Plano en que la compa√Ī√≠a trata de encontrar un punto medio entre satisfacer al cliente y crear un clon parecido a una estrella del mundo del espect√°culo, cambiando peque√Īos rasgos, pues no se est√° permitido crear una representaci√≥n 100% similar.

Al preguntarle ¬Ņcu√°l es el perfil del hombre o mujer que se decide a comprar una mu√Īeca sexual y desembolsar tal suma de dinero? Seg√ļn reconoce Krivicke, ‚Äúla gran mayor√≠a de nuestros compradores son personas fascinadas por el cuerpo humano que no presentan ninguna patolog√≠a psicol√≥gica.

No solo son razones sexuales las que llevan a alguien a adquirir estos productos y satisfacer sus fantas√≠as. Algunos tambi√©n buscan ‚Äúuna mu√Īeca que les ayude emocionalmente tras una ruptura sentimental, puesto que durante el duelo no est√°n en condiciones de embarcarse en una nueva relaci√≥n de pareja.

Del mismo modo, las mu√Īecas pueden hacer tambi√©n el papel de sustitutos sexuales cuando uno de los miembros de la pareja no puede disfrutar del sexo, generalmente por razones de salud, y no se quiere recurrir a posibles infidelidades.

Tal es el auge por adquirir estos juguetes que hoy se cuenta con un saludable mercado, y esto hace que las mentes empiecen a funcionar y a dise√Īar prototipos cada vez m√°s realistas. Matt McMullen es uno de esos cerebros, trabaja para Abyss Creations, una compa√Ī√≠a con base en San Diego, y es el padre de RealDoll.

Si incluso la edici√≥n estadounidense de Vanity Fair le ha dedicado un extenso reportaje dedicado al proceso de creaci√≥n de una de sus ‘obras’. Su nuevo proyecto se llama Realbotix y consiste en tratar de animar y dar vida a las mu√Īecas, conseguir que hablen, contesten a preguntas y hagan gestos faciales.

Para ello cuenta con un equipo que incluye ingenieros que han trabajado en Hanson Robotics. McMullen lo tiene claro: sus productos son perfectos para aquellas personas que “han decidido conscientemente que no les apetece tener una relaci√≥n” de pareja, pero s√≠ sexo a menudo.

Abyss Creations

Abyss Creations

Tendencias Ahora